Sintaxis argumentativa

Una de las ventajas de dominar estructuras sintácticas complejas consiste en poder organizar la información de manera que al lector le parezca clara y fluida. En el reto de esta semana vamos a practicar la estructura sintáctica idónea para resumir textos argumentativos.

Para resolverlo deberás aglutinar en una sola oración la información que hemos extraído de un texto argumentativo. Si te sirve como pista, la solución pasa por emplear una oración subordinada sustantiva (CD), una subordinada adjetiva, una subordinada causal y una subordinada concesiva.

Oración principal:

El autor defiende una tesis.

Para las oraciones subordinadas contamos con estos datos:

El uso del bioetanol debe ser controlado.

El bioetanol es un combustible que se produce a partir de caña de azúcar, tubérculos o cereales.

El bioetanol permite reducir las emisiones de CO2

Numerosos cultivos se destinan a la producción de bioetanol en países en los que miles de personas mueren de hambre.

Sintaxis a lo matrioska

Unas cuantas matrioskas, inventadas en realidad en Japón

El reto sintáctico de esta semana tiene que ver con la oración subordinada adjetiva, pero puedes resolverlo sin saber exactamente qué es una subordinada adjetiva. De hecho, posiblemente haciendo este ejercicio entenderás perfectamente qué son y cómo puedes localizarlas.

En una oración simple podemos inserir, siempre que tenga un sintagma nominal, una oración subordinada adjetiva:

El niño estaba cansado.
El niño [que viste en el pueblo] estaba cansado.

Si en la oración que hemos introducido existe un sustantivo podemos repetir la acción e inserir, de nuevo, otra subordinada adjetiva.

El niño [que viste en el pueblo[donde inventaron la paella]] estaba cansado.

Este proceso podría ser infinito. Solo nuestra falta de imaginación y nuestra incapacidad para sostener una estructura demasiado extensa nos impide alargar esta oración hasta el infinito. También influye el hecho de que seamos mortales.

Pues bien, si no infinita, te invitamos a que hagas una oración tan larga como seas capaz de imaginar a base de utilizar oraciones subordinadas adjetivas. Sí, lo sabemos: hay cosas mejores que hacer en la vida, pero existen peores maneras de malgastar el tiempo.

Bienvenidos al taller

Este blog es la continuación del documento colaborativo de Google Docs en el que he ido elaborando, junto a mis alumnos de Bachillerato, unos mecanismos mínimos para solucionar problemas de sintaxis. No pretende ser una teoría exhaustiva, ni mucho menos. Por el contrario, el taller nació con la vocación de simplificar al máximo los mecanismos necesarios para poder resolver con la máxima eficiencia ejercicios de sintaxis de nivel de secundaria, especialmente para aquellos que sienten una especial indiferencia hacia la sintaxis.

Si crees que la sintaxis es una auténtica pérdida de tiempo y un quebradero de cabeza me gustaría señalarte una cosa antes de empezar. Estás equivocado: la sintaxis es sencillísima, y además ya sabes todo lo que te vamos a explicar aquí, lo que pasa es que no sabes cómo se llaman las cosas que haces. No voy a intentar convencerte de lo útil que será la sintaxis en tu vida; de momento si estás en esta página es porque tienes que pasar por esto para ir a la Universidad. Es lo que hay.

Los mecanismos y procesos de análisis que vamos a ofrecerte aquí están pensados para minimizar el número de errores. El problema de la sintaxis es que utilizas la lengua para analizar la lengua, y eso, si no tomas distancia, se puede volver complejo. Para evitar eso, es necesario que no caigas en las trampas de la semántica.  Si eres frío y confías en el sistema que te proponemos en diez horas puedes pasar de no saber nada de sintaxis a tener todos los conocimientos necesarios para aprobar Bachillerato.

Sigue las pautas, haz las pruebas siempre en el orden que se te propone, sin tomar atajos, y los resultados llegarán. Si tienes dudas, puedes dejar un comentario siempre que la pregunta tenga un grado de concreción que demuestre que has intentado algo.

Sabemos que preferirías hacer cualquier otra cosa antes que estar aquí, pero, de todos modos, bienvenido.