Todas las entradas de: jnavar29

Este blog lo ha creado por el Departamento de Sociales del Institut Sert de Castelldefels para las asignaturas de la especialidad.

Nazis i feixistes. L’ocupació simbòlica de Barcelona (1939-1945) Y UN VÍDEO

Ayer domingo fui con mi hijo a hacer fotos al Castillo de Montjuïc y nos encontramos con una exposición sobre las visitas de jerarcas nazis y fascistas a la Barcelona de la postguerra. Tenía que acabar el 23 de febrero pero se prorroga hasta el 30 de abril por lo que podéis acercaros y, de paso, averiguar algunas cosas sobre la  historia de la fortaleza.

Quien vaya y haga alguna aportación en forma de comentario tendrá algunos positivos:

  • Quienes eran esos visitantes tan ilustres.
  • Qué lugares os ha llamado la atención.
  • Qué fotos os han sorprendido más.

ATENCIÓN: buscaba el vídeo de BETEVÉ que se muestra en la exposición y me he encontrado con esto:

http://barcelonasotalesbombes.beteve.cat/

Y para los de Bachillerato, he descubierto que ne castillo  de Montjuïc también había graffittis de presos:

http://beteve.cat/el-castell-de-montjuic-descobreix-els-grafits-dels-presos-artic/

“L’exposició Nazis i feixistes. L’ocupació simbòlica de Barcelona (1939-1945) és la crònica gràfica dura i sense concessions d’un passat mal amagat. Amb la caiguda de Barcelona a mans de les tropes franquistes, el nou règim s’emmirallà en l’Alemanya de Hitler i la Itàlia de Mussolini per tal d’aniquilar qualsevol empremta del passat roig, republicà i catalanista de la ciutat.” De la web de l’ajuntament de Barcelona.

80 ANIVERSARIO: El día que Franco entró en Catalunya por Pau Echauz

       Este año se cumplen muchos aniversarios, el centenario del fin de la I Guerra Mundial, el  cincuentenario del Mayo del 68, del que hablaremos porque nos pilla antes de que acabe el curso, y también el de un hecho capital para el desarrollo de la Guerra Civil española, la caída de Lérida.      

Este artículo de Pau Echauz publicado en La Vanguardia nos lo narra y contiene algunas casualidades interesantes: ¿No habíamos hablado en clase de un fotógrafo que se llamaba…?  Y el tío abuelo del escritor Javier Cercas, protagonista de su última novela, luchó con el Tabor de los Tiradores de Ifni.

El día que Franco entró en Catalunya

La popular Calle Mayor de Lleida protegida con sacos terreros de las balas que el Ejército Popular disparaba desde el otro lado del río (Fons Porta / Servei Audiovisuals)

El 27 de marzo de 1938, las tropas de legionarios y marroquíescomandados por el general Yagüe entraron por la mañana en Barbastro y Fraga y hacia el final del día tomaron Massalcoreig, la primera localidad catalana ocupada por el ejército franquista. Yagüe había roto las defensas republicanas y después de atravesar el Cinca tenía muy claro su próximo objetivo, conquistar Lleida para la España de Franco. Mañana, 3 de abril, se cumplen 80 años de aquella batalla que significó la irrupción por la fuerza de las armas de un nuevo régimen político. La caída de Lleida significó para el bando republicano la certeza de que la guerra no podía ganarse. Los franquistas pronto llegarían al mar por Vinaròs y aislarían Catalunya, desde el margen izquierdo del Segre por el oeste y del Ebro por el sur. Según los historiadores, Yagüe quería atravesar el Segre y avanzar hacia Barcelona, pero Franco se lo impidió. La guerra aún duraría otro año.

El mismo día 27 de marzo, los aviones italianos y alemanes bombardearon Lleida sin piedad, acción que repitieron el día 30 con el ánimo de debilitar la moral combativa. Buena parte de la población civil optó por abandonar la ciudad, y de estos, muchos se refugiaron en pueblos vecinos o en torres de la huerta. Lleida quedó desierta y con grandes columnas de humo y polvo, sin agua, ni luz, derruidos numerosos edificios oficiales y en la práctica, inhabitable en buena parte del centro histórico. Cuando las bombas dejaron de caer, llegó la 46ª División, comandada por Valentín González, conocido como El Campesino , al que se había encargado, junto a otros batallones, la defensa de Lleida.

La resistencia republicana en los campos alrededor de la capital consiguió frenar el avance durante cinco días, a costa de numerosas bajas causadas por la artillería nacional, la aviación y también unidades de carros de combate. Yagüe concentró sus fuerzas por la carretera de Zaragoza y así el día 2 de abril conseguían tomar la colina de Gardeny al mismo tiempo que otras columnas se infiltraban por la carretera de Huesca.

Según el historiador Joan Sagués, autor de La Lleida vençuda i ocupada del 1938 (Pagès Editors), “los combates fueron muy intensos, calle por calle, casa por casa, y los republicanos ya estaban preparados para lo peor, así que incendiaron varias casas en el centro y con el Tabor Ifni Sahara y la 43 Bandera de la Legión pisándoles los talones pasaron al margen izquierdo del Segre y dinamitaron el Pont Vell, aunque hay otras versiones que aseguran que sólo dinamitaron el del Ferrocarril”.

La voladura se produjo una media hora después de que los soldados franquistas izaran la bandera rojigualda en la Seu Vella y se desplegaran por el centro urbano histórico. El río era la tierra de nadie que dividía el frente de guerra. Los republicanos pasaron de defender la ciudad a disparar sobre ella. La República había perdido Lleida, pero la ocupación franquista no trajo la paz, pues el frente todavía permanecería activo nueve meses más, hasta Navidad.

La tarde del domingo 3 de abril, el general Yagüe tomó posesión de la Comissaria de la Generalitat en Lleida, la actual Diputación, y tras izar la bandera en el balcón, dio un discurso a los escasos leridanos que habían salido de sus refugios. “Vengo en nombre del Caudillo a daros el pan, la paz y la justicia”.

La caída de Lleida fue considerada una “resistencia heroica” por la prensa republicana, mientras que los diarios de la zona nacional resaltaban que “Lérida volvió el ­domingo a ser de España”, según recoge Sagués en su libro. La es­trategia seguida por El Campesinofue criticada incluso por cama­radas comunistas, como José del Barrio, que, en sus memorias, le acusa de abandonar su puesto, ­escudándose en que se encontraba enfermo. Está confirmado que Valentín González marchó de Lleida mucho antes de la voladura del puente y que fue trasladado a Barcelona en ambulancia.

La fotografía, de autor desconocido, es el único documento gráfico de los combates entre republicanos y franquistas por las calles de Lleida

La fotografía, de autor desconocido, es el único documento gráfico de los combates entre republicanos y franquistas por las calles de Lleida (Arxiu fotogràfic/Ateneu Popular)

Las calles de Lleida se llenaron de soldados y al día siguiente de la ocupación, la población civil empezó a congeniar con los conquistadores. Detrás del Estado Mayor de Yagüe viajaba una numerosa comitiva de periodistas, españoles y extranjeros. Entre ellos cabe destacar el tándem formado por Víctor Ruiz Albéniz, que firmaba con el seudónimo de El Tebib Arrumi, abuelo del exalcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón, y el fotógrafo José Demaría, más conocido como Campúa. La crónica de El Tebib Arrumi describe una ciudad “con muy poca gente” y destrozada por la “iracundia” del enemigo “sobre todas las iglesias y la magnífica catedral”. También explica que algunas zonas son peligrosas por los disparos republicanos desde el otro lado del río y se refiere a El Campesino, que “escapó ayer tarde a las seis, acreditándose como discípulo de Prieto a costa de tanta fuga como va practicando”.

A su vez, las fotos de Campúa muestran cadáveres por las calles, casas abiertas por las bombas y el encuentro entre la población que saluda brazo en alto, además de muchos soldados con guitarras y botellas de vino. Un compañero de fatigas de Ruiz Albéniz y Campúa siguiendo la campaña de Yagüe es el barman Perico Chicote, que se encarga de la intendencia de los periodistas y del propio general. Campúa lo fotografía paseando por una ciudad y bebiendo vino, celebrando la victoria.

La normalización de la vida ciudadana y de los servicios públicos era muy difícil al estar la ciudad en primera línea de fuego y el retorno de los vecinos fue escalonado. Paralelamente se inició una dura represión que conllevó el uso de varios edificios religiosos y la propia Seu Vella como cárceles, el espacio previo al juicio sumarísimo y en su mayoría al pelotón de fusilamiento. Según Joan Sagués, “los nueve ­meses posteriores a la ocupación fueron de duros combates en todo el frente del Segre, como el de la masacre del Merengue, en la cabeza de puente de Balaguer, donde centenares de soldados de la denominada Quinta del Biberón cayeron muertos por las ametralladoras de una columna falangista”. Es muy posible que la caída de Lleida fuera uno de los hechos bélicos que llevaron a Màrius Torres a componer tal vez su poema más famoso, La ciutat llunyana, una reflexión íntima sobre la derrota y la destrucción de “la ciutat d’ideals que volíem bastir”, y como reconstruirla con la esperanza. “Ja no ens queda quasi cap més consol que creure i esperar la nova arquitectura amb què braços més lliures puguin ratllar el teu sòl”.

Con un trozo de Catalunya en sus manos, Franco firmó el día 5 de su puño y letra la derogación del Estatuto de Autonomía y tres días después fusilaba a Manuel Carrasco i Formiguera. Juan Negrín tuvo que formar un nuevo Gobierno con un programa de trece puntos para negociar la paz. “Resistir es vencer”.

http://www.lavanguardia.com/cultura/20180401/442126623151/franco-catalunya-conquista-lleida-aniversario.html

 

ALFONSO LÓPEZ BORGOÑOZ NOS HABLÓ DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES

No sé qué os pareció la charla (totalmente improvisada) que hizo el historiador local y activista Alfonso López Borgoñoz en la clase de HISTORIA y me gustaría saberlo.  En la segunda página de cada “EL CASTELL” aparece un artículo sobre la historia del pueblo. En uno de ellos, por ejemplo, habla de por qué Robert CAPA no hizo ninguna foto en Castelldefels.

http://castelldefelshistoria.blogspot.com.es/

  1. ¿Conocíais a Alfonso López?
  2. ¿Qué temas relacionados con el temario trató?
  3. ¿Qué aspecto os llamó más la atención?
  4. ¿Por qué?
  5. Entrad en la página web que os recomiendo. ¿Podéis destacar algún articulillo?

“EL MÓN D’AHIR”, ¿UN LADRILLO O UNA REVISTA?

En la sección de revistas de la Biblioteca RAMON FERNÁNDEZ JURADO he descubierto el número 5 de una revista que me ha llamado la atención por su diseño (portada en negro), por su volumen (casi un ladrillo por la gran cantidad de páginas) y porque está dirigida por Toni Soler, el director del “Polònia” de TV3.

Y no solo por eso sino porque al pasar las páginas me he encontrado con este artículo de Manel Lucas, el actor que hace de Franco y Lluís Llach en el programa:

Pero no os diré de qué trata el artículo porque vais a intentar adivinarlo a partir de estas frases:

  1. “Buenaventura Durruti gairebé va estrangular el seu germà Marciano per haver gosat proposar un acord de la FAI amb la Falange. «Ja veuràs com t’ho paguen els feixistes», li va dir.”
  2. “En una discussió familiar després dels fets d’octubre de 1934, Franco va advertir al seu cosí: «Un día voy a tener que fusilarte.»”
  3. “La Pasionaria li va dir a Santiago Carrillo: «Hombre, ya que estamos apostando por la reconciliación nacional, ¿por qué no te reconcilias tú con tu padre?”

¿Quiénes eran estos familiares de los que poco se sabe y qué relación había con los más conocidos? ¿Se amaban o se odiaban? Y si es así, ¿por qué?

A ver si lo averiguáis. Seis positivos a quienes los sepan (dos por cada contestación). Os doy el enlace, pero no os servirá de nada.

https://www.elmondahir.cat/articles/llacos-de-sang/

 

VALORACIÓN DEL EXAMEN SOBRE LA I G.M, LA REVOLUCIÓN RUSA Y EL ESTALINISMO

Resultado de imagen de primera guerra mundial

Esta valoración ya os suena porque varios la habéis hecho antes.

Aspectos a considerar:

  1. La presentación del examen en su conjunto. ¿Era claro? ¿Se ajustaba a lo que indicó el profesor? ¿Qué temas podían salir?
  2. Vuestra tarea previa: ¿Cómo os preparasteis el examen? ¿Os justasteis para ver qué podía caer y qué no? ¿Utilizasteis los apuntes de clase, el libro, el dossier enviado por el profesor? ¿Os ayudasteis unos a otros?
  3. ¿Sobre qué aspectos incidía la parte individual? ¿Es importante conocer las fechas y los periodos? ¿Eran preguntas difíciles?
  4. En cuanto a la parte realizada en parejas: ¿Qué era lo que había que hacer? ¿Por qué creéis que esta parte valía más? ¿Trabajasteis bien juntos?
  5. Valorad también los aspectos relacionados con cuadros, mapas, películas y documentales. ¿Tiene sentido que aparezcan en una prueba? ¿Los trabajasteis bien?
  6. ¿Creéis que habéis mejorado vuestra capacidad de trabajo y en el conocimiento de la historia en relación al comienzo del curso?

LA METEDURA DE PATA MÁS GRANDE DEL SIGLO POR TIMOTHY GARTON ASH

TIMOTHY GARTON ASH publicó este artículo en EL PAÍS el 26 de febrero de 2000. Fue la primera vez que supe de la verdadera historia del atentado de Sarajevo que originó a la Primera Guerra Mundial. Han pasado dieciocho años de su publicación. ¿Aparecen alguna de las que hayamos hablado en clase?  ¿Ha habido en las historias de España y Cataluña? ¿Conocéis “meteduras de pata” que se hayan producido en lo que llevamos del siglo XXI?

Resultado de imagen

Tras sortear la nieve y evitar a los manifestantes, un grupo de empresarios, políticos e intelectuales se reunió la tarde a finales del pasado enero, durante la cumbre anual del Foro Económico Mundial, celebrada en Davos, para plantear, ante una agradable cena, la siguiente pregunta: ¿cuál fue la mayor metedura de pata del siglo? Es un juego de mesa intelectual, por supuesto, pero un buen juego.Antes de seguir, escriba su respuesta.

Ahora siga leyendo.

Para mí, una “metedura de pata del siglo” es un absurdo error humano con consecuencias graves y de gran alcance. Que el capitán del Titanic no redujese la marcha cuando el transatlántico se acercaba a la zona de icebergs; que el príncipe Carlos se casase con Diana Spencer; que Barings contratase a Nick Leeson; que el presidente Clinton se embarcase en el juego del puro con Monica Lewinsky. Todas ellas son grandes meteduras de pata, pero sus consecuencias no tienen suficiente alcance como para entrar en el juego.

Una cuestión más difícil es si la metedura de pata se debería juzgar por las intenciones de quien comete el error o por lo que al final resultó ser bueno para el mundo. Así, la invasión de la Unión Soviética por Hitler en junio de 1941 fue mala para él, puesto que le hizo perder la guerra, pero resultó ser algo muy bueno para los occidentales, y, al final, también para los alemanes. (Se plantea, además, la cuestión de si se puede describir como metedura de pata algo tan profundamente enraizado en su ideología. El nazismo significaba antibolchevismo o no significaba nada). De manera similar, el ataque japonés a Pearl Harbour fue desastroso para quienes lo perpetraron, pero para nosotros fue una bendición, porque hizo que Estados Unidos entrase en la guerra. Al final, fue una bendición también para Japón: derrotado, ocupado, pero también liberado y puesto en la senda de una modernización espectacular y no marcial. El bloqueo de Berlín por Stalin en 1948 y la invasión de Afganistán por Bréznev en 1979 fueron meteduras de pata desde el punto de vista de los dirigentes soviéticos, pero pronto se volvieron a nuestro favor.

Una metedura de pata debe ser también un acto único y bien definido. En nuestra cena, el notable ministro de Economía de Suráfrica, Trevor Manuel, enumeró las que para él eran las mayores meteduras de pata del siglo: el apartheid, cuya invención él adscribió a los británicos y fechó hacia el 1910; la guerra fría, y el desarrollo de las armas de destrucción masiva. Es cierto que todas éstas fueron causa de gran sufrimiento humano, pero es difícil adscribirlas a un único y absurdo error humano.

Los representantes norteamericanos (que tendieron a predominar en el Davos de este año) plantearon repetidamente la Gran Depresión. El asesor económico de Clinton, Gene Sperling, señaló un error concreto tras esa depresión: el proyecto de ley de Smott-Hawley, que impuso tasas elevadas a las importaciones y que el presidente Herbert Hoover firmó y convirtió en ley el 17 de junio de 1930. Esto tiene uno de los distintivos de muchas meteduras de pata históricas: gente lista señaló entonces el error. En este caso, los economistas declararon que conduciría a una desastrosa espiral descendente de represalias proteccionistas, lo cual fue cierto. La lección tuvo efecto en la reunión Davos, uno de cuyos mantras es la importancia del libre comercio mundial.

Uno de los primeros lugares en la lista de todos lo ocupaban el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural en China. Fijémonos en la ingente magnitud del sufrimiento que produjo. (Aproximadamente, la mitad de las muertes atribuidas al comunismo en el Libro Negro del comunismo tuvieron lugar en China). Imaginemos China, Asia y el mundo hoy si China hubiera salido del comunismo antes, de manera más pacífica. Y sin embargo, se podría objetar que, al igual que la invasión de Rusia por Hitler, las enormes convulsiones que tantas vidas destruyeron eran de alguna forma intrínsecas a la ideología y al sistema de gobierno de Mao.

Mi corta lista estaba encabezada por tres grandes meteduras de pata políticas. La primera fue la involucración de Estados Unidos en Vietnam. Por supuesto, nunca se sabrá qué hubiese sucedido si Estados Unidos nunca hubiera enviado allí sus tropas. Quizá, como predecía la teoría del dominó, otros países hubiesen caído a su vez en el comunismo. Sin embargo, dado que Vietnam y Camboya cayeron de todas formas, con horribles resultados en lo que a sufrimiento humano se refiere, como resultado directo del fracaso estadounidense, éste no parece un buen argumento en contra. Nuestra única superpotencia y más importante democracia es desesperadamente reacia a intervenir en cualquier lugar, por miedo a un nuevo Vietnam. Incluso cuando interviene, como en Kosovo, no está dispuesta a sufrir una sola baja militar.

La segunda gran metedura de pata fue nuestra: el que el Reino Unido (y Francia) no respondiese con decisión a la remilitarización de la zona del Rin por parte de Hitler en 1936. Éste fue el momento en que Occidente pudo, y debió, haber parado a Hitler. Por supuesto, se podría haber escogido Múnich en 1938, cuando el Reino Unido y Francia aceptaron la división de Checoslovaquia. O quizá se podría retroceder más en la historia. Seguramente, la metedura de pata que desencadenó todas las demás fue el punitivo acuerdo de paz alcanzado en Versalles en 1919. Como siempre, personas sabias -como John Maynard Keynes- advirtieron en contra del mismo en su momento.

Otros en nuestra cena afirmaron que se puede retroceder todavía más, a 1914 y el comienzo de la I Guerra Mundial. ¿Pero es posible identificar una única metedura de pata que causase el avance hacia la guerra? Muchos errores, ciertamente, ¿pero un gran error, especialmente decisivo? Si uno pertenece a la escuela histórica de la nariz de Cleopatra (si no hubiese tenido una nariz tan adorable, la historia se habría desarrollado de forma diferente), entonces podría afirmar que la metedura de pata del siglo original fue la del conductor checo del archiduque austriaco Francisco Fernando. Sólo porque se perdió en Sarajevo y tuvo que dar marcha atrás hasta una bocacalle del muelle de Appel, el asesino aficionado Gavrilo Princip consiguió acertarle a Francisco Fernando el 28 de junio de 1914. Si Francisco Fernando hubiese empleado a un conductor más competente…

Sin embargo, mi principal candidata a metedura de pata del siglo es la decisión del Gobierno imperial alemán de conceder a Vladímir Ilich Uliánov (alias Lenin) un salvoconducto por tren a través de la Europa Central ocupada por Alemania, de Zúrich a Finlandia, y desde allí, a la estación Finlandia en San Petersburgo, en 1917. Alemania calculaba que Lenin y sus camaradas sembrarían un caos mayor en Rusia, y quizá incluso consiguieran sacarla de la guerra, lo cual fue cierto. Eso no salvó a Alemania de la derrota. Y Alemania, como toda Europa y todo el mundo, se pasó la mayor parte del siglo luchando contra las consecuencias. Fue el billete de tren más caro de la historia. Al igual que con todos los demás candidatos, esto supone un juicio histórico sobre la naturaleza de la Revolución Rusa y el papel de un único individuo. ¿No habría sucedido de todas formas? Mijaíl Gorbachov, en su nuevo libro, On my Country and the World, insiste en que sí. Era, escribe, ‘inevitable desde el punto de vista histórico’. Creo que todas las pruebas sugieren lo contrario. La conquista del poder por parte de los bolcheviques dependía crucialmente de la inteligencia y voluntad política más implacable de un hombre, Lenin. Entonces, ampliemos los hechos: sin el triunfo de los bolcheviques en Rusia, no habría existido una Unión Soviética comunista, quizá tampoco un Hitler (en la medida en que el fascismo se puede entender como una reacción al comunismo, una cuestión muy discutida), ni una Europa del Este comunista, ni una guerra fría, ni los jemeres rojos, ni Cuba, ni la China comunista para que Mao metiera la pata, y que se enfrenta a nosotros hasta hoy… Bueno, quizá sí, o quizá no. Pero, desde luego, fue una metedura de pata de las que se llevan la palma, y la peor que se me puede ocurrir hoy.

Pero las consecuencias de los errores cometidos en las últimas décadas del siglo pasado todavía no se han hecho patentes. Dentro de diez, veinte o cincuenta años, la gente se rascará la cabeza y se preguntará: ¿cómo pudieron pasar por alto eso? En nuestra cena de Davos se sugirió un candidato: el hecho de que hemos hecho demasiado poco para garantizar la seguridad de las centrales de energía nuclear de la antigua Unión Soviética y de cualquier otra parte, con el riesgo de que se produzcan otros Chernóbil. Vemos los resultados del pase de tren alemán a Lenin. El verdadero truco es identificar la metedura de pata cuyas fatídicas consecuencias todavía están por ver.

Thimoty Garton Ash es escritor y profesor en St. Anthony´s College de Oxford

THIS IS ART O UNA NUEVA MANERA DE ACERCARSE AL ARTE

Resultado de imagen de ramon jane

COMO YA SABÉIS, ME ENCANTA EL ARTE y siempre que puedo os pongo imágenes de cuadros, de fotografías, fragmentos de documentales y de películas. Pues bien, me ha salido un competidor en la tele que me gana en entusiasmo.

¿Vanidad, Inspiración, Locura, Rebeldía…? ¿De qué voy a hablaros? ¿De las características de una persona? Pues sí y no. Voy a hablaros de THIS IS ART, un programa de televisión que plantea una manera muy original de aproximarse al arte y de su presentador, Ramon Jané.

¿Qué tiene de original? Pues TODO porque no analiza los cuadros, la música, la fotografía, las esculturas por épocas o estilos sino por SENTIMIENTOS. Son documentales que no te dejan indiferente gracias a la personalidad de Jané, un cantante, músico, pedagogo, escritor, que utiliza varias lenguas para hablar con sus invitados y que es capaz incluso de pilotar un avión para hablarnos de EL PRINCIPITO de Saint Exupery. COMO YA SABÉIS, ME ENCANTA EL ARTE y siempre que puedo os pongo imágenes de cuadros, de fotografías, fragmentos de documentales y de películas. Pues bien, me ha salido un competidor en la tele. Se llama Ramon Jané y he de deciros que me gana en entusiasmo.

En casa hemos visto todos los documentales de la serie pero yo os recomiendo este para empezar. No es el primero, pero es uno de los más interesantes.

http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/this-is-art/inspiracio/video/5708604/

Pero, ¿qué digo? Interesantes los son todos. Y para que no perdáis tiempo, podéis clicar a la derecha en MARCADORES (es el último enlace).

Miradlos con vuestros padres y hermanos y haced algún comentario. Porque estoy seguro de que veréis las obras artísticas de otro modo.

Antes de esta serie de programas Jané hizo otra con el título THIS IS OPERA. Os pongo un documental como ejemplo, pero debajo de la imagen aparecen más:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/this-is-opera/this-is-opera-rigoletto/3149760/

14 D’ABRIL: MACIÀ CONTRA COMPANYS

De la web de TV3:

“Una ficció televisiva, camuflada sota l’aparença d’un documental, presumptament enregistrat el 1932, però amb els mètodes, l’estil i els mitjans actuals. Gràcies a aquesta llicència temporal, els protagonistes d’un dels episodis cabdals de la Catalunya del segle XX comenten els fets en primera persona, mentre una càmera tafanera ens ajuda a reviure el que va passar a Barcelona entre el 14 i el 17 d’abril de 1931, els tres dies de vigència de la República Catalana.”

EL CONFLICTO ES VIEJO Y PERSISTE por LLUÍS FOIX en LA VANGUARDIA

Ayer en LA VANGUARDIA apareció este artículo de Lluís Foix sobre el PROBLEMA CATALÁN y su “CONLLEVANCIA”. ¿Os suena lo que dice el periodista? ¿QCuál es su opinión sobre este conflicto político?

07/02/2018 00:43 |

Las relaciones de Catalunya con España han estado basadas en intereses contrapuestos, en ideas políticas discrepantes y en una manera distinta de entender la unidad de un viejo Estado que se ha resistido a descentralizar el poder. Catalunya ha condicionado la política española desde que un grupo de industriales, políticos, juristas y escritores catalanes presentó al rey Alfonso XII el célebre Memorial de Greuges en 1885 que venía a pedir la continuación del proteccionismo frente al libre cambio que era incipiente en algunos sectores del gobierno de Cánovas del Castillo. Desde aquella reivindicación que se despachó directamente con el rey sin pasar por el gobierno, la política catalana ha condicionado las ideas centralistas que siempre han caracterizado a los gobiernos españoles para mantener la unidad nacional. Entre los que presentaban el memorial estaba Valentí Almirall, uno de los primeros defensores del catalanismo político que propiciaba más autogobierno para Catalunya y contribuir a la modernización de España.

Desde Barcelona se produjeron hechos que alteraron seriamente la política española. El asalto de unos militares a la imprenta del semanario ¡Cu-Cut! y a la redacción de La Veu de Catalunya se saldó con la declaración del estado de guerra en Catalunya con la introducción de la censura y la restricción de las libertades. Los dos medios habían ridiculizado y criticado el papel del ejército en el desastre de 1898. De esos acontecimientos nació la Solidaritat Catalana para hacer frente a lo que se consideraba el poder arbitrario de Madrid.

La Setmana Tràgica de 1909 fue una revuelta iniciada en el puerto de Barcelona contra el envío de tropas a Marruecos que se saldó con la caída del gobierno de Antonio Maura.

En plena dictadura de Primo de Rivera, Francesc Macià perpetró en 1926 el complot de Prats de Molló para invadir España. Macià se hizo célebre en toda Europa, pasó unos meses en Bélgica y en otros países hasta regresar en 1931 consiguiendo una victoria impresionante en las elecciones municipales bajo las siglas de ERC que comportaron la proclamación de la República y la caída de la monarquía de Alfonso XIII dos días después.

El Estatut de Catalunya aprobado en 1932 fue un desperdicio de energías políticas y retóricas en aquellas dos maneras de entender España que llevaron al enfrentamiento entre Manuel Azaña y José Ortega y Gasset en las Cortes republicanas.

Manuel Azaña y Lluís Companys, fotografiados en Barcelona

Manuel Azaña y Lluís Companys, fotografiados en Barcelona (Carlos Pérez de Rozas)

Azaña había dicho que la Constitución de España debía ser leve, ligera, flexible, adaptada al cuerpo español, sin que lo embarazase ni molestase en ninguna parte, porque el cuerpo político de España es algo complejo y disforme, que no se sujeta a ningún canon, y su vestimenta política debe ser de tal holgura y de tal hechura que todas las partes del cuerpo político español puedan moverse cómodamente, sin rozarse ni estorbarse las unas a las otras. Era Azaña comprensivo y defensor de Catalunya hasta que, siendo más tarde presidente de la República y trasladado el ­gobierno a Barcelona, empezó a chocar con los intereses de Lluís Companys, que se ­sintió arrinconado por el gobierno Negrín, nombrado por el presidente Manuel Azaña.

Catalunya fue una pesadilla para Franco que prohibió la lengua catalana y toda manifestación de catalanismo. Los Fets del Palau de la Música y el consejo de guerra contra Jordi Pujol, autor del folleto Us presentem al general Franco, desbarataron el intento de aproximación del franquismo a la opinión pública catalana.

Antes de la caída del régimen se creó la Assemblea de Catalunya en 1971, un conjunto de fuerzas políticas lideradas por el PSUC que desde el catalanismo pretendía precipitar la caída de Franco.

La llegada de Tarradellas fue un hecho simbólico que no rompía con la legalidad republicana y fue anterior incluso a la aprobación de la Constitución de 1978.

Luego vinieron la entrada en Europa y la concesión de los JJ.OO. a Barcelona en 1986, que iniciaron uno de los periodos más pletóricos de la Barcelona de Maragall y también un intento realista de entendimiento con España. Aquel éxito cívico y deportivo no fue bien acogido por Pujol y por muchos de los que ahora han llevado a Catalunya a una improvisada innovación política que no conduce a ninguna parte.

Nadie sabe lo que ocurrirá mañana ni cuánto tiempo perdurará el 155. Las divisiones, incluso en el seno del independentismo, son evidentes. El tema va para largo. Una de las contestaciones de Ortega a Azaña en 1932 puede que siga todavía vigente. El problema catalán, decía el filósofo, “es un problema que no se puede resolver, que sólo se puede conllevar; que es un problema perpetuo, que ha sido siempre, antes de que existiese la unidad peninsular, y seguirá siendo mientras España subsista; que es un problema perpetuo, y que a fuer de tal, repito, sólo se puede conllevar”.

Tal como están las cosas hoy es difícil imaginar un pacto cívico y político entre los catalanes y entre catalanes y españoles. Tendrá que pasar un tiempo hasta que aparezcan nuevos actores capaces de construir un espacio colectivo en el cual todos nos podamos sentir cómodos.

https://ca.wikipedia.org/wiki/Llu%C3%ADs_Foix_i_Carnic%C3%A9