GUINEA 1953(MAR CISNEROS)

Mi abuelo se llama Lorenzo León Arroyo, nació el  5 de febrero de 1928. Vivía en La Rambla, un pueblecito alrededor de Córdoba. A los 6 años le llevaron al colegio de monjas, pero no podía asistir ya que ayudaba a su madre y trabajaba.

Con 9 años, el 18 de julio de 1936, tuvo una mala experiencia, estaba con sus amigos jugando en el campo, cuando de repente escucharon ruidos de cohetes y salieron a la carretera muy asustados, entonces unos soldados italianos empezaron a disparar, mi abuelo pudo escaparse a tiempo pero un amigo suyo no tuvo suerte y le dieron en la pierna.

El 5 de marzo de 1947 su hermano le presento a un teniente de Infantería de Marina que visitaba La Rambla, como su hermano le había hablado al teniente de mi abuelo, le facilitaron la documentación para realizar las pruebas y fue admitido. Ingresó en la Marina el 14 de junio de 1947 en el cuartel de instrucción de El Ferrol. Él era especializado en artillería. Después de un periodo de instrucción fue destinado al Crucero Canarias el 15 de setiembre de 1947, comenzando así su carrera militar.

En 1953 desembarcó de la lancha torpedera 23 para embarcar en el Cañonero Cánovas del Castillo. Entonces ya se sabía que su buque estaba destinado a revelar al Calvo Sotelo que se encontraba en la Guinea Española, Santa Isabel de Fernando Poo.

Finalmente de marchó a la Guinea , era Cabo primero de artillería y en el Cánovas del Castillo se encargaba del armamento de artillería del buque. Después de un viaje de 18 días, llegaron a Santa Isabel el 1 de abril de 1953.

Durante doce meses permaneció embarcado en el Cañonero Cánovas del Castillo. Pero todo cambió el 1 de mayo de 1954 cuando un grupo de negros Pamúes del destacamento militar mandado por el Almirante Jefe, mataron a cuchilladas al brigada de la Guardia Civil de Bata que los comandaba porque se consideraban maltratados, como necesitaban otro militar que le sustituyera, la comisión del Comandante del Cánovas del Castillo le asignó el puesto. Tomó posesión del cargo el 5 de mayo de 1954.

Una anécdota que a mi abuelo se le ha quedado muy grabada fue que una noche el médico le contó que ese mismo día se había equivocado al aplicar a un niño una inyección de aceite alcanforado, que le produjo la muerte instantáneamente. Entonces, el hombre que les estaba sirviendo la cena resultó ser familiar del niño y durante la noche un grupo de familiares del niño entró en la habitación del médico y lo acuchillaron. A las dos de la madrugada la guardia informó de lo ocurrido a mi abuelo. Finalmente mandaron a mi abuelo a mandar el pelotón de fusilamiento de los tres acusados.

Otra de las anécdotas importantes que recuerda mi abuelo con mucha claridad fue en el verano de 1954 cuando una pareja de negros caníbales procedentes de Duala, se pelearon entre ellos, tenían un hijo de 8 meses al que los dos pretendían y al no ponerse de acuerdo decidieron sacrificarlo, cortándolo por la mitad y comiéndoselo después. Entonces una llamada alertó a mi abuelo  de los sucedido e informó rápidamente al estado mayor y se ordenó la ejecución en plaza pública. Fue mi abuelo quien tuvo que llevar a  cabo la ejecución con 1500 personas presentes.

Finalmente después de haber cumplido 23 meses de servicio en el territorio español de Guinea, le concedieron 8 meses de vacaciones.

 

El 23F y el Teniente Coronel Antonio Tejero

El 23 de febrero del año 1981 la gente quedaba atónita y asustada cuando vieron en la televisión las imágenes del intento de golpe de Estado del General Tejero.

Al grito de “Al suelo todo el mundo!!”, sobre las seis y cuarto de la tarde, un grupo de unos doscientos guardia civiles al mando del general Tejero, todos fieles al franquismo, entraron al Palacio de Congresos con el objetivo de perpetuar un golpe de estado. Pistola en mano, realizaron disparos y hubieron ráfagas de metralletas. El único que se resistió a ellos fue el militar y vicepresidente Gutierrez Mellado, y el unico que se mantuvo sentado sin esconderse detrás de su escaño fue el que había sido presidente de España, don Adolfo Suarez. Todo esto ocurrió cuando se iba a proceder a la votación para la investidura de Calvo Sotelo. Sobre las seis y media de la tarde el capitán Muñecas informo de que tenían que esperar a que llegara la autoridad militar competente, para ver que iba a ocurrir. Sobre las 23,50h el general Armada se presento en el congreso con una lista que incluía un gobierno de coalición. Tejero, al ver que en la lista estaban incluidos los partidos comunista y socialista, no aceptó la propuesta, con lo que todo el plan se desmontó. A la una y catorce minutos de la noche, el rey dio un discurso en la televisión dando su apoyo a la Constitución. Milans del Bosch, que había tomado Valencia, quedó en una situación complicada, ya que parecía el culpable del conflicto. Tenia dos opciones, dirigirse a Madrid con sus tropas y convertir la situación en un conflicto general, o rendirse. Hizo caso al rey y se rindió. Con la rendición de Milans del Bosch, Tejero no tuvo otra opción que rendirse también. Aguanto hasta las doce del día siguiente. Milans del Bosch, Alfonso Armada y el general Tejero fueron condenados a treinta años de prisión.
Se vivió en toda España durante un par de días una situación de mucho miedo a una repentina guerra. Todas las familias estaban preocupadas porque no sabían que iba a ocurrir… Solo se veía la televisión y se escuchaba la radio… Miedo también a que sus hijos fueran llamados para entrar en un posible conflicto.
El plan era crear un gobierno formado por una coalición de todos los partidos políticos, con el general Alfonso Armada al mando de todo.
Esa misma noche el general Jaime Milans del Bosch, según el, representando al rey, don Juan Carlos I, se sublevó en Valencia. Valencia entró en estado de excepción, con unos dos mil militares y unos cincuenta tanques tomando las calles. La ocupación recibió el nombre de Operación Turia. La idea era que otras regiones de España tomaran también las calles. Sevilla, Baleares, Barcelona o Zaragoza, estuvieron a punto de unirse a la operación militar, sin embargo, no la vieron con suficiente fuerza como para perpetuar un golpe de estado.
Se dice que la entrega de Juan Carlos I de los territorios españoles del Sahara Occidental a Marruecos, después de la conocida Marcha Verde en el año 1975, sumado a la crisis económica de los años 70 y a las actividades de ETA, habían provocado un descontento generalizado de todo el sector militar, fiel al franquismo, hechos que pudieron desencadenar el golpe de estado.

Quien era Antonio Tejero Molina?
Fue guardia civil entre los años 1951 y 1982, fiel a las ideas franquistas, ascendido al rango de teniente coronel. En el año 1979 ya fue condenado por un intento de golpe de estado llamado Operación Galaxia. Por este hecho fue condenado a siete meses de cárcel. Los otros dos conspiradores de esta operación fueron un coronel y un capitán de la policía armada.
Como ya hemos comentado antes, después del 23F fue condenado a 30 años de cárcel.

Sara Miguel, B-22

Operación Palace: “Un presunto falso documental” – Por Adam Costa

Operación Palace es un documental dirigido por Jordi Évole y producido por la cadena de televisión La Sexta que trata sobre el golpe de estado en España del 23 de Febrero del 1981. Fue creado a causa del 33º aniversario del golpe. Este exponía una de las tantas teorías propuestas a lo largo del tiempo para explicar el 23-F. 

Resultado de imagen de la sextaResultado de imagen de jordi evole

Inicialmente, el programa se presentó como un documental de investigación. Después de varias entrevistas a los responsables del montaje se entendió que el falso documental planeaba que el intento del golpe del 23-F había sido un montaje político. 

Profundizando un poco más en el documental, en el se veía que elgobierno de Adolfo Suárez planeo un falso golpe de estado y las imágenes transmitidas por Televisión Española del asalto del Congreso habrían sido dirigidas por un cineasta (José Luís Garci) y protagonizadas por actores. 

El programa, que utilizó tanto testimonios como imágenes de archivo, contenía muchos detalles de como el Gobierno de la época, junto con los principales de la oposición política y con la aprobación del entonces rey Juan Carlos I, había organizado y desarrollado el montaje.

 Resultado de imagen de 23-F

Según algunos testimonios del mismo documental, el plan que había aprobado el rey lo último que pretendía era sustituir el Gobierno de Adolfo Suárez por otro de unidad nacional, y lo hizo creando un falso golpe de estado para legitimar ante la opinión pública esa medida. Además, muchos miembros seleccionados del UCD, PSOE y PCE aprobaron el plan e incluso colaborando.

Una de las cosas que más llama la atención, es que hasta la fecha, ninguna institución pública ha desmentido, aportando cualquier clase de prueba, ni uno solo de los hechos que en el documental se muestran. Esta hipótesis, por otra parte, ya había venido circulando por diversos sectores de la sociedad española desde 1981, y nunca ha sido desde entonces desmentida de forma vinculante por ningún representante político.

Según he podido averiguar, la intención del programa, el objetivo, era denunciar la falta de transparencia del Estado español con sus ciudadanos. A día de hoy (treinta y tres años después), la población sigue sin conocer toda la información sobre el golpe de estado.

A la hora de mostrar el documental al mundo, generó muchísimas reacciones en el público y se alcanzó una gran repercusión en prensa escrita y redes sociales, convirtiéndose en la emisión ( no deportiva ) más vista de la historia de la cadena, con más de 5,2 millones de espectadores. 

Yo personalmente, vi el documental en directo, y a pesar de que no me encontraba muy enterado sobre el tema me pareció muy interesante y provocó que me interesara sobre el tema. Al día siguiente me di cuenta de que no había sido el único, ya que solo se hablaba del famoso documental. 

Operación Galaxia: lo que pudo ser y no fue (¿O sí?) – Por Carla Cervera

Todos tenemos en mente el golpe de estado fallido del 23 de febrero de 1981 cuando un grupo de militares armados, con Tejero al mando (pronuncia ¡Quieto todo el mundo!), irrumpieron en el Congreso de Diputados durante la investidura del que sería presidente del gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo.

Mientras buscaba más información sobre los hechos, descubrí una historia que no llegó a   ser tan conocido y que me sorprendió bastante.

Al parecer, el mismo teniente coronel, Antonio Tejero, habría estado organizando otro golpe de estado que habría sido anterior al famoso 23-F. Éste se reunió con el capitán de la policía Armada, los comandantes de infantería Vidal Francés y Rodríguez Solano y el capitán Alemán Artilles en un cafetería de Madrid.  Los reunidos idearon un plan que consistía en ocupar el palacio de la Moncloa con la finalidad de secuestras al presidente Adolfo Suárez. Se esperaba llevarlo a cabo el día 17 de noviembre del 78, cuando el rey se encontraría en México. La clave era realizarlo antes de que se llegase a aprobar la Constitución del 6 de diciembre del mismo año y, así, favorecer la detención de los procesos de reforma política del Gobierno de Suárez.  La conspiración no salió como se esperaban debido a que uno de ellos delató la reunión (se cree que fue Vidal Francés).

Operación Galaxia fue el nombre que recibió el mismo plan de golpe de estado. Este nombre se debe al lugar donde fue planeado. Como hemos visto, el grupo se juntó en una cafetería, la cuestión es que el local se llamaba GalaxiaResultado de imagen de operacion galaxia

Explicado todo esto, puede parecer que fue una simple conspiración que no salió como esperaban y que todo quedaría en una mísera “charla de café” como se apuntaba después. Pero yo me posiciono de parte de la teoría que señala que la actuación protagonizada por Tejero favorecería a que se sembrase la duda sobre el liderazgo de Suárez. Por ese motivo, el mismo personaje pudo volver a intentar un plan parecido (aunque también sin éxito): el conocido 23-F.

 

Origen del Primer de Maig – Sara Bellmunt B-21

El Primer de Maig es el Dia Internacional dels Treballadors, el dia de l’any que els treballadors de tot el món celebren les seves reivindicacions.

Això es va decidir en la celebració de la Segona Internacional Socialista (un congrés obrer socialista ) que es va celebrar a París el 1889. Es va decidir com a homenatge a uns treballadors anarquistes executats als EUA pels fets que van passar a la plaça de Haymarket de Chicago el 1886. L’1 de maig seria des d’aquell moment el dia de manifestació per la reclamació de millores laborals pels obrers.

El 1868 s’havia promulgat la Llei Ingersoll als EUA que establia la jornada de 8 hores diàries, però la major part d’empreses no ho aplicaven.

El 1884 la Federació Americana del Treball (de caire socialista), va decidir que a partir de 1886 la durada legal de la jornada de treball hauria de ser de vuit hores i que s’havien d’aplicar i complir la llei, i que s’organitzarien vagues si no s’obtenia aquesta reivindicació. Amb això també pensaven que es crearien més llocs de treball, reduint l’atur.

A partir del 1 de maig de 1890 cada any es va anar celebrant i es consolidà com a jornada de lluita de tots els obrers del món.  Fins a mitjans del segle XX es van aconseguir moltes millores laborals i socials pels treballadors, amb el que durant la segona meitat del segle XX el dia va anar perdent càrrega reivindicativa i es va convertir en un dia més festiu i de record  dels fets de Chicago de 1886. Actualment, gairebé a tots els països occidentals (menys als Estats Units i Gran Bretanya ) és un dia festiu i ja gairebé sense càrrega reivindicativa.

A finals del segle XIX, Chicago era la segona ciutat més habitada dels Estats Units, amb gent procedent de tot el país que havia anat a treballar-hi. L’1 de maig de 1886, centenars de milers de treballadors van anar a la vaga. En els següents dies es van produir enfrontaments entre manifestants i policies i una concentració a la plaça de Haymarket on més de 20.000 persones van ser reprimides per uns 200 policies. Un artefacte explosiu va esclatar entre els policies produint un mort i diversos ferits. La policia va obrir foc contra la multitud, matant i ferint a un nombre desconegut d’obrers.

Es van detenir a centenars de treballadors, al que se’ls va pegar i torturar, acusats de l’assassinat del policia. Cinc d’ells van ser condemnats a mort.

Luis Carrero Blanco – Carla Garcia

Luis Carrero Blanco nació el 4 de marzo de 1904 en Santoña, Cantabria, fue un importante militar de las fuerzas armadas de España y también político español.

Carrero Blanco provenía de una familia con vocación militar con cuatro generaciones de militares, por ese motivo él y sus dos hermanos ingresaron en ejército.

En el año 1918, cuando Carrero era muy joven, ingresó en la Escuela Naval y con este ingreso empezó su carrera militar.  Antes había estudiado en el colegio Manzanedo de Santoña. Muy poco después, en 1922, fue nombrado Alférez de navío, entonces Carrero realizó el curso  de la escuela de submarinos en 1924, siendo destinado a una unidad que participó en la guerra marroquí, donde pudo conocer a Francisco Franco durante su participación.

También participó junto a Francisco Franco en el mismo navío en el desembarco de Alhucemas, que resultaría el fin de la Guerra del Rif. Franco fue ascendido a General de Brigada por su actuación al frente de las tropas de la Legión.

Carrero Blanco ascendió a Teniente de navío, y con esta participación su carrera militar evolucionó de golpe. Fue destinado a varios sitios más que le ayudaron a formarse como buen militar. En la escuela naval de París tuvo su segundo encuentro con Franco, que para entonces era  Comandante militar de las Baleares. Mientras pasaban los años tanto Franco como Carrero Blanco iban ascendiendo en honor a sus participaciones. En 1936 empezó la Guerra Civil, Carrero tenía que verse con Franco en su oficina pero ese día no pudo ir porque se encontraba mal, poco después se enteró que lo que quería Franco era ponerle al mando del crucero Méndez Núñez, Carrero decidió ir a México y después se fue a Francia para evitar ser asesinado. En 1937 logró regresar a la España de Franco. Poco después de su retorno se puso al mando de un destructor y por último del submarino General Sanjurjo, gracias a su experiencia llegó a ser jefe de operaciones del Estado Mayor de la Marina.

En 1941 Franco nombró a Carrero el subsecretario de la presidencia del gobierno, que hizo despegar su carrera política. Hay que destacar que mientras evolucionaba su carrera política, Carrero aun sin subirse a un barco seguía ascendiendo en su faceta de militar, pudiendo llegar a Capitán de Navío en 1957 en Contra almirante, en 1963 Vicealmirante y en 1966 Almirante.  

Como ya hemos dicho, su carrera política empieza cuando Franco le da el cargo de Subsecretario de la Presidencia del Gobierno. A medida que pasan los años, Carrero se adentra en la política del país, cogido de la mano de Franco, que este le tenía un gran aprecio. Después de muchos años a su lado viviendo todas los periodos de franquismo,  en 1967, es nombrado Vicepresidente del gobierno, convirtiéndose en un pilar fundamental del franquismo.

Será el 8 de junio de 1973 cuándo Carrero es nombrado presidente del Gobierno, ya que este jura que habrá un franquismo sin franco, es decir , que seguirá con el régimen.  Por primera vez en toda la historia del sistema franquista figuraban dos cabezas visibles al frente del mismo, uno en la Jefatura del Estado y otro en la Jefatura del Gobierno.

Pero muy poco después de su nombramiento,el 20 de diciembre de 1973, este muere. Pero no muere de una forma simple y normal, si no que muere por un atentado contra él de la ETA. Este atentado también se hace llamar “Operación Ogro”. El jueves 20 de diciembre Carrero como cada dia va de buena mañana a la Iglesia, cuando sale se mete en el coche en dirección a su domicilio justo a las 9:25 horas. Cuando cruzan la segunda esquina el coche sale por los aires a unos 20 metros de altura, matando a todos sus pasajeros.

Este asesinato provocó un profundo impacto en la sociedad de la época.

 

 

Escándalo Sofico – por Paula Fernández

El denominado Grupo Sofico, o “Imperio Sofico”, era un conjunto de empresas españolas cuya quiebra en 1974 constituyó uno de los grandes escándalos del franquismo, en el que se vieron implicados ministros, militares y otros altos cargos de la época.

Esre grupo se consolidó el año 1962 en Madrid y se registro con la idea de construir, vender y alquilar apartamentos a pie de playa, en la Costa del Sol, siendo el capital inicial de 15 millones de pesetas. Dicha sociedad era fruto del impulso de Eugenio Peydró Salmerón, un emprendedor almeriense nacido en 1906 y que, antes del estallido de la Guerra Civil Española, se había empleado en el comercio en Barcelona.

Poco más tarde creará Sofico Inversiones para captar dinero de inversores por el que pagaba intereses de un 10% y que era invertido sobre apartamentos ya construidos y que se ponían a nombre del comprador, pero que eran alquilados y administrados por Sofico. Al principio las buenas maneras regían, se vendía lo construido, pero como la empresa crecía a un ritmo vertiginoso, se comenzó a vender sobre plano. Se lanzaban campañas de publicidad agresivas para captar socios y estos, ante tan buenas perspectivas, adelantaban parte o abonaban la totalidad de las cantidades, que en teoría servía para seguir construyendo los nuevos apartamentos, pero en la realidad, se usaban para pagar los intereses prometidos a los inversores. Pero llego el temido momento en que entraba menos dinero del que se adeudaba. Comenzó una nueva expansión para captar más y se comenzó a vender apartamentos ficticios de los cuales no se había ni comprado el terreno donde se iban a ubicar.

Obligado a buscar nuevos ingresos, Peydró ideó la creación de filiales en el extranjero, lo que aumentó los gastos y el déficit, además de generar actuaciones irregulares al realizar trasvases de fondos y divisas sin contabilizar de unos países a otros, y figurando en los contratos cantidades inferiores a las pagadas por los compradores. Así, vieron la luz Sofico France, Sofico Great Britain, Sofico Deutschland, Sofico USA e Hispano Benelux.

Peydró se valió de personalidades de relieve político y social (especialmente generales y magistrados) para integrar el consejo de administración del Grupo Sofico. Así, a fines de la década de 1960, dicho consejo estaba constituido por: presidentes honorarios, directores generales, vicepresidentes y vocales.

Finalmente, el empresario fue condenado a nueve años de prisión. Su hijo a dos años y cuatro meses por complicidad. También fueron condenados al pago de 5 000 millones de pesetas (30 050 627.89 euros) para indemnizaciones para los 3 200 perjudicados. Ninguno fue a la cárcel al presentar recurso y, por supuesto, tampoco pagaron las indemnizaciones pues se habían declarado insolventes. Eugenio Peydró murió a los pocos días de concluir el juicio. Hubo que esperar a 1991, 15 años después del inicio, para que la Sala Segunda del Tribunal Supremo cerrara el Caso SOFICO.

Fue el último escándalo de la era Franco que ya mostraba un desgaste y un aperturismo, que aunque débil, era imparable. Se trataron de ocultar los aspectos más oscuros para evitar que salpicasen a las personalidades del régimen implicadas. Solo sirvió para abrir los ojos a los que creían ciegamente en las bondades del régimen durante sus 40 años de mandato dictatorial.

Escándalo de Matesa – Por Paula Fernández

El caso Matesa, fue uno de los escándalos político económicos más importantes de España, durante la última etapa del franquismo.

El empresario inmobiliario y textil Juan Vilà Costa (Barcelona, 1955) ayudó a su padre Juan Vilà Reyes, fundador de la firma Matesa y encarcelado por un caso que su hijo atribuye a enfrentamientos en el seno del franquismo. Franco, aunque entre persistentes rumores sobre su delicado estado de salud, se preparaba para celebrar el trigésimo quinto aniversario de su elevación a la Jefatura del Estado. El 22 de julio de 1969, el dictador había designado sucesor a Don Juan Carlos, cerrando un periodo traumático. Pero el final de ese año le tenía reservado una desagradable sorpresa: un escándalo económico daría paso al definitivo ocaso del régimen.

En la primera quincena de septiembre, el Gobierno encargó investigar un caso de corrupción, este se trataba de la deuda de 10.000 millones de pesetas que debía Matesa (Maquinaria Textil del Norte S.A.) a un banco público. El escándalo estalló 23 de julio de 1969 cuando Víctor Castro Sanmartín, director general de Aduanas, denunció esto ante el Tribunal de delitos monetarios, que intervino en la empresa y encarceló al principal accionista de la sociedad, Juan Vilá Reyes, así como a otros accionistas y directivos.

La empresa había adquirido en 1957 la patente francesa Ancet-Fayolle de un telar sin lanzadera (presentado por primera vez en la Feria Textil de Lyon y rebautizado por la empresa como Iwer), capaz de tejer cualquier clase de material, desde papel hasta fibra de vidrio. la comisión liquidadora, creada para intentar recobrar los 9.800 millones de pesetas en créditos y 1.300 en intereses que debía Matesa al Banco de Crédito Industrial al estallar el escándalo, consiguió únicamente 6.900 millones de pesetas al valor de 1983, procedente fundamentalmente de las entidades de seguros. No se pudo cobrar nada de Matesa, ni prácticamente nada de Vilá Reyes.

El 28 de julio de 1969, el mismo fue detenido en su domicilio y su hermano Fernando y su cuñado Manuel Salvat Dalmau, directivos de la empresa, ingresaron en la cárcel de Carabanchel.

Lo que convirtió el caso en excepcional fue el tratamiento de la prensa, que al amparo de la Ley de Prensa de 1966 impulsada por Manuel Farga desde el Ministerio de Información y Turismo, fue incitada a tratar particularmente este asunto con entera libertad durante un par de meses. En especial se destacó la revista SP.

Humor, rey emerito Juan Carlos I – Por Paula Fernández

 

Este vídeo me ha resultado muy interesante, por eso he decidido compartirlo en el blog para que, de esta manera, todos los alumnos y exalumnos puedan verlo. En este podemos ver lo que muchos de los españoles deben pensar sobre lo que pasa hoy en día, ya que, se habla tanto de política como de las acciones de los monarcas. Creo que este puede servirle a la gente para ver refejados sus pensamientos. En el final del vídeo se ve un humor un poco más brusco pero aún así no hay que olvidar que sigue siendo humor.

 

L’or de Moscou – Per: Carla Cervera

El Banc d’Espanya inaugurava a principis de 1936 les noves instal·lacions per emmagatzemar una de les reserves més importants de metalls preciosos del món. Comptaven amb unes cambres cuirassades que es trobaven a la plaça de Cibeles on guardarien els estalvis de milers de particulars.

El dia 13 de setembre de 1936, Juan Negrín, que acabava de ser nomenat ministre d’Hisenda, i Manuel Azaña, president de la República, van signar un decret on s’autoritzava el transport, amb les millors garanties i al destí que es cregués més segur, de les existències d’or, plata i bitllets que hi hagués en aquell moment al Banc d’Espanya. El trasllat havia d’estar supervisat pel caixer principal de l’entitat.

Fig. Cambra cuirassada plena d’or.

La matinada del 13 al 14 de setembre, un gran nombre de carrabiners, milicians socialistes i anarquistes, serrallers i treballadors de la metal·lúrgia van irrompre a la cambra més important del Banc. L’encarregat del trasllat havia estat segrestat pels milicians a cop de pistola. Van exigir-li que signés el paper on s’autoritzava l’obertura de totes les cambres i ell es va negar en diverses ocasions. Per tal d’evitar signar el robatori es creu que va decidir suïcidar-se, tot i que també es pensa que el van assassinar.

Els lladres van realitzar la tasca el més de pressa possible i van arribar a retirar un total d’or i plata valorat en unes 5.240 milions de pessetes (uns 15.000 milions d’euros actualment). Aquesta quantitat va ser repartida en 10.000 caixes que van ser enviades al port de Cartagena per després ser redistribuïdes. La gran majoria, unes 7.800 d’aquestes, van embarcar als vaixells soviètics Kine, Neve i Volgoles, destinades al port d’Odesa (Ucraïna). Unes 2.000 més van anar a parar a París. Finalment, les altres 200 restants, no se sap on van acabar però es creu que podien haver arribat a mans dels líders del Front Popular.

Alexander Orlov, el responsable soviètic del moviment, va rebre l’ordre de part de Stalin d’embarcar la màxima quantitat d’or possible cap a l’URSS, després ell es negaria a signar cap mena de rebut.

Sis mesos després de l’arribada del tresor a la Unió Soviètica, el govern de Stalin va fer públic un augment de les seves reserves d’or i mentien dient que era a causa de la millora econòmica del règim comunista.

Com veiem, es pot considerar, si no és el major, un dels més grans robatoris de la història.