Informe pre-(e)liminar

 

La Nostromo, flamante carguero tipo AA-2 con licencia para transporte de mercancías, ha alcanzado un pequeño sistema solar ubicado en el algún rincón oscuro de esa mega-estructura llamada Universo. A sus mandos un joven cadete espacial de nombre impronunciable enrolado en la Confederación Interplanetaria de Nimbus 7.0, comunica a sus superiores que se le ha encendido un piloto rojo en el panel de gobierno de la nave.

Después de una somera inspección advierte que la avería proviene de uno de los relés del pistón de impulsión de contramaniobra. No es que sea una avería demasiado importante, pero el Alto Consejo le recomienda esperar allí hasta que puedan hacerle llegar una pieza de repuesto.

Mentras tanto, el Departamento para el Conocimiento del Entorno Exterior le pide que eche un vistazo a su alrededor y haga inventario de cuanto se encuentre cerca de aquellas coordenadas para ampliar, aún más si cabe, el vasto conocimiento que su Civilización atesora y transcribe puntualmente en su obra magna, conocida como la Enciclopedia Universal del Cosmos, según los Mysth.

Inevitablemente, los ojos del joven piloto no puede pasar por alto el tercer planeta más cercano a la gran fuente de energía que alimenta aquel Sistema. Un pequeño planeta azul con una atmósfera y otras condiciones abióticas que han sido alteradas significativamente por la biosfera del planeta, favoreciendo la proliferación de organismos aerobios, así como la formación de una capa de ozono que junto con su propio campo magnético bloquean la radiación solar dañina, permitiendo así ese milagro llamado Vida.

Los Mysth se disponen a escribir un glorioso capítulo más de su conocimiento enciclopédico. Gracias a esa pequeña avería de la nave espacial NOSTROMO podrán averiguar y conocer mejor ese cuerpo celeste al que sus habitantes denominan La Tierra.