ECHEGARAY, EL NOBEL DE LITERATURA QUE SEMPRE VA VOLER DEDICAR-SE A LES MATEMÀTIQUES

Es compleix en aquest any el centenari de la mort de José de Echegaray, catedràtic de Matemàtiques i premi Nobel de Literatura el 1904.José Echegaray i Eizaguirre (1832-1916) va ser un enginyer, dramaturg, polític i matemàtic espanyol, germà del comediògraf Miguel Echegaray.
A Alfred Nobel (Estocolm, 1833 – San Remo, 1896) se li van oblidar les matemàtiques, o potser les va apartar deliberadament, a l’hora de crear les categories dels seus famosos premis.  Nobel es va oblidar d’ells, però els matemàtics no es van quedar sense guardó. El canadenc John C. Fields va posar els diners per al premi gros de les matemàtiques: la medalla Fields, que es va lliurar per primera vegada el 1936. Potser Echegaray ho hagués guanyat també.
Deia Oscar Wilde que: “L’art és la ciència de la bellesa i les matemàtiques són la ciència de la veritat”.
Des del punt de vista  de la filosofia, el problema d’afirmar que alguna cosa és “veritat” ens remet a una sèrie de qüestions de les quals la història de la filosofia s’ha ocupat en diferents moments. Què afirmem quan diem que alguna cosa és “veritat”? Quins són els criteris a partir dels quals podem dir-los?
En canvi, segons  Émile Lemoine  una veritat matemàtica no és ni simple ni complicada per si mateixa, és una veritat, pot ser és molt més fàcil….
Destaquem una part de l’article:
“Las matemáticas fueron, y son, una de las grandes preocupaciones de mi vida; y si yo hubiera sido rico o lo fuera hoy, si no tuviera que ganar el pan de cada día, probablemente me hubiera marchado a una casa de campo y me hubiera dedicado exclusivamente al cultivo de las matemáticas. Ni más dramas, ni más adulterios, ni más suicidios, ni más duelos, ni más pasiones desencadenadas… Pero el cultivo de las Altas Matemáticas no da lo bastante para vivir. El drama más desdichado, el crimen teatral más modesto, proporciona mucho más dinero que el más alto problema de cálculo integral…”
http://elpais.com/elpais/2016/11/23/ciencia/1479901162_158322.html
Se cumple en este año el centenario de la muerte de José de Echegaray (1832-1916), catedrático de Matemáticas y premio Nobel de Literatura en 1904, el primero concedido a un español. También fue ministro de Fomento y de Hacienda en varios gobiernos (antes, durante y después de la I República) y actor principal en la creación del Banco de España como banco emisor. Formó parte de la comisión que se desplazó a Cartagena para recibir al rey Amadeo de Saboya. Fue también director de la Real Academia de Ciencias y de la Real Academia de la Lengua y primer presidente de la Real Sociedad Matemática Española. Su producción literaria, en torno a 70 obras de teatro que gozaron de cierta popularidad en su tiempo, le valió el premio Nobel. Sin embargo, Echegaray se consideraba matemático por encima de todo (decía que su vocación se despertó en el Instituto Alfonso X El Sabio de Murcia):

Su producción literaria le valió el premio Nobel. Sin embargo, Echegaray se consideraba matemático por encima de todo

“Las matemáticas fueron, y son, una de las grandes preocupaciones de mi vida; y si yo hubiera sido rico o lo fuera hoy, si no tuviera que ganar el pan de cada día, probablemente me hubiera marchado a una casa de campo y me hubiera dedicado exclusivamente al cultivo de las matemáticas. Ni más dramas, ni más adulterios, ni más suicidios, ni más duelos, ni más pasiones desencadenadas… Pero el cultivo de las Altas Matemáticas no da lo bastante para vivir. El drama más desdichado, el crimen teatral más modesto, proporciona mucho más dinero que el más alto problema de cálculo integral…”
Curiosa frase de Echegaray, totalmente justificada por el escasísimo número de matemáticos que había en su tiempo en España. Un análisis somero de las publicaciones de Echegaray permite afirmar que no fue un matemático creativo; posiblemente él no se lo propusiera en serio, pero sí fue un gran divulgador y estaba al tanto de las matemáticas de su tiempo. Es notable el curso sobre la Teoría de Galois que desarrolló en el Ateneo, así como su opúsculo sobre La teoría de la luz que es una introducción a las series e integrales de Fourier, o el que dedicó a las construcciones geométricas con regla y compás, en el que menciona el resultado de Ferdinand Lindemann sobre la trascendencia del número pi, aunque confiesa no haber podido hacerse con los detalles de la demostración.

Un análisis somero de las publicaciones de Echegaray permite afirmar que no fue un matemático creativo

Pero lo más destacado es su curso de Física Matemática, donde se propone un plan tan ambicioso que incluye las teorías de la elasticidad, de la luz, del calor, de la gravitación, de la capilaridad, de los torbellinos, de la electricidad y el electromagnetismo, de los rayos catódicos y de la radioactividad… y los desarrollos puramente matemáticos que les son inherentes: funciones de Bessel, armónicos esféricos, teoría del potencial, series de Fourier, ecuaciones diferenciales, cálculo de variaciones… También mostró interés en la teoría de los torbellinos en donde se formuló la conjetura de Lord Kelvin. El éter luminífero era por entonces el fluido hipotético imprescindible para explicar las ondas luminosas, y en él, según Kelvin, podrían generarse vórtices de distintas topologías que podrían ser los diversos átomos. Esa teoría quedó rápidamente obsoleta, pero no así la conjetura que ha llegado hasta nuestros días: ¿pueden generarse vórtices complicados en un fluido? Esta ha sido resuelta recientemente por Alberto Enciso y Daniel Peralta, dos miembros del ICMAT que han recibido diversas distinciones internacionales por su trabajo. El Instituto es referencia mundial precisamente en el estudio de las singularidades de los fluidos (olas, torbellinos, frentes atmosféricos).

El mismo Julio Rey Pastor afirmó que Echegaray fue el matemático español más importante del siglo XIX y, si se hubiera dedicado a la investigación, habría logrado esos notables resultados matemáticos de los que carece

El mismo Julio Rey Pastor afirmó que Echegaray fue el matemático español más importante del siglo XIX y leyendo alguno de sus escritos y las notas de sus cursos, no me cabe la menor duda de que si se hubiera dedicado a la investigación, y no tanto en ese pueblo tranquilo que ensoñaba sino visitando las grandes universidades europeas y colaborando con sus matemáticos, habría logrado esos notables resultados matemáticos de los que carece. Pero hay que trasladarse a épocas muy recientes para que en España nos encontremos con un nutrido grupo de matemáticos originales con una producción sólida y reconocida internacionalmente.
Al igual que Betrand Russell, el otro matemático premio Nobel de literatura (no podremos obtener el galardón en nuestra disciplina, pero nos lanzamos a otras), Echegaray ha sido cuestionado por muchos como escritor, pero su labor en cuanto profesor y divulgador de las matemáticas es gigantesca.
http://www.agenciasinc.es/Noticias/Por-que-no-hay-Premio-Nobel-de-Matematicas
http://filosofiauda.blogspot.com.es/2011/05/el-problema-de-la-verdad.html

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *