Arxiu de la categoria: Leyendas

La muerte de Isolda

 

Aquí tenéis el fragmento musical referente a la muerte de Isolda perteneciente a la ópera Tristán e Isolda, de Wagner. Clicad para escucharlo:

aquí 

Después de escucharlo, intentad contestar a la última pregunta del cuestionario:

¿Crees que el músico ha conseguido transmitir el espíritu de la leyenda? ¿Por qué?

The lady of Shalott


Estas tres obras que encabezan esta entrada pertenecen a la serie The lady of Shalott, del pintor prerrafaelita John William Waterhouse, e ilustran un poema de Tennyson sobre la dama de Shalott. Éste hace referencia a una hermosa leyenda perteneciente al ciclo artúrico que compartiré aquí con vosotras/os :

 

Elena, la dama de Shalott, vivía encerrada en una torre, donde tejía noche y día. Un día, un susurro la previno de una horrible maldición que le sucedería si miraba directamente a Camelot, que se veía desde su ventana. Aunque desconocía cuál era la maldición, ella seguía tejiendo sin mirar nunca a Camelot, salvo a través de un espejo. Nadie la había visto nunca, pero los campesinos aseguraban que oían sus cantos misteriosos. Elena reflejaba en sus telas lo que veía a través del espejo, como los sucesos de los caballeros de la mesa redonda. Pero un día, la dama de Shalott vio a Lancelot a través del espejo y se enamoró de él. Sin poder evitarlo, se giró y miró a Camelot directamente y la maldición cayó sobre ella: el espejo se quebró, las telas salieron volando y ella salió de la torre y tomó una barca en dirección a Camelot. De camino a Camelot, entonó su última canción, ya que su vida se fue apagando a medida que se acercaba.Como veis, el primero de los lienzos hace referencia al hastío de Elena, encerrada en la torre y entre las telas; el segundo, representa el momento en que ve a Lancelot a través del espejo y se enamora; y el tercero, el más conocido, la representa ya en la barca, entonando su última canción de camino a Camelot, a donde nunca llegará.
Los versos de Tennyson que recrean ese último momento de Elena son los siguientes:

Y en la oscura extensión río abajo
-como un audaz vidente en trance,
contemplando su infortunio-
con turbado semblante
miró hacia Camelot.
Y al final del día
la amarra soltó, dejándose llevar;
la corriente lejos arrastró
a la Dama de Shalott.

Yaciendo, vestida con níveas telas
ondeando sueltas a los lados
-cayendo sobre ella las ligeras hojas-
a través de los susurros nocturnos
navegó río abajo hacia Camelot:
Y yendo su proa a la deriva
entre campos y colinas de sauces,
oyeron cantar su última canción,
a la Dama de Shalott.

Escucharon una tuna, lastimera, implorante,
tanto en voz alta voz como en voz baja,
hasta que su sangre se fue helando lentamente,
y sus ojos se oscurecieron por completo,
vueltos hacia las torres de Camelot;
Y es que antes de que fuera llevada por la corriente
hacia la primera casa junto a la orilla,
murió cantando su canción,
la Dama de Shalott.

 

No puedo terminar esta entrada de leyenda sin hacer referencia a la genial artista Loreena McKennit, que tomó asimismo esta leyenda y la transformó en esta hermosa canción, con el mismo título que esta entrada: The lady of Shalott, y que os dejo aquí en este fantástico directo:

Habiliteu el Javascript i el Flash per veure aquest Flash video.