Miguel Mihura

(1905-1977)mihura

Miguel Mihura nace en Madrid en 1905. Hijo de un actor y empresario de teatro, vivió desde niño en el ambiente teatral que influiría considerablemente en su obra.

En 1932 escribe Tres sombreros de copa, obra que no es entendida por los empresarios que se niegan a representarla, por lo que el autor decide cambiar de rumbo y hacer obras de teatro más burguesas, en línea con lo que se lleva en esos momentos. Durante la Guerra Civil funda y dirige La Ametralladora, revista de humor de la zona nacional, donde ya se puede ver su particular concepción del humor que alcanzará un gran éxito con su siguiente revista, La Codorniz, fundada por él en 1941.

Su humor, totalmente original, fresco y descabellado seguía la línea de lo que se hacía en Europa en aquel entonces. Después de vender La Codorniz decide pasarse al cine donde escribirá numerosos guiones y reanudará su creación teatral en 1953, continuándola hasta 1968.

Sin embargo todas sus obras están por debajo de la genial, Tres sombreros de copa, ya que se ve obligado a frenar su libertad creadora y su magnífica imaginación.

Son los años de A media luz los tres, El caso del señor vestido de violeta, y Carlota. Pero alcanzará el éxito total de público con Melocotón en almíbar (1958) y Maribel y la extraña familia (1959). Después habría que destacar La bella Dorotea (1963) y Ninette y un señor de Murcia (1964).

Tres sombreros de copa

tres-sombreros-de-copaSinopsis

Dionisio, un joven de vida convencional y gris, se hospeda en un hotel de segundo orden la noche antes de casarse con Margarita, su novia de toda la vida. En la habitación contigua se hospeda un grupo de actrices de varietés que debutan al día siguiente en la ciudad. A lo largo de la noche, Dionisio conocerá a las chicas y, con ellas, un mundo completamente distinto al que hasta entonces había visto. Una de las chicas, Paula, hará que los sentimientos aparentemente seguros de Dionisio entren en duda. La vida alegre y deslumbrante que se le aparece ante Paula se opone a su destino, monótono y aburrido.