Niño de once años al volante

Habiliteu el Javascript i el Flash per veure aquest Flash video.

El fragmento que he escogido para describir las variedades de la lengua se trata de una entrevista a un niño de once años en un barrio marginal, donde abundan las drogas y sus consumidores. Consiste en una conversación dentro de un coche, cuyo conductor es el niño de once años.

Me ha llamado la atención  que un niño tan pequeño sea consciente de lo que sucede a su alrededor y exprese sus ideas tan claramente dentro de su único nivel vulgar. Este nivel  se puede reflejar en su vocabulario propio de una capa social modesta “barriobajera”, con escasa escolarización como bien dice el niño en el minuto, 0:19;  él nos cuenta cómo es su barrio utilizando palabras especializadas en su nivel vulgar como, yonki, han tirao mi colegio, mira to choeto, mira mira to choque a comprá droga (0:45), mira ese también va cogiendo droga (2:08), estas son algunas palabras propias de entorno.

Además, en su lenguaje se refleja un sistema pobre, hay muchas repeticiones de estructuras y palabras como sabes, ya…, sabes tú, po…, sabes, yo yo que sé, no se si no se sí.

Utiliza una gramática sencilla y desordenada como por ejemplo la frase que dice, la droga e lo que hace pone la cosa a la gente enferma, minuto 1:06, esta frase bien estructurada o con la influencia de una escolarización, que en este caso no hay, sería: “la droga es esa cosa que pone a la gente enferma” .

Estas son algunas de las características del nivel vulgar, sin embargo en la conversación aparecen muchísimos vulgarismos, por ejemplo, podemos encontrar:

Vulgarismos morfológicos como:

* el uso de las partículas: po, pa, hacé algo, lo vé, estoz, mira eze, sabes bien, aún no se.

* uso de palabras neutras /comodín que se utilizan para expresar cualquier cosa: po tiene que ir a pedí o algo(1:09), tiene que hacé algo pa, pa que(1:12), sabes y…y yo que sé(2:13)

O vulgarismos sintácticos como:

* alteración del orden de las palabras: tú bien lo sabe (1:54), mozquete que te pinchas, mozquete punchas tú (1:44).

* concordancias incorrectas: no sé si no sé si, alcohólico o futbolista, o caballeros, de montá a cavallo to eso, sebe avogao, ¿todo eso sabe? (2:32), todo van cogiendo pues(2:11).

* inclusión de palabras innecesarias: yo aún no sé que mi vida hasta (2:20).

Vulgarismos fonéticos como:

* relajación consonántica: pa pa cogé (1:19), y han caio mucho (1:25), tiene que hace algo (1:12), lo vé(2:05) ,ya viene a comprá.
* alteración s/z: estoz doz de aquí (2:03)

Este fragmento es un claro ejemplo de la gran influencia que tiene la sociedad y el entorno en una persona, en este caso eneste niño, cuyo lenguaje está impregnado de vulgarismos. Yo, me he centrado en la descripción del nivel vulgar del niño y del uso de los vulgarismos, aunque quiero resaltar la última frase que utiliza este chico (2:27), “yo sé lo que hago y lo que digo, pero mi vida aún no me la sé”. La lengua, no sólo puede reflejar el nivel social y cultural de una persona sino, que con esta frase, refleja también un grado de maduración elevado del niño, y esto es a causa de su entorno social y de su estilo de vida.

Hacer el análisis de este fragmento, me ha hecho ver la gran importancia e influencia que tiene la escolarización y el entorno social en nuestra lengua y nuestra persona;  existen zonas en nuestro mundo donde la escolarización es escasa y ésto se refleja en la lengua de uno mismo.

Marina Rincón Torruella

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *