El lenguaje y las tecnologías

Mi bisabuela vivió casi 100 años, de 1884 a 1984 y, salvo la conquista de la Luna, que le pareció siempre una estafa en toda regla -“Inocentes, os créeis todo lo que sale en la tele”- nunca discutió un invento ni se negó a un tecnicismo. De los lavaderos públicos a la lavadora, de la plumilla y la tinta china a la máquina de escribir eléctrica todo le parecía normal y asumible.

 

Sin embargo, no estoy tan segura de que los progresos tecnológicos de los últimos veinte años no le hubiesen hecho arquear la ceja. Todo va tan deprisa que cuesta asumirlo: los objetos, sus posibilidades, sus implicaciones y su nombres.

Hace cuatro días que la RAE incluyó en su diccionario la siguiente entrada:

cederrón.

(De CD-ROM, y este sigla del ingl. Compact Disc Read-Only Memory).

1. m. Inform. CD-ROM.

Pues bien, al margen de que es probable que nadie o casi nadie haya utilizado esta palabra por escrito, a estas alturas casi todo el mundo ha sustituido los cederrones por lápices de memoria y es muy posible, que tecnológicamente, tengan los días contados.

Aquí tenéis un artículo periodístico de Rosa Montero que habla de las implicaciones del lenguaje técnico de Internet en la vida cotidiana. Leedlo y comentadlo.

 

000 SAP , Rosa Montero

Verán, la hija de una amiga mía es informática. Un día recibí por error un email suyo. Decía así: “¡Hola a todos! Desde el mes de enero hay instalado un sistema IDES 4.6C con Oracle y sobre Sun Solaris 5.8. El SAPSID del sistema es RO4 y el host sobre el que está montado es davival28 (10.1.22.74). Está incluido en el CUA que instaló el administrador. Los mandantes que encontraréis con SSO son: Mandantes 000 SAP AG 500 IDES-ALE: Central Sist. De todas formas, para los que tengan problemas al montar el SSO, pueden usar los usuarios estándares”. Por razones de espacio, he acortado un poco el texto. Tenía más SAPS y SUPS y otros monosílabos robótico-succionadores. El caso es que me quedé un poco chafada, porque a una, que vive de la palabra y por la palabra, y que confía, pese a todo, en la capacidad de comunicación de los humanos, le fastidia que le hablen supuestamente en castellano y no poder entender ni una maldita frase. Y este rollo informático no es el único lenguaje en español que me cuesta entender: tampoco se me dan nada bien los mensajes de los móviles, esas largas frases escritas de manera tan abreviada k t haces un lío.

 

Ahora bien, no creo que los jeroglíficos de los móviles y los chapurreos electrónicos sean algo necesariamente negativo. Un idioma es una criatura viva. Es como la piel de una sociedad, y se estira y encoge a medida que el cuerpo al que recubre cambia de forma. Por eso, intentar defender a ultranza la pureza de un lenguaje, intentar fijarlo a una forma concreta, es como matarlo. Las nuevas circunstancias crean respuestas expresivas nuevas; en la informática están impregnadas de anglicismos porque responden a la realidad del mundo y a la supremacía técnica anglosajona. Y sólo conseguiremos cambiar esta tendencia si nuestra sociedad adquiere mayor importancia cultural y tecnológica. En cuanto a la transcripción sincopada de los móviles, no es más que una ingeniosa herramienta. La hija de mi amiga lee mucho, escribe muy bien, y además domina -mejor para ella- esa otra jerigonza. Lo importante es construir una sociedad lo más culta y reflexiva posible. Y la riqueza del lenguaje vendrá de modo natural y por añadidura.

 

 

6 thoughts on “El lenguaje y las tecnologías

  1. Liangliang Wang

    Yo estoy de acuerdo con Rosa Montero porque, por mucho que domines una lengua, si estás en una situación comunicativa en la que desconoces el código con el que se ha escrito el mensaje, te será díficil descifrar su significado. Últimamente, con la penetración masiva de Internet y la informática en los hogares puede que bastante léxico informático sea conocido por los usuarios. Pero los tecnicismos que aparecen en este mensaje que cita Rosa Montero son totalmente incomprensibles para la mayoría de los mortales.
    En cambio, pienso que el lenguaje del móvil es más amplio y diverso ya que abarca un mayor número de usuarios que lo utilizan y lo entienden. Es un lenguaje que se ha propagado rápidamente durante los últimos años siguiendo el ritmo de la tecnología. Puede que sea un lenguaje pobre en cuanto a estructura y ortografia se refiere, pero también es una manera de hacer que nuestros jóvenes se habitúen a escribir más, aunque lo hagan sin respetar las normas de la lengua. Es muy fácil oír hablar en los medios de comunicación de la influencia de los SMS en la forma de redactar de los jóvenes. Puede que de cierta manera estén influyendo en nuestros hábitos, pero creo que la mayoría de usuarios se adaptan al canal, que en este caso es el teléfono móvil, para utilizar este código abreviado más bien por una cuestión de ECONOMíA.

  2. mireia moreno

    La verdad es que también estoy de acuerdo con lo que opina Rosa Montero, sobre todo en la última parte, porque por más que queramos mantener la pureza de una lengua, ésta se alterará inevitablemente. Y no toda “alteración” debe ser negativa, al contrario, con las abreviaturas en los SMS se demuestra el ingenio de los jóvenes españoles para ahorrar dinero, y mientras que esta escritura no aparezca en textos formales, no hay ningún tipo de preocupación. El remedio está en encontrar el equilibrio, y si los jóvenes no escriben adecuadamente no es porque usen abreviaturas con el móvil, sino por lo poco que leen o por la poca atención que prestan al hacerlo.
    Y en cuanto a los textos científicos, todos sabemos que en la mayoría de casos deben ser claros, directos y sin ningún tipo de ambigüedad pero en la práctica, para el que no domina el área a tratar, la realidad es distinta. Sobre todo con el uso de los tecnicismos, las palabras propias del ámbito que refleja el texto, que sin tener ni idea de su significado muy difícilmente entenderás el sentido del texto, aunque domines la lengua y tengas mucho léxico.
    Así que la única solución para aumentar tu riqueza a la hora de entender todo tipo de textos (así como los qué estamos estudiando), es no cerrarte a las diferentes posibilidades, mantener la mente bien abierta y estar dispuesto a un constante “reciclaje”.

  3. Núria Valls Pomés

    Cómo bien comenta en el texto Rosa Montero, “un idioma es una criatura viva. Es como la piel de una sociedad, y se estira y encoge a medida que el cuerpo al que recubre cambia de forma”.Delante de esta frase no me queda más que aceptar la razón de sus palabras, una lengua crece y cambia al mismo tiempo que lo hace la sociedad. Primero fueron los tecnicismos, luego los préstamos… pero ¿hasta dónde debe uno ser permisivo a la hora de añadir, cambiar o desmenuzar una lengua?
    Está claro que en la mayoría de casos la ciencia, la informática y demás obligan, en cierta manera, a agregar a nuestro lenguaje términos nuevos, con el fin de cohesionar un lenguaje universal y único entendible por todo el mundo. Aún así, dudo o niego de manera casi rotunda, que una serie de diccionarios de abreviaturas, confeccionados única y exclusivamente por la vagancia sean aceptados con toda naturalidad. ¿Cuantas veces alguno de nosotros ( y me refiero a los alumnos), hemos escrito un “k” en un examen en vez de un “que” ya sea por ir deprisa o por ahorrar tiempo?, éste es entonces el quid de la cuestión. Tal y cómo avanzan las cosas esperemos que no llegue el día en que un alumno le discuta a su tutora, si “que” se escribe con “q” o con “k”, porque entonces significará que hemos perdido las riendas de la evolución lingüística.

  4. Toni Medina Peña

    Para hacer mi argumento, retomaré la misma frase que antes, mi compañera Núria ha utilizado en su comentario: “un idioma es una criatura viva. Es como la piel de una sociedad, y se estira y encoge a medida que el cuerpo al que recubre cambia de forma”. Como bien dice Núria, Rosa Montero tiene toda la razón en estas palabras, pero, el problema aparece cuando esta piel, no para de estirarse y estirarse, a un ritmo vertiginosamente rápido. Con esto quiero decir que, a pesar de que estos nuevos tecnicismos y estas nuevas palabras las introducimos nosotros (los hablantes) en la lengua, las introducimos a una velocidad tan endiabladamente alta, que no nos da tiempo a asumirlos y a usarlos con corrección. Según mi punto de vista, Rosa Montero, con su texto, nos quiere dar a entender esto, que la lengua, evoluciona a un ritmo tan elevado, sobre todo a causa del vínculo que tienen los textos científicos y técnicos con la tecnología, que nos es imposible, por mucho que nos interese el tema, entender todos los tecnicismos que éstos nos proponen. Yo soy aficionado a internet y a la informática, pero al leer este texto, no he sido capaz de entender nada. Si 000 SAP, Oraclis, Sun Solaris, etc. son palabras desconocidas para mí, no quiero imaginar como sonarán para las personas que vean el mundo de la informática como un bosque todavía por explorar.

  5. Miquel Xifré

    Es muy normal que con la aparición de nuevas tecnologías, y con su aplicación a la vida cotidiana y a los entornos comunicativos, se haya desarrollado un lenguaje característico. Como bien ha dicho Liangliang, si se desconoce el código, es muy difícil entender su mensaje. El desarrollo del lenguaje de móvil, ha sido progresivo, nuestra generación ha visto evolucionar palabras en las que se suelen utilizar las letras k, x y se eliminan una gran parte de las vocales.

    No se puede impedir que se utilice esta forma de escribir, y lo de formalizarla, dudo que se haga, porque si ya la Real Academia va con mucho retraso con la informática, como podemos ver en el ejemplo de “cederrón, cuánto se podría decir que van de retrasados con el lenguaje juvenil, especialmente el del móvil.

  6. Arantxa Fors

    Estoy de acuerdo con Rosa Montero, la lengua ha vivido una serie de alteraciones a causa de las nuevas tecnologías como la informática y los móviles. Actualmente, podemos decir que existe un lenguaje que ha nacido de nuestra lengua pura. Muchas personas piensan que este lenguaje que utilizamos más los jóvenes puede ser un peligro para nuestra lengua. Yo pienso que el peligro más acentuado podría ser la abundancia de malas expresiones de faltas de ortografía, por parte de aquellas personas que usan habitualmente el modo abreviado de nuestra lengua. Aunque hay que pensar que con el paso del tiempo, la lengua evolucionará cada vez más y nos tendremos que adaptar a las diferentes maneras de expresión.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *