La parte contratante de la primera parte…

Probablemente, la parodia más famosa del lenguaje administrativo se la debemos a los hermanos Marx y a su diálogo surrealista en “Una noche en la ópera”. Groucho se dispone a fichar al tenor Ricardo Baroni (Zeppo). Por eso se “entrevista” con su representante (Harpo), para discutir el contrato…

Disfrutadla. Y comentadla. Prestad atención a las características de los textos administrativos que salen reflejadas en el texto. Fijaos también en los procedimientos humorísticos de los hermanos Marx; ¿se parecen  a los que utiliza Mihura? 

Mihura se valía del humor para arremeter contra los tópicos y estereotipos de la sociedad burguesa, en Tres sombreros de copa usaba el humor de caracteres, el de situación y el lingüístico. ¿Los hermanos Marx también?

Habiliteu el Javascript i el Flash per veure aquest Flash video.

- Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?
- No, eso no está bien. Quisiera volver a oírlo.
- Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.
- Esta vez creo que suena mejor.
- Si quiere se lo leo otra vez.
- Tan solo la primera parte.
- ¿Sobre la parte contratante de la primera parte?
- No, solo la parte de la parte contratante de la primera parte.
- Oiga, ¿por qué hemos de pelearnos por una tontería como ésta? La cortamos.
- Sí, es demasiado largo. ¿Qué es lo que nos queda ahora?
- Dice ahora… la parte contratante de la segunda parte será considerada como la parte contratante de la segunda parte.
- Eso si que no me gusta nada. Nunca segundas partes fueron buenas. Escuche: ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?

7 pensaments a “La parte contratante de la primera parte…

  1. Marc Cortés F.

    Hola.
    Bueno, podríamos decir que esta parodia ridiculiza el trato entre empresario y trabajador, concretamente en el momento de la firma del contrato en que el trabajador deposita su confianza en el empresario.Un texto administrativo resulta de difícil comprensión y esto facilita al contratante la posibilidad de poder estafarlo de forma legal.
    Para el firmante en cambio, este obstáculo lingüístico representa una posibilidad de firmar aquello con lo que no está de acuerdo y que no aceptaría si estuviese escrito en lenguaje coloquial.

    El diálogo en un principio debería ser formal, pero en este caso se ve satirizado de forma ridícula tratándose de una conversación totalmente informal y paródica en que la repetición de cláusulas semejantes está presente en todo el contrato y la exageración es constante.
    El diálogo es rico en tecnicismos del ámbito administrativo, por ejemplo contrato, contratante y cláusula. Esto hace que sea un diálogo ambiguo que no nos deja claro su significado.

  2. aromeo Autor de l'article

    Marc, no sé si reconocerás tu texto, lo he corregido. No te preocupes, me he guardado una copia para que hagas un análisis exhaustivo de lo que no harás en selectividad. En cuanto al contenido, llevas razón, la verdad es que el estereotipo laboral del abogado, letrado, empresario nunca ha tenido buena prensa y siempre se ha relacionado con estafa, oscuridad, dobles intenciones… Desde Quevedo hasta los refranes de abogados. Por cierto, haré un artículo con algunos.

  3. Santi Trallero

    Hola,
    Este fragmento de la película es una crítica hacia los textos jurídicos, que en muchas ocasiones no consiguen su objetivo, expresar una idea clara y concisa, que desde mi punto de vista es en lo que se tendrían que ceñir estrictamente.

    En esta sátira protagonizada por los hermanos Marx, se ridiculiza mediante un humor absurdo, buscando situaciones sin sentido, como el hombre tendido en el suelo que se observa al acabar el video. También la velocidad a la que Groucho lee el contrato, hace menos entendible si cabe el texto.

  4. Desi

    Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de Santi y de Marc, esta escena de los hermanos Marx nos muestra cómo la sociedad no entiende los textos jurídico-administrativos, ya que estos están repletos de tecnicismos y cultismos que hacen que el texto sea de difícil comprensión. Además, creo que no ayuda para nada la estructura fija que poseen, ya que esto propicia a el uso de frases y palabras de carácter formulario que hacen el texto aún más complicado para los que no estamos acostumbrados a este tipo de texto.
    Por otro lado, esta estructura determinada, está pensada para facilitar su lectura. En la escena se muestra muy bien la de un contrato, que primero tiene los datos de las partes contratantes, luego las cláusulas y por último, el apartado destinado a las firmas. A medida que transcurre la escena, los hermanos Marx van rompiendo del contrato cada una de estas partes ya que no acaban de entenderlas, y como no las entienden, tampoco las necesitan. Finalmente se quedan con la parte de las firmas, aunque sin firmar.

  5. Cristina

    Estoy totalmente de acuerdo con mis compañeros.

    En este film de los hermanos Marx, se ve claramente una parodia en burla a la burocracia, con una finalidad crítica y burlesca a esta clase social.
    En el vemos el uso de algunos tecnicismos del mundo jurídico como por ejemplo: la cláusula, la parte contratante y el contrato.
    Pervive la objetividad y el uso de la tercera persona.
    El futuro de mandato es muy presente en este video.

    Personalmente, no me gustan los textos jurídicos porque están compuestos de un lenguaje muy restrictivo y perifrástico que provoca confusión y ambigüedad.

    Constantemente en el texto aparece un humor muy parecido al de Mihura, el autor de Tres sombreros de copa, ya que en el se parodia lo absurdo y contiene un humor se situación, de caracteres y verbal, como por ejemplo: la ruptura del papel y la lectura rápida por parte de un personaje.

  6. Toni Medina Peña

    Ha quedado claro que, si en algo estamos de acuerdo todos los compañeros que hemos comentado esta entrada, es en que este fragmento de la película de los Hermanos Marx, “Una noche de ópera”, es una clara burla satírica e irónica del lenguaje jurídico, ya que ningún hablante de la calle está acostumbrado a él, por lo que se le hace más difícil su comprensión.
    Analizando el texto más detenidamente, vemos que, en sí, el contrato que están dispuestos a firmar, no tiene contenido, es más, no dice más que obviedades (la parte contratante de la primera parte, será considerada como la parte contratante de la primera parte). Ese factor, hace que la comprensión del texto sea mil veces más complicada. A pesar de la exageración que utilizan los hermanos Marx para parodiar esta situación, cabe destacar, que en el mundo jurídico real, también se dan estos rodeos, entrando así en una contradicción con el objetivo de sus textos, ya que el fin de éstos, es hacer la comprensión más fácil y, sobre todo, que no tenga ambigüedad ninguna, pero, el resultado final, es todo el contrario, de forma que, si no contratas a un traductor (abogado), se hace imposible poder descifrar el texto por uno mismo. Este factor, en el texto, aparece mediante palabras técnicas que no aportan ninguna información nueva.
    Como ya dijimos en clase, el humor es muy parecido al que usa Mihura en su obra, podemos identificar los tres mismos tipos de humor, el humor de situación, que lo vemos en el vídeo, sobre todo al final, cuando aparece el hombre tirado en el suelo, el humor de caracteres, que está identificado con el representante del tenor, ¿Un representante que no sabe escribir, y muy probablemente, tampoco sepa leer?, y el humor verbal, que se encuentra reflejado en las frases como “segundas partes nunca fueron buenas” o cuando Groucho dice: “seguro que le va a gustar” y el representante contesta: “No, no me gusta nada”.
    De esta forma, es evidente que el texto de los hermanos Marx es muy jugoso, y da para un análisis muy exhaustivo.

  7. aleix

    En este video podemos ver un claro ejemplo de un texto administrativo en el contrato que le ha preparado Groucho al representante de un tenor muy famoso.
    Está claro que se puede observar como los textos administrativos habitualmente son difíciles de entender e incluso hasta pueden resultar en ocasiones ambiguos. En el video de los hermanos Marx se puede apreciar que los textos jurídico-administrativos tienen una estructura establecida, que en realidad lo que hacen es confundir al receptor del mensaje, al utilizar por ejemplo cinco oraciones para transmitir un mensaje que se puede expresar únicamente en media frase.
    Este tipo de textos además, utiliza muchos tecnicismos y expresiones para enriquecer lingüísticamente el mensaje como “ la parte contratante de la primera parte…” que lo único que hacen es como ya he dicho confundir al receptor.
    En resumen pues, los textos jurídicos administrativos en la realidad son iguales que en esta parodia de los hermanos Marx (tal vez no tan exagerados): rebuscados, ambiguos, y con muchos tecnicismos y expresiones cultas.
    En este video además, podemos ver también el humor de los populares hermanos Marx, que se asemeja con el de Mihura en el tipo de humor absurdo que utilizan: El verbal ( “ayer vi la segunda parte de un partido de fútbol y fue mejor que la primera”), el de situación (quiere que le dé un mono porqué tiene los brazos largos), y de caracteres (el representante no sabe leer ni escribir.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *