Arxiu de la categoria: ZOOLOGIA I BOTÀNICA

Els boscos d’Espanya, qui els ha vist i qui els veu.

El canvi climàtic fa la seva feina i canvia les espècies que creixen a cada zona. Cerdanyola del Vallès, 15 de desembre de 2017. Les espècies i el tipus de comunitats vegetals canvien responent tant a les característiques físiques del terreny, com a factors climàtics o humans. A les coníferes en general els afecten molt les sequeres llargues, i és per aquest motiu que espècies com el pi roig, millor adaptat a latituds fredes del nord d’Europa, han anat quedant relegades a zones humides i en cotes altes de les muntanyes. Això ha afavorit certs planifolis (arbres de fulla plana i ampla) com l’alzina, el coscoll i el roure martinenc

http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/178306/Los-bosques-de-Espana-quien-los-ha-visto-y-quien-los-ve Continua la lectura de Els boscos d’Espanya, qui els ha vist i qui els veu.

Descobert un pingüí prehistòric tan gran com una persona

Els investigadors han batejat la nova espècie de pingüí amb el nom de Kumimanu biceae. En maorí, l’idioma parlat per la població indígena de Nova Zelanda, kumi és un monstre mitològic gegant, i manu significa au.

http://www.lavanguardia.com/ciencia/planeta-tierra/20171212/433590872084/pinguino-prehistorico-gigante-kumimanu-biceae.html

Hace algo más de 50 millones de años, en lo que hoy es Nueva Zelandaexistían pingüinos tan altos como personas. Medían más de 1,70 metros de altura, pesaban unos cien kilos y reinaban como depredadores en el mar.

Son las conclusiones de un equipo de paleontólogos liderados desde el Museo de Nueva Zelanda Te Papa Tongarewa en Wellington (Nueva Zelanda), que ha hallado restos de una nueva especie de pingüino gigantede hace entre 60 y 55 millones de años en una playa de la isla sur de Nueva Zelanda. Según publican hoy en la revista Nature Communications , el descubrimiento arroja luz sobre la evolución de estas aves.

El ‘Kumimanu biceae’ es uno delos pingüinos más grandes y más antiguos hallados hasta la fecha.

Los investigadores han bautizado la nueva especie de pingüino con el nombre de Kumimanu biceae. En maorí, el idioma hablado por la población indígena de Nueva Zelanda, kumi es un monstruo mitológico gigante, y manu significa aveBiceae es un homenaje a Beatrice Tennyson, la madre del paleontólogo que ha liderado la investigación, Alan Tennyson, en agradecimiento por despertar su interés por la búsqueda de fósiles cuando era joven.

Los paleontólogos han hallado sólo algunos fragmentos del esqueleto del Kumimanu biceae, entre los que se encuentran parte de un hombro y de un ala, un fémur y algunas vértebras. El fémur, de 16 centímetros de longitud, les ha permitido estimar el tamaño de esta especie de pingüino: el ejemplar hallado medía 1,77 metros de altura y pesaba 101 kilos. Se trata de una de las especies de pingüino más grandes conocidas hasta el momento, y también es uno de los fósiles de este tipo de aves más antiguos.

Comparación de tamaño del 'Kumimanu biceae' con un hombre adulto
Comparación de tamaño del ‘Kumimanu biceae’ con un hombre adulto (G. Mayr/Senckenberg Research Institute)

Hace 55 millones de años, los pingüinos gigantes no eran una anomalía: varias especies de estas aves desarrollaron gigantismo a la vez, pero de forma independiente, poco después de cambiar la capacidad de volar por el nado. Esta adaptación ocurrió también justo tras la extinción de los grandes reptiles marinos, algo que los investigadores piensan que no es una casualidad. Al extinguirse los grandes depredadores que gobernaban los mares, quedó un nicho vacío que conquistaron los pingüinos. Cuanto más grandes eran, mayor éxito tenían como depredadores. Y al no tener que conservar un cuerpo ligero para volar, estas aves pudieron crecer más que otras especies voladoras.

Pero el reinado marino de los pingüinos gigantes no duró para siempre. Su hegemonía llegó a su fin hace algo más de 20 millones de años, cuando otros animales empezaron a competir por su lugar en el ecosistema. “La desaparición de los pingüinos gigantes coincide con el origen de los mamíferos marinos”, escriben los científicos en Nature Communications. Delfines, ballenas y focas arrebataron el trono a los pingüinos como gigantes del océano, y las especies más pequeñas de estas aves tuvieron más posibilidades de sobrevivir en un entorno más competitivo. Es por eso que los pingüinos de hoy en día ya no son tan altos como las personas.

Los pingüinos gigantes conquistaron los mares después de la extinción de los grandes reptiles marinos, pero desaparecieron cuando aparecieron los primeros mamíferos marinos

 

Pesquen al Canadà una llagosta amb el logo de Pepsi tatuat en una pinça

Ningú sap com ha passat aquest fet insòlit. El logo sembla venir d’una foto impresa, però el paper s’hauria deteriorat en l’oceà. Alguns creuen que la llagosta podria haver crescut en una llauna que hagués acabat al fons de l’oceà. Altres especulen que part d’una caixa de Pepsi podria haver acabat enganxada a la llagosta d’alguna manera. 

El fet és que entre cinc i 13 milions de tones de plàstic acaben en els oceans cada any, que acaben sent ingerits per aus marines, peixos i altres organismes. Això només és responsabilitat nostra.

http://www.eldiario.es/theguardian/Pescan-Canada-langosta-Pepsi-tatuado_0_713579176.html

La contaminación de los océanos por el vertido de residuos vuelve a estar sobre la mesa después de que un buque de pesca canadiense encontrara una langosta con el logo de Pepsi grabado en una de sus pinzas. Continua la lectura de Pesquen al Canadà una llagosta amb el logo de Pepsi tatuat en una pinça

Trobats 215 fòssils d’ous de pterosaure a la Xina

Els pterosaures no són dinosaures, ni tan sols pertanyen al seu grup evolutiu, ja que els únics supervivents d’aquest són les aus modernes. Per contra, els pterosaures es consideren rèptils voladors i les espècies vives més properes a ells són els llangardaixos, les serps i els cocodrils.

http://www.elperiodico.com/es/extra/20171201/huevos-dinosaurio-pterosaurio-china-6462694

215 huevos fosilizados de pterosaurio han sido descubiertos en China. Este último descubrimiento ha permitido obtener nueva información sobre el primer animal vertebrado que conquistó el aire hace algo más de 100 millones de años. Un estudio de la revista Science ha permido averiguar cómo vivía y se comportaba una de las especies más curiosas de antaño.

El hallazgo ha tenido lugar en la región de Hami (situada al noroeste de China) y se trata de la mayor concentración de huevos de vertebrados extintos conocida hasta el momento. Este descubrimiento no solo es espectacular por la cantidad de material encontrado, sino que también por su calidad. Muchos de los fósiles de huevos están en un gran estado de conservación y esto ha permitido sacar nuevas e importantes conclusiones sobre los pterosaurios.

Las crías no sabían volar

Continua la lectura de Trobats 215 fòssils d’ous de pterosaure a la Xina

El canvi climàtic empeny les espècies invasores

L’home és l’espècie que està modificant els ecosistemes del planeta.  L’actuació de l’ésser humà ha trastocat totes les lleis i vies migratòries habituals, provocant una ‘barreja’ heterogènia de fauna i flora. A més, el canvi climàtic ha agreujat la situació. L’instint de cada espècie busca sempre la seva supervivència competint amb les ja existents al territori. Els efectes col·laterals són moltes vegades impensables.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=234675&titular=el-cambio-clim%E1tico-empuja-a-las-especies-invasoras-

El cambio climático, provocado por la industrialización de nuestra sociedad, está modificando la estructura y la función de la biosfera y se manifiesta de múltiples maneras. Además del calentamiento de la atmósfera y los océanos, los eventos extremos como inundaciones, sequías y olas de calor son cada vez más frecuentes e intensos. Las estaciones se adelantan y retrasan y la variabilidad climática de las condiciones promedio sigue creciendo, tanto a nivel local como globalmente.

Cangrejo americano. Foto: José Ignacio López-Colón y José Luis García Cano.

Estos fenómenos están causando una nueva distribución espacial de los climas en la Tierra. Las especies tratan de adaptarse a los cambios en sus áreas de residencia y otras se dispersan en busca de su clima nativo. Ambas capacidades, adaptación y movilidad, definen su grado de vulnerabilidad y son la clave de que haya especies ganadoras y perdedoras ante el cambio climático [1] [2] [3] . Continua la lectura de El canvi climàtic empeny les espècies invasores

Les vespes asiàtiques arriben a la Costa Brava

La vespa asiàtica està envaint a un ritme d’uns 50 quilòmetres a l’any la zona nord del país, una voraç espècie que captura entre 25 i 50 abelles diàries, i a més, genera importants perjudicis al sector apícola, atès que acaba amb els ruscs en poc temps .

L’ésser humà “cada vegada estarà més exposat a la seva picada”, ja que aquest insecte, que s’expandeix a Espanya a un ritme d’uns 50 quilòmetres a l’any, busca la humitat i les temperatures suaus, el que l’apropa a les àrees urbanes ja la franja litoral.

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20171126/433202478137/las-avispas-asiaticas-llegan-a-la-costa-brava.html

La avispa asiática, el gran depredador de abejas que llegó a Catalunya en el 2012 y que se ha convertido en una auténtica plaga, ha llegado a la costa. A principios de noviembre se detectó un nido de unos 40 centímetros de diámetro en un acantilado de Lloret de Mar, entre las calas Canyelles y Llevadó, en la Costa Brava, una ubicación inaudita para una especie que suele optar por otros hábitats, como bosques de ribera, y que acostumbra a anidar en las ramas más altas de los árboles.

La avispa asiática ataca en grupo y puede ser muy agresiva si percibe peligro

Continua la lectura de Les vespes asiàtiques arriben a la Costa Brava

Gairebé 600 óssos polars s’acumulen en una illa russa per falta de gel a l’Àrtic

El canvi climàtic està provocant una reducció de la superfície gelada en aigües de l’oceà Àrtic i els óssos es desplacen a les illes, competint amb l’escàs menjar disponible i posant en perill a les poblacions humanes de la regió.

Els passatgers d’un vaixell turístic observen un grup de 200 óssos alimentant d’una balena morta costat de la costa
El canvi climàtic obliga els óssos a modificar la seva conducta, i posa a l’espècie en perill d’extinció

http://www.lavanguardia.com/natural/20171123/433095958469/acumulacion-osos-polares-isla-wrangel-artico-rusia.html?facet=amp

Los pasajeros del barco turístico pensaron que se acercaban a una pequeña isla con placas de hielo pero en realidad, las manchas blancas que observaban eran los aproximadamente 200 osos polares que se acumulaban en la costa de la isla Wrangel, en Chukotka (Rusia). En total, los expertos calculan que en Wrangel se acumulan este año casi 600 osos polares, más del doble de la cifra habitual hace dos décadas. Continua la lectura de Gairebé 600 óssos polars s’acumulen en una illa russa per falta de gel a l’Àrtic

Passar temps a prop d’arbres millora la salut física i mental

Sens dubte, els arbres són uns dels més importants aliats de la vida que té l’ésser humà. I, moltes vegades, es veuen sotmesos a vexacions terribles, que comprometen l’ecosistema. Persones molt diferents en fan referència:

“Un arbre és el nostre contacte més íntim amb la natura” deia Kahlil Gibran.

“Els arbres són poemes que la Terra escriu al cel. Els tallem i els convertim en paper, per poder deixar constància del nostre buit”. Va dir John F. Kennedy.

Els boscos no només són la nostra llar sinó que formen part de nosaltres mateixos.

http://elasombrario.com/cerca-arboles-mejora-salud/

Un mes después de los terribles incendios que asolaron Galicia, ‘El Asombrario Recicla’ mira a los bosques, los reivindica. Hablamos con dos expertos que nos explican su valor como fuente de vida, equilibrio y salud. Un estudio de la FAO ha subrayado: “Pasar tiempo cerca de árboles mejora la salud física y mental al aumentar el nivel de energía y la velocidad de recuperación, al tiempo que disminuye la presión arterial y el estrés”.

En uno de los pasajes más conocidos de Walden, escribe Thoreau: “Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentándome solo a los hechos esenciales de la vida, y ver lo que la vida tenía que enseñar, no fuera que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido”. Thoreau, uno de los filósofos más heterodoxos y fundamentales del mundo contemporáneo, dejó su casa de Concord en 1845 y se instaló en una cabaña cerca del lago Walden. No se fue a jugar a la vida sino a buscarla intensamente, en toda su plenitud. Estuvo allí poco más de dos años y, a su vuelta, escribió un ensayo sobre su experiencia en los bosques cuya influencia no ha dejado de crecer con el tiempo. El autor norteamericano, en el siglo XIX, en plena Revolución Industrial, pone el dedo en la llaga sobre muchos temas que hoy son el centro de nuestra civilización. Thoreau, uno de los padres del ecologismo, nos demuestra que es posible vivir de otra manera y que esa otra manera necesariamente ha de contar con la naturaleza, con los bosques.

He recordado este libro, huésped permanente de mi mesita de noche, después de los incendios que asolaron Galicia en octubre. Sí, han pasado unas semanas y aunque los políticos y los medios de comunicación insistían en que no podíamos olvidar lo que había pasado, lo hemos olvidado ya. Sirvan estas líneas para recordárnoslo.

Como nos enseñó Thoreau, los bosques no solo son nuestro hogar sino que forman parte de nosotros mismos. Cuando se queman, por tanto, es como si también nos quemáramos un poco con ellos. Creo que los costes de un incendio son en realidad incuantificables, ¿se puede cuantificar la vida?, pero para que los lectores sepan de qué hablamos cuando hablamos de un incendio, he conversado con Diana Colomina, coordinadora de Restauraciones Forestales de WWF España, una de las organizaciones ambientalistas que más trabajan para la conservación de la naturaleza en nuestro país.

“Tras el paso del fuego se destruye la cobertura vegetal, árboles y matorrales quedan arrasados. La vida también se ve mermada, los animales o han muerto o han huido porque no quedan zonas de refugio, cría o nidificación para ellos. Y esto provoca cambios incluso en el clima local o regional. Pero uno de los impactos ecológicos en los que pocos caemos y que es la base para la recuperación del ecosistema es la pérdida de suelo. Un centímetro de suelo tarda mil años en formarse y apenas unos días en perderse tras un incendio. El suelo pierde nutrientes y en cuanto empiezan las lluvias se ve arrastrado hasta los cauces de los ríos. Así que los ríos reciben los sedimentos , que caen de las laderas y se colmatan o contaminan”, me cuenta Colomina.

Si queremos ganarle la batalla a los incendios forestales, me explica esta experta, “necesitamos que los bosques sean menos vulnerables al paso de las llamas”. “Y una de las soluciones pasa por invertir más y mejor en prevención. Hasta el momento, el modelo vigente de lucha contra incendios ha estado basado en grandes inversiones en extinción, quedando las actuaciones de prevención en un segundo plano. La inversión en extinción es de alrededor del 80% del presupuesto de lucha contra incendios, frente al 20% destinado a prevención. Esta última no puede verse como un gasto, sino como una inversión a futuro, porque hay montes que pueden apagarse 20 años antes de que se produzcan”.

Una inversión a futuro, dice Colomina. No creo que quienes toman las decisiones piensen más allá de las próximas elecciones. Y, sin embargo, perdemos mucho si no lo hacemos. Si los costes de un incendio en realidad son incalculables, los beneficios también.

“Sin bosques no hay vida”, me dice esta experta. “Mantener en buen estado de conservación nuestros bosques (lo que incluye plantar árboles) es garantizar la calidad de vida, no sólo de las generaciones presentes, sino también de las generaciones futuras. Porque los bosques son almacenes de biodiversidad, son esenciales para regular el ciclo del agua y producir agua de calidad, producen oxígeno, son herramientas fundamentales en la lucha contra el cambio climático (son sumideros de CO2 y por lo tanto mitigan el cambio climático), nos proveen de madera, papel, alimentos y medicinas (hojas, frutos, bayas)”, explica Colomina.

“Pasar tiempo cerca de árboles mejora la salud física y mental al aumentar el nivel de energía y la velocidad de recuperación, al tiempo que disminuye la presión arterial y el estrés, según la FAO”, me recuerda Colomina. Aunque basta con dar un paseo por un bosque cercano para comprobarlo.

Ha llegado el otoño en el calendario, si es que acaba de llegar en la naturaleza, y es un placer poder pasear entre los árboles, disfrutar con el cromatismo que nos trae esta estación, con el silencio y la sensación de cobijo que nos dan los bosques.

Si estar en contacto con los árboles es bueno para nuestra salud, plantarlos también. En WWF España tienen un programa para voluntarios y he conversado con uno de ellos, Juan López Quiroga. Hijo de agricultores, tendría 10 o 12 años cuando participó en la primera plantación de árboles. Ahora lleva en el programa de WWF más de diez años y, durante este tiempo, ha puesto en tierra al menos 2.000 plantones de árboles y arbustos. ¿Qué beneficios crees que te ha aportado?, le pregunto. “Muchos e impagables. Más allá de sentirte involucrado en la protección del medioambiente y de sentir el orgullo de haber contribuido a la restauración de zonas quemadas, deterioradas o en recuperación, tienes muchos privilegios al participar en estas actividades. Puedes sentir un águila imperial pasándote a pocos metros sobre la cabeza, escuchar la berrea en medio de un parque nacional, ver amaneceres, puestas de sol y cielos estrellados increíbles en mitad de parajes donde no se ve ni se siente la civilización. Hay miles de momentos que se te quedan en la memoria y que no tienen precio”.

Vuelvo a los libros de Thoreau y pienso que esta sociedad en la que vivimos estaría menos enferma, necesitaríamos menos pastillas para dormir y seguir adelante, inmersos en un ritmo frenético, si estuviéramos más en contacto con los bosques, si los defendiéramos como defenderíamos nuestro hogar de un intruso. Y recuerdo una de las reflexiones finales del escritor norteamericano en Walden(reeditado hace poco por Errata Naturae): “¿Por qué hemos de apresurarnos desesperadamente por triunfar en empresas desesperadas? Si un hombre no marcha al mismo paso que sus camaradas, probablemente esté escuchando otro tambor. Que camine al mismo ritmo que esa música, aunque sea más comedida y lejana”.

Per a un animal en perill d’extinció, un incendi o un huracà poden significar la fi

Article aparegut al diari “The New York Times”, font original. Els fenòmens extrems climàtics, que ocasiona l’escalfament global, i que ens afecten a totes les persones, produeixen efectes col·laterals que no sempre són visibles a simple vista. El diari dedica un article especial a la pèrdua de biodiversitat que acompanya el canvi climàtic. L’esquirol vermell, el mussol clapejat, el gall de les praderies o l’esparver són algunes de les espècies a punt de perdre.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=233631&titular=para-un-animal-en-peligro-de-extinci%F3n-un-incendio-o-un-hurac%E1n-pueden-significar-el- Continua la lectura de Per a un animal en perill d’extinció, un incendi o un huracà poden significar la fi

La simptomàtica desaparició de les aus comunes a Espanya

Ens quedem sense ocells. El nombre d’espècies d’ocells comuns, com orenetes, pardals, perdius i tórtores estan en declivi, gairebé s’ha triplicat en els últims deu anys, segons dades de SEO / Birdlife.

Aus tan comuns com l’oreneta perd un 24,6% dels seus individus a Espanya, el falciot  34,43%, l’alosa comuna el 34,7%, l’abellerol un 17,3% i el pardal, l’au més associada a l’ésser humà, descendeix un 15%.

http://www.publico.es/sociedad/medio-ambiente-sintomatica-desaparicion-aves-comunes-espana.html Continua la lectura de La simptomàtica desaparició de les aus comunes a Espanya