Arxiu de la categoria: BIOLOGIA

Pràctiques biologia

Aquestes són les set noves espècies que estan en situació crítica

Aquestes espècies han estat declarades aquest dilluns “en situació crítica” després de la reunió de la Conferència Sectorial de Medi Ambient (CSMA ) presidida per la ministra Isabel García Tejerina.

Potser si que la sisena extinció massiva ja està en marxa …

El Xarxet marbrenc “Cerceta pardilla” (Marmaronetta angustirostris)

Estepes  “Jara de cartagena ” (Cistus heterophyllus)

 

Trenca “Alcaudon chico” ( Lanius minor )

 

Nàiade auriculada “Nàiade auriculada” (Margaritifera auricularia)

Visó europeu “Visón europeo “(Mustela lutreola )

Nacra comú “Nacra común” (Pinna nobilis )

Gall fer “Urogallo cantàbrico“(Tetrao urogallus cantabricus)

http://www.elperiodico.com/es/medio-ambiente/20170726/las-siete-nuevas-especies-que-se-encuentran-en-situacion-critica-6191016

Tres aves, dos moluscos, un mamífero y un arbusto son las nuevas especies catalogadas “en situación crítica” en España: un peligroso club que abarca casi 200 muestras de flora y fauna cuyo futuro está seriamente amenazado.

Animales como el oso pardo, el lince ibérico, la foca monje o la cigüeña negra son los primeros que vienen a la mente al pensar en especies en riesgo de desaparición pero lo cierto es que, de las 192 incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, la mayor parte (127) son vegetales

El resto son aves (21), invertebrados (18), peces (10), reptiles (7), mamíferos (7) y anfibios (2), a los que hay que sumar otras 134 especies en situación de “vulnerable” y 615 más “en régimen de protección especial”. Continua la lectura de Aquestes són les set noves espècies que estan en situació crítica

Què cal fer si et pica una medusa?

Les meduses s’alimenten principalment de plàncton, crustacis, ous de peixos, altres meduses i peixos petits, pel que són considerats animals carnívors. Una part de les poblacions de meduses que han crescut notablement en els últims anys, són espècies invasives que vénen des d’altres hàbitats com les zones centrals i orientals de la Mediterrània. Quan les meduses ocupen algun territori, és poc probable que els peixos es restableixin allà, ja que les meduses poden alimentar-se dels seus ous i larves. L’augment del nombre de meduses, és senyal que l’ecosistema no està funcionant bé, hi ha un excés de nutrients.

Les meduses posseeixen un mecanisme de defensa natural, cada vegada que se senten en perill o entren en contacte amb alguna cosa els seus tentacles alliberen toxines. És per això que molta gent li té por a les meduses, i tenen fama d’atacar viciosament a les persones a l’aigua.

No obstant això, la majoria de la gent no entén que és una reacció natural, i la medusa no és un depredador dels éssers humans, de fet, ni tan sols té cervell. Estan, naturalment, dissenyats per alliberar toxines a través dels seus tentacles en entrar en contacte amb alguna cosa o algú. Aquesta toxina pot causar dolor, inflamació i emmalaltir a un ésser humà que resulti ser al lloc equivocat en el moment equivocat.

L’Associació Espanyola de Pediatria aconsella aplicar localment una solució amb alcohol al 60% o amoníac diluït en aigua abans d’extirpar els fragments d’espícules que puguin haver-se adherit a la pell. Els pacients també poden prendre analgèsics per via oral o tòpica per rebaixar el dolor i, en funció de la gravetat, es poden prescriure antihistamínics i corticoides. Per tal de rebaixar la inflamació i el dolor, és també possible utilitzar una bossa de gel -sense aplicar el gel directament i sense fregar la pell-, que de ben segur ens alleujarà una mica la regió afectada. Continua la lectura de Què cal fer si et pica una medusa?

Meduses, plàncton i ciment: el Mar Menor està a l’UVI

Els abocaments de les explotacions agrícoles, la massificació urbanística i l’augment de temperatura han alimentat el fitoplàncton, que  deixa la llacuna amb aspecte de puré de menjador d’escola grumollós i fosc…

Destaquem algunes declaracions:

“…-Meter el pie es como pisar una ciénaga-, describe uno.
-Cuando llegamos, a finales de los 90, veías las ostras desde arriba-, rememora su mujer.
-Ésta era una de las mejores playas de España-, anota un tercero.
Y ya ni nos bañamos…”

https://amp.elmundo.es/papel/historias/2017/07/24/5971e18bca47411d0b8b462a.html

Se lo dijeron las medusas. Llegaron como una plaga. Los bañistas no podían ni dar dos brazadas. Las picaduras eran corrientes. La orilla, una pista de gelatina. Un veraneante de aquellos años lo recuerda con humor: «¡Exagerao, nos las tirábamos a la cabeza o se las intentábamos meter dentro del bañador a los colegas!».

En realidad, aquello no tenía nada de cómico. El aumento de medusas era un aviso de lo que estaba pasando en el Mar Menor. Uno de los síntomas de una enfermedad que puede acabar con él. Y en lugar de prevenir las causas, se optó por un remedio muy de aquí: poner un parche. ¿Para qué investigar a qué se debía la invasión? Se instalaron unas redes que acotaban las playas y permitían el chapuzón. Listo.
Hoy siguen las redes. Y siguen las medusas, claro. En mucha menor medida y recluidas en una cárcel de nailon y rocas. Ya no hay juegos adolescentes con el bicho en la ropa interior, como tampoco hay apenas movimiento dentro del agua. Ahora, años más tarde de esa repentina llegada masiva que se empezó a apreciar en los 90, mojar el pie ya no implica exponerse al latigazo del animal marino. Es una cuestión de agallas.

Este pedazo de costa murciana, con 135 kilómetros cuadrados y una población estacional que oscila entre las 100.000 personas en invierno y las 400.000 en verano, sufrió el año pasado una de las peores crisis ambientales de su historia. Los vertidos de las explotaciones agrícolas, la masificación urbanística y el aumento de temperatura se conjuraron para alimentar al fitoplancton, que dejó la laguna con aspecto de puré de comedor de colegio: grumoso y oscuro. A ratos incluso como con brillantina de aceite.
Meses después, al inicio de este verano, nadie tiene fe en haber dejado atrás dicha crisis. Aunque lo cierto es que el agua parece clara y la normalidad se palpa: una tímida brisa remueve las cabelleras expuestas al sol, el aroma a fritanga reboza los chiringuitos y algunos señores lozanos juegan partidas de cartas a la sombra (o a lo que en diccionario define teóricamente como sombra, pues nada consigue mitigar los 40ºC). Eso sí: ninguno de los que se entretienen con los naipes chapoteó aquí el verano pasado.

Dudan de si lo harán éste. El miedo a que pase lo mismo que en 2016 persiste. La administración local ha presupuestado para todo 2017 más de millón y medio de euros en estudios y obras para que no vuelva a aparecer la sopa verde. Hace unas semanas, sin embargo, 30 niños tuvieron que ser atendidos por dermatitis urticaria, según el periódico local Siete Días Jumilla. Grupos ecologistas, investigadores y colectivos locales avisan: «El Mar Menor es como un paciente en la UVI. No está muerto, pero tampoco vivo. Se le monitorizan las constantes sin saber qué va a pasar».
Quien hace la analogía es Celia Martínez, ingeniera agrónoma de 43 años, frente a la playa de Santiago de la Ribera. Precisamente en San Javier, la localidad a la que pertenece este rincón del norte del Mar Menor, ejerció unos meses de concejal de Medio Ambiente por el PP, aún en el gobierno. Antes de hablar, se fija en las medusas. «Todavía no han puesto las redes», masculla mirando a la arena, donde un niño corretea mientras su madre se echa crema. Al minuto, Martínez comienza a analizar la trayectoria de esta reserva mediterránea, que presume de ser la laguna hipersalina más grande de Europa.
«Aquí se cambió en los años 80 la agricultura de secano por la de regadío», cuenta ya en el coche, señalando zanjas e invernaderos que se pierden hacia el interior. Nos dirigimos a la Rambla del Albujón, cuya desembocadura llegó a verter en enero 500 litros de agua por segundo. Por el camino, algunos campos de golf y urbanizaciones a medio hacer. «Un descalabro», suspira. Souvenirs de la Edad del Ladrillo.
«En años como el pasado, con muchas lluvias, todo el agua de los cultivos iba a parar a la laguna, y ésta se llenó de nutrientes», prosigue Martínez, que también es una de las fundadoras de la Plataforma por el Mar Menor, iniciativa ciudadana surgida a raíz del desastre. «El fitoplancton se nutrió tanto que se reprodujo desmesuradamente, ahogando al mar. La luz dejó de penetrar en el fondo y se murió gran parte de la pradera del fondo».
La ingeniera lo explica señalando al horizonte. El paisaje de melonares y campos de pimiento o tomates se difumina en escombros y fango. Poca vida acuática y nada de medusas, claro: como dominó que es la naturaleza, el ecosistema se vio alterado.


Javier Arcenillas

De esa transformación en la forma de cultivar y en la fisionomía del lugar hablará más adelante Fran Turrión, hidrogeólogo de 53 años. Según dice, para entender el Mar Menor y la provincia de Murcia hay que fijarse en el agua. El trasvase del Tajo-Segura, que cumple casi tres décadas, regó unas tierras de acuíferos llenos. «En los 70, el agua de la huerta se quedaba en ellas», cuenta. «Se apostó por los invernaderos para tener hasta tres cosechas al año, pero, sin el colchón que había antes para las precipitaciones, el caudal está migrando a la laguna… Es un agua muy salina. Montaron pozos y desalinizadoras, pero algunos están por terminar. Encima culparon a los agricultores, a los que les habían animado a cambiar su método. Es como si construyes un alcantarillado deficiente y luego dices que el problema es que la gente tira de la cadena».
Los nitratos, además, han cebado a los organismos marinos. «Hubo un momento en que todo estaba lleno de medusas, como si estuvieras dando de comer a los pollos», afirma Turrión, amante de las comparaciones. «Luego las mataron y fue el fitoplancton el que proliferó… El futuro lo veo como marear la perdiz. Los que están aquí y los que vienen quieren recuperar su agua cristalina. Y ningún problema medioambiental se ha solucionado enfrentando a las partes».
El club marítimo de Los Nietos fue hace años un modesto muelle de maderos. Dársenas de yates y pequeñas embarcaciones ocupan ahora un espacio importante dentro del agua. Un paseo de hormigón permite el paso a los socios. El restaurante acoge a parroquianos jóvenes que apuran el digestivo de mediodía. En sus recovecos se acumulan plásticos y espuma. Huele a alga y brea. Un pájaro yace muerto en la tierra. Varios niños vuelan una cometa. Nadie juega con las olas.
«Antes buceabas sin necesidad de gafas. Cogías los berberechos con las manos. Era como el Caribe», rememora la ex concejal Martínez, que ve «contradicciones» en la actuación política. «Por un lado, se jactan de protegerlo; por otro, benefician la construcción o el cultivo intensivo».
Hay que saber, para contextualizar, que la gestión del Mar Menor se reparte entre cuatro ayuntamientos: San Pedro del Pinatar, San Javier, Los Alcázares y Cartagena. Que está separado del Mediterráneo por una lengua de tierra de 22 kilómetros conocida como La Manga. Y que su actividad económica, según datos del INE en 2008, se basa en el turismo y el comercio (67%), la industria (13%), la construcción (12%), la agricultura y la pesca (5%) y la energía (3%). Punto de encuentro de la gente del mar desde tiempos inmemoriales, marjal de cañiceras y molinos, el Mar Menor es hoy la apoteosis del turismo del pelotazo.

De parecerse a los paisajes de Blasco Ibáñez y su barro latifundista ha pasado a mimetizarse con la cloaca de corruptelas y abusos medioambientales retratada por Rafael Chirbes en sus novelas Crematorio y En la orilla: el paro se sitúa en el 19,3% y la renta per cápita es casi la mitad que la de Madrid. Además, las fotografías de verjas y fondeaderos a pie de agua han sido sustituidas por postales de moles color salmón.
«Un desastre», en palabras de Juan, basurero de 32 años. «Está para no bañarse. Parece un pozo», lamenta en la barra de un bar. El biólogo Pablo Castejón, que apura un sorbo de lata de cerveza mientras se embadurna de lodo, aprueba la observación: «Lo veo muy jodido. Buceo y quiero intentar meterme este año, porque el pasado no se veía nada».
Estamos de nuevo en el norte, en San Pedro del Pinatar. Castejón y su grupo de amigos se rebozan en un légamo conocido por sus supuestas propiedades beneficiosas para la piel. El aclarado será en el Mediterráneo, a unos kilómetros, aunque a unos pasos tengan el Mar Menor. A sus espaldas, la silueta de un hotel recorta la perspectiva de los flamencos rosados del Parque Natural de Salinas y Arenales. «Hay aves, y eso es que hay comida. Es fantástico», sostiene optimista la guía Natalia Kravchenko, moscovita de 35 años con más de un lustro de residencia aquí.
José Miguel Cerezo, de 46 años, otro experimentado veraneante en la zona, señala que este aumento de la fauna se debe a una curiosidad: «El langostino del Mar Menor, que sale de forma contada dos veces al año, se compra en lonja y cuesta 60 euros por kilo, el año pasado lo vendían hasta en el Mercadona. Y por 20 euros. Había una barbaridad». Se puede comprobar en informaciones aparecidas en medios locales: estaabundancia llegó a provocar un enfrentamiento entre pescadores, que cifraron en 786 kilos la mercancía. Récord histórico.
¿Y este año? Independientemente de a quién se le pregunte, las mayores preocupaciones recaen en el futuro del mar y, por consiguiente, en el turismo y los cultivos. Cada uno de los pilares básicos de su entramado social (asociaciones que han levantado la voz, agricultores, científicos y ejecutivos de la comarca y provincia) empujan en direcciones opuestas.

Desde la Consejería de Turismo, Cultura y Medio Ambiente de Murcia justifican que, debido a la crisis, se ha realizado la mayor inversión en obras y estudios desde hace años. El Mar Menor, responden desde la Dirección General, ha sufrido un gran ataque, pero la transparencia del agua es mayor. Una gráfica muestra esa mejora en 14 estaciones, donde hay una visión de hasta tres metros de profundidad. «Claro, que si alguien quiere sacar mierda, la va a encontrar hasta en el Reina Sofía», aducen fuentes del organismo.
Según el Gobierno de la Región de Murcia, la situación vivida el verano pasado “ha sido revertida gracias a las actuaciones extraordinarias y el impulso de medidas planteadas por los expertos y científicos para su solución definitiva”. En concreto, este año se van a invertir 21 millones de euros en más de 40 medidas y, a largo plazo, contemplan un plan de recuperación con un presupuesto de otros nueve millones para la investigación de más de un centenar de especialistas hasta 2020. “Esta mejora queda patente en indicadores de niveles como la clorofila y la turbidez del agua que se encuentran en valores mínimos desde agosto de 2016”, recalca una portavoz.
Juanma Ruiz, investigador del Instituto Español de Oceanografía, en cambio, es categórico: «El Mar Menor ha sido severamente dañado. Que el agua esté transparente no tiene que ver con que el ecosistema esté mejor. Hablar de recuperación es demasiado eufemístico. El 85% de la pradera ha desaparecido». Ruiz, biólogo marino de 50 años y con 13 años de trabajo en el terreno, cree que, como en cualquier engranaje, toda pieza tiene una función única. Si ésta se retoca o cambia, el resto falla. «La superficie agrícola de regadío se ha multiplicado entre cuatro y cinco veces en los últimos años. Sus vertidos llenaron el mar, y estamos en un bucle que puede repetirse en cualquier momento», argumenta. «Revertir la situación a corto plazo va a ser difícil. Y está en juego un hábitat y un patrimonio natural imprescindible e irremplazable».
Con o sin medusas, las banderas azules que simbolizan la buena calidad del agua ya no ondean en ninguna playa del Mar Menor. La turbidez, según alegó el Instituto de Turismo, ha sido la causa de la retirada de 19 enseñas. Una de ellas en La Manga, cúspide de ese desarrollo enfurecido del Mar Menor que ofreció sol y playa a la nueva clase media española.
«Mis amigos flipaban de cómo estaba el agua», exclama en la puerta de su casa Onésimo Hernández, profesor de la Universidad de Murcia de 34 años. «Nadie dice nada porque no se puede hablar mal de la agricultura o la construcción en Murcia, que somos la huerta de Europa, pero creo que deberíamos ir hacia un modelo más sostenible».
A unos metros, en Playa Honda, un grupo de jubilados rompe su silencio vespertino con un proyectil de lamentos. Son manchegos de entre 65 y 70 años, residentes en Madrid y con apartamento en la zona desde hace más de una década. Su asueto de atardecer y helado se quiebra de repente, como si estuviesen esperando una tarjeta con un tema para iniciar conversación:

Meter el pie es como pisar una ciénaga-, describe uno.
-Cuando llegamos, a finales de los 90, veías las ostras desde arriba-, rememora su mujer.
-Ésta era una de las mejores playas de España-, anota un tercero.
Y ya ni nos bañamos. Ponen las redes contra las medusas desde el primero de junio, pero siguen las algas. El año pasado vino mucha gente. Éste creo que sólo vamos a estar los propietarios-, aporta otra.
-¡Buah, es que olía el bañador que escocía!
-Nos iban a hacer un parque, pero hablé el otro día con…
Se anima la charla y Vicente Carrión, presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) del Campo de Cartagena, expone su punto de vista: «Todas las leyendas que han alimentado esto no están basadas en datos científicos», comenta el labrador. «Nos han querido culpar a nosotros de todo. Y no se ha construido la infraestructura prometida. Entre el ministerio, los ayuntamientos y el gobierno autonómico han ido eludiendo sus responsabilidades y, unos por otros, la casa sin barrer», se queja. «El campo de aquí se caracteriza desde siempre por el regadío, por eso hay molinos, aunque con las lluvias pasara lo del invierno anterior. Éste, sin embargo, las aguas están más claras porque ha sido normal ¡y hay previsión de que haya más medusas!».
Delatoras de la salud de su hábitat natural, las medusas aparecen en cada diálogo. Hasta Miguel Ángel Esteve, profesor de Ecología de la Universidad de Murcia, las menciona: «A finales de los 90 llegaron a ser 90 millones de ejemplares. Por entonces ya habíamos notado cambios en los humedales de la periferia de la laguna, por la entrada masiva de aguas ricas en nutrientes. Las medusas, los humedales y las praderas del fondo de la laguna han sido los mecanismos de defensa frente a la contaminación agrícola», expresa. «Desgraciadamente, la administración sólo se dedicó a eliminar medusas por sus efectos en la calidad del baño, sin intervenir en el origen del problema. Era como dar ibuprofeno a quien tiene cáncer», concluye gráficamente.
«Por suerte, el Mar Menor no está agonizando. Ha sufrido fuertes presiones, pero mantiene su capacidad de respuesta. Los fosfatos están muy bajos, los nitratos también y todos los mecanismos de actividad ecológica van recuperándose», defiende Ángel Pérez Ruzafa, de 59 años, catedrático de Ecología de la Universidad de Murcia. «Lo peligroso es que se sobrepase un punto de no retorno, pero va a tener mayor resistencia a las recaídas y, como todo sistema libre, tiene sus altibajos… Lo bueno es que el agua siempre ha sido apta para el baño, aunque le fallara el atractivo. Y hemos aprendido que la ciudad turística no es lo primero, que sin un ecosistema sano lo que hay alrededor se cae».
Alrededor están las miles de hectáreas de cultivos con las que se identifica a la región. El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca (FAVCAC), Ángel Monedero, indica desde una pequeña cumbre en el interior que el Mar Menor es «la prueba del algodón» del desfalco ambiental en la zona. Con la tierra parda de cuadrículas recién recolectadas, este militar prejubilado recurre a un lenguaje bélico para analizar la situación: «Hay una bomba enterrada que puede estallar sin avisar cuando sea», afirma.
«Este mar ha sido como el paciente inglés, que de repente despierta y da la cara». El antiguo subteniente ilustra cómo la zona era un modelo de conservación y hasta hacían falta unas cangrejeras para entrar en el agua. «No había playas acondicionadas. La Manga la cerraban y venían a rodar Manolo Escobar y Julio Iglesias». Entonces llegaron los rascacielos, los veraneantes, los vertidos, el fitoplancton.
Y por supuesto, las medusas.

Alerta pels danys del sol en els ulls dels nens i ancians

El Sol és l’estrella que il·lumina tots els processos de vida a la Terra. La natura al complet està vinculada a l’energia lumínica que emana del Sol. En funció del tipus d’energia que contenen els raigs solars, es diferencien tres tipus de raigs.  Els raigs ultraviolats, d’una banda, que són els més energètics i dels quals ens hem de protegir més, tant la pell com els ulls; els raigs de la llum visible, i els infrarojos, que és l’energia que ens aporta calor.

Sobretot tenint en compte com s’ha debilitat la capa d’ozó per l’escalfament global, cal saber protegir-se, tant dels raigs ultraviolats com dels infrarojos. El perill dels rajos infrarojos, que són convenients perquè aporten calor dins la planeta, és que cremen, tot i que no els veiem. Per això, unes bones ulleres de sol han d’estar preparades tant per filtrar els ultraviolada com els infrarojos.

El cristal·lí dels nens i joves és molt transparent i les lents intraoculars també. Per tant, en aquests supòsits és on cal una major protecció ocular a l’estiu, cosa que habitualment no fem.

http://www.elperiodico.com/es/sociedad/20170722/alerta-por-los-danos-del-sol-en-los-ojos-de-los-ninos-y-ancianos-6184335#comments

Toalla, agua y protección solar para la piel son enseres prácticamente imprescindibles en las salidas a la playa o a la piscina. De las gafas de sol tampoco se olvidan quienes ya se han acostumbrado a llevarlas, pero que no suelen ser ni niños, ni personas mayores, aunque los especialistas en oftalmología advierten de que la protección de los ojos de la radiación solar es necesaria en todas las edades. Continua la lectura de Alerta pels danys del sol en els ulls dels nens i ancians

Iemen registra la xifra més alta de malalts de còlera en un país durant un sol any

El còlera afecta 370.000 persones i 5.000 més emmalalteixen diàriament al Iemen segons l’OMS. Més de la meitat de les instal·lacions de salut al Iemen han tancat o funcionen parcialment a causa del conflicte al país.

El còlera és una malaltia diarreica aguda que, si no es tracta, pot causar la mort en qüestió d’hores. El subministrament d’aigua potable i el sanejament són fonamentals per controlar la transmissió del còlera i d’altres malalties transmeses per l’aigua. 14,5 milions de persones no tenen accés a aigua potable i sanejament perquè la infraestructura ha estat destruïda durant els enfrontaments entre la coalició liderada per Aràbia Saudita que dóna suport al govern reconegut del Iemen i els rebels houthies

http://www.un.org/spanish/News/story.asp?ewsID=37738#.WXMKY4jyg2w

Yemen afronta un grave brote de cólera que afecta hasta el momento a cerca de 370.000 personas y ha causado la muerte de más de 1.800 de finales de abril a la fecha.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló hoy que el padecimiento afecta a los segmentos de población más vulnerables, como los menores de 15 años, que suman el 41% de los casos registrados, y los mayores de 60, que constituyen un tercio de las muertes.

La portavoz de la OMS en Ginebra, Fadela Chaib, destacó la gravedad de la situación en una rueda de prensa.

“Cada día hay 5.000 yemenitas más que se enferman con síntomas de diarrea aguda o cólera. La OMS y sus socios están destinando sus recursos y trabajo a tratar a los afectados por el brote y a reducir la diseminación del padecimiento”, explicó.

Detalló que esa labor incluye la ampliación del acceso de la población a agua limpia y saneamiento, además del establecimiento de centros de atención médica, capacitación de personal sanitario y trabajo informativo con las comunidades.

La OMS indicó que más de la mitad de las instalaciones de salud en Yemen han cerrado o funcionan parcialmente debido al conflicto en el país, lo que ha dejado a 14,8 millones de personas sin servicios médicos básicos.

Además 14,5 millones de personas carecen de acceso a agua potable y saneamiento porque la infraestructura ha sido destruida durante los enfrentamientos entre la coalición liderada por Arabia Saudita que respalda al gobierno reconocido de Yemen y los rebeldes houthies.

Continua la lectura de Iemen registra la xifra més alta de malalts de còlera en un país durant un sol any

El gos és el millor amic de l’ésser humà des del Neolític.

Fa 15 anys, a la meva veïna no li agradaven els gossos, ni volia sentir parlar d’ells. Avui en té dos, un d’ells un cadell al que li fa les mil i una carantoines. Jo tinc també dos, aviat adoptaré també un altre cadell.

Per què aquesta predisposició de l’ésser humà i dels cans a ser amics? Va ser sempre aquesta relació així ? És un fet que els científics analitzen repetidament. Hi ha diverses teories al respecte.

L’última, aquesta setmana la revista Nature Communications destaca el treball d’un equip internacional d’investigadors que mostra evidències de continuïtat en el genoma dels gossos europeus des dels primers moments del Neolític.

Els beneficis de tenir un gos són molts, però n’hi ha un que és fonamental, ens fa més feliços. 

. Veure http://www.eltiempo.com/cultura/gente/beneficios-de-tener-perros-como-mascotas-34209

http://www.lavanguardia.com/ciencia/planeta-tierra/20170719/424228483202/perro-genoma-neolitico.html

Las investigaciones acerca de la evolución de los perros y el momento en que se convirtieron en ‘los mejores amigos del hombre’ son tan diversos como sus teorías. Una de las últimas, publicada el pasado año en Science,apuntaba a un reemplazo de la población de canes europeos durante el Neolítico, a causa de la migración de individuos procedentes de Asia, que dio fruto a las razas actuales. Continua la lectura de El gos és el millor amic de l’ésser humà des del Neolític.

La febre hemorràgica Crimea-Congo ja és una malaltia ibèrica

Conseqüències del canvi climàtic. Tenim una malaltia nova per un virus emergent però no sabem com evolucionarà. Dos casos detectats l’estiu passat confirmen l’expansió d’el virus africà. La paparra que transmet aquest virus no és la dels gossos. És del gènere Hyalomma, molt mediterrània i corrent en cérvols, daines, conills, cabirols, vaques i també aus petites que passen molt de temps a terra, segons explicava fa uns mesos Agustín Estrada. La prevenció principal és anar protegit al camp i revisar bé en arribar a casa.

La malaltia s’ha declarat oficialment autòctona a través d’un article a la revista New England Journal of Medicine.La globalització de les malalties infeccioses és una realitat. Els microorganismes viatgen amb nosaltres i no coneixen fronteres.

http://www.lavanguardia.com/vida/20170717/424177207937/fiebre-hemorragica-crimea-congo-enfermedad-iberica.html

Una enfermedad que nunca se había visto en España, la fiebre hemorrágica Crimea-Congo, y que apenas se ha dado en estas latitudes (salvo en Grecia y Turquía) se ha declarado oficialmente autóctona a través de un artículo en la revista New England Journal of Medicine.

Un hombre que falleció por un fracaso hepático fulminante el verano pasado tras picarle una garrapata y una enfermera que se contagió después de atenderle en el Gregorio Marañón de Madrid son los dos primeros casos de Crimea-Congo españoles y los primeros europeos víctimas de la variante africana del virus. Continua la lectura de La febre hemorràgica Crimea-Congo ja és una malaltia ibèrica

Nou de cada deu anuncis de la tele incompleixen el codi per protegir els nens de l’obesitat

A Espanya existeix des de 2005 un codi per evitar que els anuncis a la televisió per a menors de 12 anys i en horaris infantils incrementin el problema. El Codi d’Autoregulació de la Publicitat d’Aliments Dirigida a Menors (PAOS) és un compromís de caràcter voluntari signat per empreses de la indústria alimentària.

És curiós, l’incompliment de les normes resulta major en els canals infantils, que són  els que més anuncis emeten.  Mentrestant el problema d’obesitat va en augment

https://elpais.com/elpais/2017/07/12/ciencia/1499861701_571336.html

España sufre una epidemia de obesidad y el problema es especialmente preocupante en los niños. Un 40% de ellos tiene sobrepeso u obesidad que aumentan el riesgo de que sufran diabetes, cáncer y otras enfermedades cuando sean adultos o incluso de adolescentes. Uno de los frentes en los que se lucha para atajar este problema es el de la publicidad, donde abundan reclamos engañosos de bebidas y alimentos con demasiada grasa, sal y azúcar.

En España existe desde 2005 un código para evitar que los anuncios en televisión para menores de 12 años y en horarios infantiles incrementen el problema. El Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos Dirigida a Menores (PAOS) es un compromiso de carácter voluntario firmado por empresas de la industria alimentaria. No diferencia entre productos más o menos sanos, sino que propone cumplir unos estándares éticos, como evitar empujar a los niños a la compra directa, no ofrecerles información engañosa o demasiado compleja o no usar a personajes famosos en sus promociones, una práctica relacionada con el avance de la obesidad.

Continua la lectura de Nou de cada deu anuncis de la tele incompleixen el codi per protegir els nens de l’obesitat

La Terra es dirigeix ​​cap a una sisena extinció massiva d’animals

La superpoblació humana i el consum excessiu ens estan destruint. Ens hem d’allunyar de la ficció que el creixement perpetu pot ocórrer en un planeta finit.

“La pèrdua massiva de poblacions i espècies reflecteix la nostra falta d’empatia amb totes les espècies silvestres que han estat els nostres companys des dels nostres orígens”.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/medio-ambiente/tierra-dirige-hacia-una-sexta-extincion-masiva-animales-6160474

La llamada sexta gran extinción o extinción masiva del Holoceno, ocasionada por las actividades humanas, avanza a un ritmo descomunal y podría ser peor de lo que se pensaba, con un efecto comparable a los grandes cataclismos que han afectado a la Tierra a lo largo de los tiempos. Según muestra un estudio internacionalque ha analizado el estado y la evolución de 27.600 especies de vertebrados, la mitad de los conocidos, el 30% se encuentran en clara regresión.

El análisis, realizado por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UAM) y de la Universidad Stanforden Estados Unidos, se ha publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS). Entre las causas de retroceso biológico destacan, según los autores, la pérdida y fragmentación de hábitats, la caza, el comercio ilícito, la sobreexplotación del territorio, la aparición de especies invasoras, la contaminación y el cambio climático.

El ritmo de desaparición de especies es comparable al de los peores cataclismos sufridos por la Tierra a lo largo de su historia

Dos especies de vertebrados se extinguen de media cada año, pero estas situaciones pasan casi inadvertidas tal vez porque no suponen una amenaza clara y presente para los ecosistemas de los que dependen los seres humanos, subraya la Universidad de Stanford en una nota informativa. Entre las especies extinguidas en tiempos recientes se cuentan, entre otras muchas, el tilacino o tigre marsupial de Tasmania, el dodo, varias especies de moas neozelandeses, el caballo tarpán, una especie de cebra conocida como quagga, el otario de Japón y el alca gigante.

El estudio ofrece la primera evaluación global de estas tendencias de declive extremo de poblaciones de animales y sus posibles efectos en cascada, y va más allá de las extinciones de especies para proporcionar una imagen sobre la disminución de poblaciones y rangos de animales.

LA CRISIS DE LOS MAMÍFEROS

Entre las 27.600 especies de vertebrados analizadas, es particularmente dramática la situación de los mamíferos. De las 177 especies que datos conocidos del último siglo, los investigadores concluyen que más del 40% no disponen ni un 20% de su hábitats originales.

Las regiones tropicales aglutinan el mayor número de especies decrecientes. Los mamíferos del sur y el sudeste de Asia, donde todas las especies grandes de mamíferos analizados han perdido más del 80% de sus rangos geográficos, están especialmente afectados.

El estudio sostiene que el 50% del número de animales que alguna vez compartieron la Tierra ya no existen.

“La pérdida masiva de poblaciones y especies refleja nuestra falta de empatía con todas las especies silvestres que han sido nuestros compañeros desde nuestros orígenes”, apunta el autor principal del estudio, Gerardo Ceballos, de la UAM, quien añade: “Es un preludio de la desaparición de muchas más especies y del declive de los sistemas naturales que hacen posible la civilización”.

Rodolfo Dirzo, profesor en Stanford, indica que se trata de “una aniquilación biológica que ocurre a nivel mundial, aunque las especies a las que pertenecen estas poblaciones todavía puedan estar presentes en algún lugar de la Tierra”.

EFECTO EN CASCADA

La pérdida de poblaciones y de diversidad biológica es importante porque, además de ser lo que los científicos llaman un preludio a la extinción de especies, afectan a aspectos cruciales como la polinización de las abejas, el control de las plagas y la purificación de los humedales. Además, se pierden intrincadas redes ecológicas que implican a animales, plantas y microorganismos, lo que conduce a ecosistemas menos resistentes y grupos de información genética que pueden resultar vitales para la supervivencia de las especies en un entorno mundial que cambia rápidamente.

“Tristemente, nuestros descendientes también tendrán que prescindir de los placeres estéticos y las fuentes de imaginación proporcionados por nuestros únicos homólogos vivos conocidos en el universo”, subraya Paul Ehrlich, de Stanford.

Los investigadores abogan por frenar los impulsores básicos de la extinción de especies (la superpoblación humana y el consumo excesivo) e instan a la sociedad a alejarse de “la ficción de que el crecimiento perpetuo puede ocurrir en un planeta finito”.

L’Índia planta 66 milions d’arbres en 12 hores contra el canvi climàtic

 La plantada s’ha fet al llarg del riu Narmada i s’han plantat més de 20 espècies diferents d’arbres. Shivraj Singh Chouhan, el primer ministre de l’estat, ho ha qualificat de “dia històric”.

“Plantant arbres no solament servim Madhya Pradesh, sinó tot el món sencer”, ha dit a Twitter

http://www.ccma.cat/324/lindia-planta-66-milions-darbres-en-12-hores-contra-el-canvi-climatic/noticia/2798719/#.WWEXJNGx1kE.twitter

Un milió i mig de voluntaris van plantar més de 66 milions d’arbres en només 12 hores. Des de nens fins a vells. De les 7 del matí a les 7 del vespre. Ho van fer en un estat de l’Índia, Madhya Pradesh. Amb un doble objectiu: complir un compromís ambiental i batre un rècord.

L’Índia es va comprometre, en l’Acord de París, a repoblar una superfície de 95 milions d’hectàrees abans del 2030 per combatre el canvi climàtic.

No és la primera vegada que fan una proesa així: l’any passat es van plantar, a l’estat d’Uttar Pradesh, més de 50 milions d’arbres en un sol dia. I van aconseguir el rècord Guinness.

Aquest any, també hi ha hagut observadors del “Llibre Guinness dels rècords” per controlar la plantada gegant. Les pròximes setmanes confirmaran si han aconseguit el rècord.

La campanya d’aquest any l’ha organitzat el govern de Madhya Pradesh. La plantada s’ha fet al llarg del riu Narmada i s’han plantat més de 20 espècies diferents d’arbres. Shivraj Singh Chouhan, el primer ministre de l’estat, ho ha qualificat de “dia històric”. Continua la lectura de L’Índia planta 66 milions d’arbres en 12 hores contra el canvi climàtic