Arxiu de la categoria: CANVI CLIMÀTIC

Canvi climàtic a la Cimera de Bonn: massa poc, massa tard

Amb el títol està dit tot. Hi ha una qüestió en les polítiques de canvi climàtic que és clau: el factor temps. Tot indica que no arribarem a temps.

http://elasombrario.com/cambio-climatico-la-cumbre-bonn-tarde/

Nuevamente los Gobiernos no han estado a la altura, aunque Alemania y Francia han decidido tomar las riendas para reconducir hacia un nuevo contrato de la Humanidad con el Planeta, frente al absurdo retroceso de EE UU. El coportavoz de Equo hace balance para ‘El Asombrario’ de la cumbre de la pasada semana en Bonn en torno al Acuerdo de Naciones Unidas para poner freno al cambio climático.

POR JUANTXO LÓPEZ DE URALDE, coportavoz de EQUO Continua la lectura de Canvi climàtic a la Cimera de Bonn: massa poc, massa tard

Una implosió major i més ràpida que en les nostres pitjors malsons

Qui avisa no és traïdor. Aviat serà massa tard, adverteixen quinze mil veus des del millor coneixement científic avui disponible. Els governs parlen de qualsevol cosa excepte d’aquesta catàstrofe existencial. La destrucció de vida ve causada per diferents factors que interactuen: la pèrdua d’hàbitats, el canvi climàtic, l’ús intensiu de plaguicides i diverses formes de contaminació industrial.

http://www.eldiario.es/ultima-llamada/implosion-mayor-rapida-peores-pesadillas_6_709789024.html

El pasado mes de octubre se hacía pública en EEUU otra noticia más desde el frente de batalla de la guerra de las sociedades industriales contra la vida: se alertaba de una enorme mortandad de salmones en el estado de Washington, seguramente causada por contaminantes que resultan del tráfico rodado (polvo de desgaste de frenos, gasolina, gasóleo, fluidos tóxicos) . Uno de los ensayistas de referencia sobre cuestiones ecológicas, George Monbiot, que escribe regularmente en The Guardian, comentaba: “El mundo viviente está siendo machacado desde todos los ángulos y colapsa a una velocidad asombrosa. Tal es el efecto del crecimiento económico exponencial. El período de duplicación [del producto económico] es tan breve que vemos el colapso suceder ante nuestros ojos: insectos, salmones, tiburones (y casi todos los peces grandes), leones, elefantes, jirafas, anfibios, pájaros cantores, pingüinos… todos desaparecen mientras estamos mirando. Una implosión mayor y más rápida que en mis peores pesadillas. Pero ¿dónde está la urgencia política? ¿Las cumbres para hacer frente a la emergencia? ¿Las estrategias? Los gobiernos hablan de cualquier cosa excepto de esta catástrofe existencial, penetrada por la creencia religiosa de que el mercado de alguna manera lo resolverá. Cuando precisamente es ‘el mercado’ lo que está impulsando la catástrofe. El PIB es una medida de nuestro progreso hacia el desastre. En cuanto a los medios masivos, la consigna parecería ser ‘no mencionar la guerra contra el mundo natural’. Porque tan pronto como lo mencionas, el cuento económico se derrumba…”. 
Continua la lectura de Una implosió major i més ràpida que en les nostres pitjors malsons

Segon avís de la comunitat científica mundial a la humanitat

Més de 15.000 científics han publicat a la revista “BioScience” un manifest de «Notes a la Humanitat» que GARA reprodueix en aquestes pàgines. És el segon avís mundial després del de 1992. Remarquen que «aviat serà massa tard per desviar-nos de la nostra trajectòria condemnada al fracàs, i el temps apressa».

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=234318&titular=segundo-aviso-de-la-comunidad-cient%EDfica-mundial-a-la-humanidad- Continua la lectura de Segon avís de la comunitat científica mundial a la humanitat

A què esperem per reaccionar ?

El canvi climàtic està començant a canviar-nos la vida i ens la canviarà encara més. Per exemple, posant en risc el nostre accés segur a l’aigua potable. Els períodes de recurrència dels fenòmens meteorològics extrems estan sent cada vegada més curts. Hem de reaccionar tots alhora, cadascú des del seu àmbit: governs, empreses, ciutadans.

http://www.eldiario.es/zonacritica/esperamos-reaccionar_6_709089116.html

La cumbre de Bonn sobre cambio climático ha pasado sin pena ni gloria para la mayoría de informativos. Por lo que parece aquí seguimos pensando que lo del calentamiento global es algo que les está pasando a los demás y oye tú, ya se apañarán. Continua la lectura de A què esperem per reaccionar ?

Espanya, el país en el qual qui contamina l’aigua no la paga

En plena sequera, la sobreexplotació dels recursos per a usos agrícoles i la contaminació per nitrats i fertilitzants són les dues causes principals del mal estat de la meitat de les masses d’aigua a Espanya. Però la normativa no reflecteix aquests impactes en el preu. És més, de vegades són aquestes activitats les que més subvencions reben i les que es beneficien d’un major nombre d’excepcions en la regulació.

http://www.publico.es/sociedad/agua-espana-pais-contamina-agua-no-paga.html

El 78% de los acuíferos españoles está en mal estado, según el último informe de síntesis de los planes hidrológicos españoles de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente. Otro tanto ocurre con casi el 50% de los lagos y con cuatro de cada diez ríos en nuestro país. Fuentes de agua de las que nos abastecemos para nuestro uso diario y que la presión de las actividades humanas está asfixiando a un coste muy bajo. A veces incluso gratis.

La Directiva Marco del Agua, de obligado cumplimiento para los Estados miembros, estableció un mecanismo para la recuperación de los costes del agua regido por el principio de que quien contamina paga. Es decir, que el precio del agua debería incentivar que se hiciera un uso racional y responsable del recurso. Pero su implantación en la legislación española es tan laxa y con tantas excepciones que ha derivado en un sistema que fomenta todo lo contrario. Continua la lectura de Espanya, el país en el qual qui contamina l’aigua no la paga

Les dones que desafien la pobresa, el masclisme i el canvi climàtic amb horts urbans a Equador

La iniciativa busca reduir els alts nivells de desnutrició local i reforçar la sobirania alimentària dels barris més oblidats de la ciutat
“He après a valorar-me, a demostrar-me que no sóc inútil. Ja no estic esclavitzada a la llar”, diu una de les més de 3.000 agricultores participants.

Un projecte d’Agricultura Urbana Participativa de la ciutat de Quito ha estat premiat per la COP23 que s’ha celebrat recentment a Bonn

http://www.eldiario.es/desalambre/huertos-urbanos-cambiaron-excluidas-Quito_0_708679335.html

A Fabiola Rosero le dijeron una y otra vez que aquello era una “pérdida de tiempo”, que no podía “dejar botado [tirado] al marido”. Que su obligación era “atender la casa”. También se lo repetían a Rosa y a otras muchas mujeres que forman parte de la red de agricultura urbana de la ciudad de Quito que, desde 2002, permite a muchas personas en situación de vulnerabilidad, sobre todo mujeres, mejorar su soberanía alimentaria y empezar un negocio sostenible.

El proyecto Agricultura Urbana Participativa (AGRUPAR) arrancó con una pequeña huerta a los pies del Panecillo, el monumento turístico a la virgen que vigila la ciudad y que, según dicen muchos quiteños, da la espalda a los barrios más marginales del sur. Ahora, 15 años después, hay 3.500 huertos orgánicos dispersos en varios puntos de la geografía urbana de la capital ecuatoriana.

La iniciativa ha sido premiada con el galardón Impulso para el Cambio concedido por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), que se ha celebrado en Bonn (Alemania) hasta este viernes. Este premio reconoce acciones innovadoras y replicables que cumplen con los compromisos sobre cambio climático del Acuerdo de París y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“Me he liberado, ya no estoy esclavizada en el hogar”

Fabiola siempre trabajó como ama de casa y, durante algunos años, enfundando caramelos. “Con este proyecto me he liberado. Ya no estoy esclavizada en el hogar”, cuenta mientras coloca con mimo el maní [cacahuete] y otros frutos secos que vende en una de las 17 bioferias semanales organizadas por AGRUPAR. Trabaja en equipo con sus dos hermanas. Todo sus productos salen de la huerta de su hermana mayor.

Fabiola y Rosa le dan el valor añadido en la cocina de su casa, que es su micro fábrica. Sus familiares, sobre todo sus maridos, han pasado de criticarlas a ayudarlas. “He aprendido a valorarme, a demostrarme que no soy inútil. Ya no estoy esclavizada en el hogar“, repite Rosa, de 58 años. “Hemos creado un grupo de apoyo entre mujeres para aprender de la mano”, explica.

Alrededor de 4.000 agricultores urbanos, periurbanos y rurales participan en el proyecto. Más del 80% son mujeres. Una de las claves del éxito y la longevidad de esta iniciativa radica, dicen, en cómo se coordinan los propios productores para garantizar que el proyecto sea sostenible. Montan y desmontan las bioferias, transportan su mercancía, idean mecanismos participativos para mantener sus estándares de calidad y buscan soluciones comunitarias a sus necesidades. En las mingas [jornadas de trabajo en comunidad], construyen invernaderos y contactan con las compañeras que tienen plántulas listas para sembrar.

Teresa Ramírez tiene 69 años y trabaja desde los nueve. Ha convertido el patio de su casa, situado en una parroquia rural e indígena de la ciudad, en su sostén económico. Allí cultiva hortalizas orgánicas desde hace ocho años. “Lo que crece en el huerto, va directo a la olla. Ahora somos autosuficientes. También, tengo otro trabajo, preparo comida para la escuela con los propios productos de mi huerto”.

El 53% de la producción de AGRUPAR se destina al autoconsumo y el 47% a la comercialización. Esta está coordinada por el ayuntamiento, que también se encarga de la formación y del seguimiento técnico del proyecto.

Huertos urbanos como antídoto contra el hambre

La agricultura urbana y periurbana, según la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), permite dar respuesta a una gran diversidad de retos que afrontan las ciudades como la participa ción ciudadana,  el ordenamiento del territorio,  la seguridad alimentaria y el combate a la pobreza. Un 30% de los habitantes de Quito viven con sus necesidades básicas insatisfechas, según datos del ayuntamiento. La pobreza extrema afecta al 7% y casi un tercio de los menores de cinco años padece desnutrición crónica.

Debido al aumento de la migración del campo a las ciudades, la demanda urbana de alimentos se incrementará y se podrían generar problemas de suministro, algo a tener muy en cuenta en ciudades como Quito, muy dependiente del abastecimiento exterior y con posibilidades de sufrir una catástrofe ambiental al estar rodeada por volcanes.

“El último año vendimos unos 300.000 dólares. Es chévere porque el dinero se queda aquí. Estamos haciendo un estudio sobre la política alimentaria de Quito. El 5% de lo que se consume aquí es local. El otro 95% viene de fuera”, explica Pablo Garófalo, uno de los técnicos del ayuntamiento de Quito que trabaja en la comercialización con AGRUPAR.

Bioferias del proyecto AGRUPAR / Facebook CONQUITO
Bioferia del proyecto AGRUPAR / Facebook CONQUITO

Como reconoce el premio de la COP23, estos huertos no son un mero pasatiempo: contribuyen a mejorar la soberanía alimentaria, combatir el cambio climático y fortalecer el tejido social y la economía local, respetando los saberes ancestrales de la población.

Así, técnicos y agricultores intercambian lo aprendido. Normalmente no siembran un día antes del Día de Difuntos, “porque el muerto se lleva la semilla”. Muchos siguen moliendo en piedra y secan los productos en hornos de leña. Otros han recuperado productos ancestrales que se estaban perdiendo como la oca, la mashua, la jícama y otros tubérculos que los más jóvenes no conocían.

Según cifras oficiales, durante estos 15 años se ha capacitado a más de 19.300 personas y sus productos han llegado a más de 100.000 consumidores. Y tratan de responder a sus demandas. “Ahora tenemos más de 40 tipos de hortalizas orgánicas y alrededor de 105 productos transformados de panadería, galletería osnacks“, señala Garófalo.

“Ya no espero que mi esposo me dé dinero”

Reducir y aprovechar los desperdicios ha sido otra de las bases del proyecto. La sobreproducción se soluciona transformando los excedentes en mermeladas y otros productos derivados. También se autogestionan el abono, como María Esther Pumisach, que regenta su propia granja. “Aprovecho los animales para tener mi propio abono y vendérselo a las compañeras. Yo sé de dónde proviene mi abono. No tiene productos tóxicos”, explica.

María Esther es otra veterana de la iniciativa. Empezó con un huerto y luego se lanzó a criar animales. Los primeros pollos los compró junto a otras cinco personas. Su primer cerdo se lo regaló el proyecto. Ahora, 10 años después, María Esther gana unos 200 dólares el mes que menos, pero a veces llega hasta los 700. Como Rosa o Fabiola, ha encontrado en sus cultivos y productos una válvula de escape para ser autosuficiente. “Me gestiono yo misma y ya no espero que mi esposo me dé (dinero). La vida me ha cambiado bastante”.

La NASA pronostica com s’inundaran les ciutats costaneres (vídeo)

http://cadenaser.com/ser/2017/11/17/ciencia/1510918288_170635.html?ssm=tw

El Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, situado en California (Estados Unidos) ha presentado recientemente una nueva herramienta mediante la que es capaz de predecir cómo afectará el derretimiento de los polos y glaciares a las distintas ciudades costeras del mundo. Continua la lectura de La NASA pronostica com s’inundaran les ciutats costaneres (vídeo)

El canvi climàtic podria causar la sisena extinció, diu el lingüista

No té sentit negar l’evidència. Mèxic i EU posen el seu gra de sorra perquè això passi. En 2050, per sequeres, hi haurà 200 milions de desplaçats, adverteixen.

http://www.jornada.unam.mx/2017/11/16/politica/009n1pol Continua la lectura de El canvi climàtic podria causar la sisena extinció, diu el lingüista

Ningú està fora de perill de l’amenaça de la contaminació si no hi ha una acció global concertada

Crida oficial amb aquesta advertència de l’ONU Medi Ambient. Calen noves polítiques. Els efectes de la contaminació en la salut són severs. L’efecte sobre el medi ambient és igualment greu.El desenvolupament sostenible és ara l’única forma de desenvolupament que té sentit.

https://www.unenvironment.org/es/news-and-stories/comunicado-de-prensa/nadie-esta-salvo-de-la-amenaza-de-la-contaminacion-si-no-hay

Nadie está a salvo de la amenaza de la contaminación si no hay una acción global concertada, advierte informe de ONU Medio Ambiente

  • ONU Medio Ambiente llama a una acción global concertada sobre la contaminación basada en su más completa evaluación sobre los vínculos entre la contaminación, la salud y los ecosistemas.
  • Cada persona y cada rincón del planeta están afectados por la contaminación, la mayor causa de muertes prematuras en el mundo.
  • Las soluciones están a nuestro alcance, pero se requieren nuevas políticas, un mayor liderazgo de los sectores público y privado en todos los niveles, reorientar las inversiones y financiación masiva.

Continua la lectura de Ningú està fora de perill de l’amenaça de la contaminació si no hi ha una acció global concertada

COP23: tres arguments per insistir en les demandes de compensació

És política o supervivència dels nostres fills en el nostre planeta? És d’esperar que en la 23º Conferència de les Parts que es desenvolupa aquests dies a la ciutat alemanya de Bonn, els països més afectats pel canvi climàtic tornin a tractar de convèncer la comunitat internacional de la necessitat d’incloure mecanismes de compensació i assumpció de responsabilitats en els acords climàtics.

http://www.eldiario.es/ultima-llamada/COP23-argumentos-insistir-demandas-compensacion_6_707339267.html

La negativa de los países más contaminantes del planeta y, en concreto, de los Estados Unidos, a aceptar cualquier tipo de compensación a los países más afectados por el cambio climático quedó reflejada en la decisión 1/CP.21 del Acuerdo de París, donde se excluyen especialmente las palabras “compensación” y “responsabilidad”. Es de esperar que en la 23º Conferencia de las Partes que se desarrolla estos días en la ciudad alemana de Bonn, presidida por el Primer Ministro de las Islas Fiji, los países más afectados por el cambio climático y, en especial, los estados de las islas del Pacífico, vuelvan a tratar de convencer a la comunidad internacional de la necesidad de incluir mecanismos de compensación y asunción de responsabilidades en los acuerdos climáticos.

En oposición a estas demandas, buena parte de la comunidad política y académica ha concluido que la manifiesta y absoluta falta de voluntad política para asumir las consecuencias de las responsabilidades históricas de los países más contaminantes debe ser tomada como punto de partida para cualquier propuesta en materia de justicia climática. La inviabilidad política de un marco compensatorio les lleva, por tanto, a no enfrentar esta premisa y a buscar otros mecanismos con los que lograr impulsar políticas climáticas en favor de los más vulnerables.

Este lenguaje de la “viabilidad política” suele venir acompañado de consideraciones acerca de la efectividad de las opciones alternativas a la compensación, como las demandas de justicia distributiva, argumentos humanitarios o referencias a la protección de los derechos humanos. Además de ser más efectivos, se argumenta, este tipo de marcos teóricos permitirían abordar los efectos negativos del cambio climático atribuibles a las variaciones naturales y a factores socio-económicos. Por tanto, se nos dice, los argumentos basados en el estado en que se encuentras las víctimas, y no tanto en la responsabilidad de los malhechores, resultar más atractivos para solventar los efectos negativos del cambio climático.

Aquí me gustaría apuntar tres objeciones a este tipo de argumentos. En primer lugar, las llamadas a la viabilidad política caen en una suerte de cortoplacismo potencialmente peligroso desde un punto de vista político. Es necesario, desde luego, apelar a la viabilidad política en casos extremos, como último recurso, para ayudar a las víctimas a recuperarse de los efectos negativos del cambio climático. Ahora bien, debemos tener cuidado al poner la viabilidad política como primer punto de nuestro argumento. Primero, porque podemos dejarnos por el camino importantes cuestiones morales del presente, poniendo así una solución imperfecta por delante de otras mejores. Segundo, porque esto nos llevaría a sacrificar la fuerza moral de nuestras posibles demandas morales en el futuro. Adoptar el argumento de la viabilidad política podría fácilmente alimentar la perniciosa práctica de aceptar como normal la falta de voluntad de los países más contaminantes de asumir sus responsabilidades. Esto sugiere que la utilidad de apelar a la viabilidad política debe ser contrarrestada con las ventajas de reclamar la asunción de responsabilidades. La práctica de reclamar responsabilidades, por el contrario, permitiría a los potenciales contaminadores ser más cautos en el uso de fuentes de energía contaminantes, de manera que así podrían reducirse los cortes del futuro. Argumentar en favor de lo que es moralmente requerido no solo es lo que debemos hacer, sino que además podría resultar también la opción más útilmente beneficiosa en el largo plazo.

La segunda objeción se basa en lo que perdemos, éticamente hablando, si nos dejamos llevar exclusivamente por esta apelación a la viabilidad política. Como señalé unas líneas más arriba, renunciar a hablar de compensación implica abandonar la asunción de responsabilidades históricas por parte de los mayores contaminantes. Y esto mina la posibilidad de conseguir el reconocimiento de la injusticia histórica ejercida contra los más vulnerables. Esta opción, lejos de representar una ganancia en términos absolutos, atenta contra el sentido del auto-respeto de las víctimas, dado su dependencia del respeto de los demás actores. Si la comunidad internacional se niega a reconocer que los daños sufridos por las víctimas del cambio climático no son fruto de la mala suerte o de desastres naturales, sino la consecuencia de las acciones injustas de unos individuos y pueblos sobre otros, estaría faltando al respeto a las víctimas. Y esto podría minar o perjudicar la capacidad de las víctimas para superar los efectos negativos de los desastres causados por el cambio climático tanto a nivel físico como psicológico. Dejar a un lado las demandas de reconocimiento vinculadas a un marco compensatorio podría llevarnos a soluciones rápidas, pero imperfectas e insuficientes.

Finalmente, uno podría plantear que, efectivamente, nos hallamos en un escenario de urgencia donde necesitamos soluciones rápidas, aunque sean imperfectas. La respuesta a esto podría ser tan sencilla como: ¿y por qué debemos elegir? Podemos perfectamente defender la necesidad de un marco compensatorio al mismo tiempo que desarrollamos argumentos que refuercen la necesidad de actuar con urgencia y puedan provocar una respuesta política más rápida. Es importante, no obstante, no dejar de recordar las razones que tenemos para defender lo que parece moralmente apropiado.

Tenemos la responsabilidad de abrir espacios de contestación política que permitan acabar con la práctica hegemónica de eludir responsabilidades por injusticias históricas que, no obstante, permanecen en el presente. Sucumbir a los deseos de los países más contaminantes parece apuntar en la dirección opuesta. Esta es, a mi juicio, una de las muchas tareas pendientes después de París. Queda esperar que la Presidencia de las Fiji en el COP 23 pueda, al menos, impulsar esta empresa.