img_jalbarran_20170118-181039_imagenes_lv_terceros_nasa-385-kx0b-u413449035874gqb-992x558lavanguardia-web

Noves dades sobre el mig orient i el canvi climàtic

En un altre post penjat ara ja fa temps (veure http://blocs.xtec.cat/cienciasexperimentals/2016/04/24/el-mig-orient-podria-quedar-inhabitable-pel-canvi-climatic/), veiem que el mig orient podria tenir problemes hídrics greus degut al canvi climàtic.

Ara en un article publicat al diari “Rebelión” (veure https://www.rebelion.org/noticia.php?id=224134), podem veure que les dades actualitzades indiquen que el mig orient i la part nord d’Africa seran inhabitables en unes poques dècades. I aquest escenari es produirà per la conjunció de temperatures extremes, dèficit hídric important, pèrdua de terres per elevació del nivell del mar i incapacitat de produir aliments per la no disponibilitat d’aigua.

La frase “Mi abuelo iba en camello, mi padre en coche, yo en avión, mi hijo en jet privado, mi nieto en camello.”, haurà de canviar per afegir que el net probablement no podrà anar ni en camell. I el més xocant és que el canvi climàtic està produït – sobretot – per allò que ells mateixos extreuen del seu subsòl: El petroli. Allò que a la pachamama tant li va costar de formar, allò que conté l’energia fossilitzada del Sol d’ara fa milions d’anys, aquell miracle energètic que hem malbaratat….. Sembla una maledicció per haver profanat un tresor. I la profanació s’ha fet a consciència.

Nuevos datos confirman que Medio Oriente se volvería inhabitable

IPS

La capa freática está descendiendo en los oasis del desierto de Egipto, lo que genera problemas de sostenibilidad. Crédito: Cam McGrath / IPS

ROMA, 14 mar 2017 (IPS) – Nuevos datos confirman que Medio Oriente y el norte de África podrían volverse inhabitables en unas décadas, ya que la disponibilidad de agua dulce descendió casi dos tercios en los últimos 40 años, algo que muchos científicos ya temían.

La escasez no solo afecta al de por sí precario suministro de agua potable en la mayoría de los 22 países de la región, donde viven casi 400 millones de habitantes, sino también la disponibilidad del elemento para la agricultura y la producción alimentaria de la población en rápido crecimiento.

La disponibilidad de agua dulce por habitante en Medio Oriente y el norte de África es 10 veces menor que la media mundial. Por otra parte, las temperaturas más altas pueden acortar las zafras de cultivo en 18 días y reducir los rendimientos agrícolas entre 27 y 55 por ciento a finales de este siglo.

Además, los recursos de agua dulce de la región están entre los más bajos del mundo y se espera que disminuyan más de 50 por ciento para 2050, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Asimismo, 90 por ciento de la superficie total de la tierra se encuentra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, mientras que 45 por ciento de la superficie agrícola total está expuesta a la salinidad, el agotamiento de los nutrientes del suelo y la erosión hídrica del viento, añade la FAO.

La agricultura regional utiliza alrededor de 85 por ciento del agua dulce disponible, y más de 60 por ciento de los recursos hídricos proceden de zonas externas a las fronteras nacionales y regionales.

Esta alarmante situación llevó al director general de la FAO, José Graziano da Silva, a pedir medidas urgentes. El acceso al agua es una “necesidad fundamental para la seguridad alimentaria, la salud humana y la agricultura”, y su inminente escasez en el norte de África y Medio Oriente exige una “respuesta urgente y masiva”, advirtió Da Silva en su visita a El Cairo, donde se reunió con altas autoridades egipcias y que concluyó el jueves 9.

Mientras tanto, el aumento del nivel del mar en el Delta del Nilo – que alberga las tierras más fértiles de Egipto – expone al país más habitado de la región, con casi 100 millones de personas, a la pérdida de partes sustanciales de su tierra fértil más productiva debido a la salinización.