Paparres i febre hemorràgica

Avui ha sortit, pràcticament a tots els diaris, la notícia que una  persona a mort i altre es troba en estat d’aïllament i observació clínica  a Madrid a causa de febre hemorràgica. En concret febre hemorràgica produïda per un virus inoculat per la picada d’una paparra (veure http://www.publico.es/sociedad/detectan-posibles-casos-fiebre-hemorragica.html). El virus pertany al grup dels nairovirus (veure https://es.wikipedia.org/wiki/Enfermedad_de_Nairobi) que provoca la febre hemorràgica de Crimea-Congo (http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs208/es/ i https://es.wikipedia.org/wiki/Fiebre_hemorrágica_de_Crimea-Congo. )

Com que el problema és que la transmissió del virus també pot produir-se per contacte amb fluids i secrecions de les persones afectades, sanitat ha posat en observació i seguiment a més de 200 persones que varen estar en contacte amb la persona ja morta i l’infermera afectada. D’aquestes persones, aquelles que han tingut més contacte amb la persona morta han estat ja aïllades en els seus domicilis.

Cal saber que aquesta infecció és endèmica a Àfrica, els balcans, Orient mitjà i Àsia en els països ubicats per sota dels 50º de latitud N. No hi ha cap vacuna ni pel bestiar ni per les persones. La seva tassa de mortalitat pot oscil·lar entre el 10 % i el  40%.

Donat que no hi ha cap vacuna la millor estratègia és la prevenció que passa per evitar la picadura de les paparres – transportades pel bestiar (ovelles, cabres, estruços, vaques….) – i evitar el contacte amb teixits i fluids d’animals infectats o de persones infectades. Per tant, podríem dir que segon l’OMS el millor és:

“Las recomendaciones de salud pública deberían centrarse en varios aspectos.

  • Reducción del riesgo de transmisión de garrapatas al ser humano:
    • usar ropa protectora (manga larga, pantalones largos);
    • usar ropa de color claro para poder detectar fácilmente las garrapatas adheridas a ella;
    • usar acaricidas autorizados (productos químicos que matan las garrapatas) en la ropa;
    • aplicar repelentes autorizados en la piel y la ropa;
    • examinar regularmente la ropa y la piel en busca de garrapatas y, en caso de encontrar alguna, eliminarla de forma segura;
    • procurar eliminar o controlar las infestaciones por garrapatas en los animales y en los establos y graneros;
    • evitar las zonas en que abunden las garrapatas, y las estaciones en que están más activas.
  • Reducción del riesgo de transmisión de los animales al hombre:
    • usar guantes y otro tipo de ropa protectora durante la manipulación de los animales y de sus tejidos en las zonas endémicas, sobre todo durante la matanza y el despiece y en los procedimientos de sacrificio realizados en mataderos o en el hogar;
    • someter a los animales a cuarentena antes de llevarlos al matadero o tratarlos sistemáticamente con plaguicidas dos semanas antes de la matanza.
  • Reducción del riesgo de transmisión entre personas en la comunidad:
    • evitar el contacto físico próximo con personas infectadas por el virus de la FHCC;
    • usar guantes y equipo de protección al atender a los enfermos;
    • lavarse siempre las manos después de cuidar o visitar a los enfermos. “

La Sanidad madrileña vigila 200 posibles casos de fiebre hemorrágica

Un hombre falleció el 25 de agosto y la enfermera que lo atendió, también infectada, se encuentra ingresada en aislamiento. Se trata de los dos primeros casos de esta enfermedad detectados en Europa Occidental.

Hospital Gregorio Marañón.- E.P.

Hospital Gregorio Marañón.- E.P.

MADRID.- La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha confirmado este jueves los dos primeros casos de fiebre hemorrágica de Crimea-Congo detectados en España y en Europa Occidental, que ha causado la muerte de un hombre y el ingreso de la enfermera que lo atendió en una Unidad de Aislamiento.

Asimismo, la sanidad madrileña está realizando un seguimiento a 200 personas que han estado en contacto con los dos pacientes diagnosticados con la enfermedad y que, hasta ahora, no presentan ningún síntoma.

Se trata de una enfermedad muy extendida a nivel mundial causada por un virus de tipo Nairovirus, transmitido por garrapatas.

La directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, ha subrayado que todo apunta a que el fallecido estuvo de excursión por el campo en Ávila, donde le picó una garrapata, y que la enfermera pudo contagiarse al estar en contacto con los fluidos de este paciente cuando lo atendía en la UCI del Hospital Infanta Leonor de Madrid.

El fallecido es un varón de 62 años que murió el pasado 25 de agosto en el Hospital Universitario Gregorio Marañón, tras haber sido atendido inicialmente en el Hospital Infanta Leonor.

La segunda paciente es una enfermera de la UCI del Hospital Infanta Leonor, que asistió al hombre y que días después empezó a sentirse mal y con un cuadro febril.

Los profesionales sospecharon que la enfermera podía haber tenido relación con alguna patología infecciosa, por lo que fue ingresada en el Hospital Infanta Leonor y anoche fue trasladada a la Unidad de Aislamiento del Hospital La Paz-Carlos III, donde permanece con pronóstico reservado y evoluciona “ligeramente hacia mejor”.

Fuentes ha explicado que en un primer momento no se sospechaba del contagio de esta enfermedad, porque hasta el día de hoy no había registros en España, ni en otros países de Europa Occidental.

Ha añadido que los profesionales identificaron en la enfermera síntomas similares a los que presentaba el primer paciente y comunicaron a la Dirección General de Salud Pública que podía ser un caso de fiebre hemorrágica Crimea-Congo.

En rueda de prensa, el consejero de Sanidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, ha manifestado que el número de personas en vigilancia podría ampliarse a más de 200 y que todas han sido informadas y son objeto de seguimiento, lo que incluye dos tomas de temperatura al día.

En los casos de mayor riesgo en personas expuestas a fluidos de ambos pacientes, se ha determinado su aislamiento domiciliario.

La Consejería de Sanidad de Madrid ha puesto en marcha un Gabinete de Seguimiento y un Comité Técnico de Expertos, integrado por profesionales de la propia Consejería, del Ministerio de Sanidad y especialistas universitarios.

Sánchez Martos ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad. “No hay motivo de alarma en absoluto. La Consejería, como siempre, está alerta. Está todo controlado”, ha recalcado el responsable de Sanidad de la Comunidad, quien ha manifestado que esta enfermedad no tiene nada que ver con el ébola.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *