Període de descans

El bloc de la Biblioteca del Ceip Sant Jordi està ple de llibres, de nenes , de nens, d’oficis, d’escriptors, de personatges de contes, d’art, de col.laboradors i col.aboradores, de històries, de matemàtiques, d’acudits, de jocs i concursos, d’il.lusions, de projectes de futur, d’éssers fantàstics, de comentaris, de …

Biblioteca – Ceip Sant Jordi Lleida

Per aquesta suma de motius Bibliothéke entra en un període de repòs.

Fins aviat!

Enllaços ben fets

He trobat a

Deakialli DocuMental

Blog, organización, información, recuperación, internet…:

Una de las cosas que más recalco en mis cursos cuando los alumnos comienzan a postear es la importancia de los enlaces, en dos sentidos: enlazar a otros (referenciar otras fuentes de información) y enlazar correctamente (la palabra/frase que actuará de ancla) en relación a este último aspecto en Coding Horror han publicado un artículo sobre las mejores formas de enlazar: “Don’t Click Here: The Art of Hyperlinking” que en SigT encontramos traducido.

Resumo aquí las 11 reglas del arte de enlazar:

  1. Asegúrate que los enlaces son lo suficiente grandes para que sea fácil hacer click en ellos
  2. El primer enlace es el más importante: economía de atención
  3. No enlaces todo: evita la saturación
  4. No alternes radicalmente el comportamiento de los enlaces: olvidate de gadgets que no te dejan ver el bosque como Snap
  5. No títules tus enlaces con “haz clic aquí”: elige cuidadosamente el texto que hará de ancla
  6. No enlaces cosas que el usuario puede querer seleccionar y copiar
  7. No incluyas iconos en cada enlace: elimina ruido visual
  8. No hagas el contenido dependiente de los enlaces para funcionar: no obligues al usuario a pinchar en los enlaces para enterarse del contenido
  9. No ocultes tus enlaces: diferencia en el texto con cambio de color, negrita o subrayados, los enlaces de lo que no lo son
  10. No mezcles anuncios y enlaces: sé franco con tus usuarios o acabaran pasando de todos tus enlaces
  11. No escondas las URL´S: evita las redirecciones y acortadores de URLs que hacen la URL opaca y nada semántica

Y es que si hay algo que creo que caracteriza a la Web 1.0 es que las webs estaban plagadas de “pincha aquí“, “haz clic en ésto“, o incluso de urls que actuaban de propias anclas. Afortunadamente, cada vez son más los que cuidan la forma de los enlaces y las buenas prácticas de informar al usuario que tipo documental se encontrará al pinchar en el enlace (html, pdf, ppt, doc…) es algo habitual.

Gracias, Catuxa i Vanesa. Intentaré tenerlo en cuenta.

Decàleg del bibliotecari 2.0

Decálogo del bibliotecario 2.0

por Catuxa

Vía Tame the Web copio y traduzco (libremente) el decálogo del buen biblioteca 2.0:

  1. Reconoceré que el universo de la cultura informacional está cambiando muy rapidamente y que las bibliotecas tienen que responder positivamente a esos cambios para reforzar los servicios que los usuarios necesitan y quieren.
  2. Me educaré sobre la cultura informacional de mis usuarios y buscaré formas de incorporar lo que aprendo a los servicios de la biblioteca.
  3. No seré paternalista en relación a mi biblioteca, sino que observaré claramente su situación y haré una evaluación honesta lo que puede ser mejorado.
  4. Seré un participante activo para mejorar mi biblioteca.
  5. Reconoceré que las bibliotecas evolucionan muy lentamente y trabajaré con mis colegas para fomentar nuestra sensibilidad a que ésto cambie.
  6. Seré valiente para enfrentarme a la propuesta de nuevos servicios y nuevos modos de mejorarlos, aunque algunos de mis colegas sean reacios.
  7. Mostraré ilusión por los cambios positivos y transmitiré ésto a mis colegas y usuarios.
  8. Dejaré de lado las prácticas de antaño si hay un modo mejor de hacerlas ahora incluso si éstas me parecen muy importantes.
  9. Tendré una actitud práctica y experimental con respecto a los cambios, estando dispuesto a cometer errores.
  10. No esperaré hasta que algo sea perfecto para lanzarlo al público, sino que lo mejoraré continuamente basandome en el feedback del usuario.

¿Bibliotecario 2.0? JA!