Rumbo a hacerme vapor (Nos vemos en septiembre)

Imagen: Mohamed Samir; cantan: Caloncho: Palmar

Echados al sol, sin tu bañador, y echarnos al sol, y nunca regresar a la ciudad. Qué rico hueles a tropical: pepino con chile y sal de mar. Puedo ver un destello de arena pegado a tu color tostado que brilla al reflejar el sol.  Quisiera navegar cual sudor por tu piel morena, rumbo a hacerme vapor. Y echarnos al sol, sin tu bañador. Y echarnos al sol sin tu bañador.

Arrabal ha cerrado sus páginas y descansa durante el verano. Se quedan de guardia los viejos amigos, los relatos de amigos -por si quieres entretenerte- y se quedan también las canciones, que molan de verdad.

Que me hace falta espacio

Imagen: Nastia Ibragimova; cantan: Viva Suecia: Bien por ti

Mal que bien nos entendemos a todos los efectos. Queremos lo que nadie quiere echar de menos. Con los pies en otros lodos, en los equivocados, más días de tragarse la pared. Ten presente en el futuro que el lado más oscuro se nutre de tu inmensa luz. Miento cuando digo que te miento, cuando digo que te miento, cuando digo que me hace falta espacio.

Encontrar mi forma natural

Imagen: Sara Andreasson; cantan: Hello, Seahorse!: Un año quebrado

Si contara las historias o hiciera un recuento de las lágrimas lloradas y las risas que he pelado… Un año ha pasado, se ha sumado a mi vida  y las promesas que he roto aún no se han olvidado; deseo encontrar el color de mi piel, deseo encontrar mi forma natural. Con el tiempo me he dado cuenta de que aún no encuentro ni invento bien quién soy.

Este calor es real

Imagen: Micah D; cantan: Perapertú: Amor de Java

Burlado exterior refractado y dividido, vendedor o líder o ambas cosas, cajas, mentiras,  embrollos. Campanas que cubren capa a capa, este calor es real, este calor es real. Por otro lado interior, congelado y diluido, soñador o espóiler o ambas cosas. Mapas, tesoros, tambores. Campanas que cubren capa a capa, este calor es real, este calor. Quién te quiere para que no quieras, quién te quiere para que no puedas, quién te quiere para que no quieras marcharte, marcharte.

Es código naranja

Ilustra: Olimpia Zagnoli; cantan: LOS PILOTOS & IMS: Guerra en la Tierra.

Más, menos, equis, y griega, más, menos, macho, hembra; más, menos, equis, y griega, más, menos, macho, hembra; más, más, menos, más, más, menos, macho, macho, hembra, hembra. Peligro: es código naranja. Vamos, no soy transparente, es un programa de códigos y números, la Tierra es una bomba de oro, las ilusiones y lágrimas son falsas.

Nubes contra el suelo

Imagen: Adam Koon; cantan: Izal: El baile

Bailando hasta que todo acabe. Ya no importa lo que digan y menos lo que callen. Que nos miren, que sientan, que rían, que se unan al baile. Bienvenidos a la última fiesta del no somos nadie. Chocan nubes contra el suelo, sobre santos y profanos. Antes ni se conocían, ahora se dan de la mano. Se despiertan las pasiones, ya no esconden sus encantos, se pervierten las barreras, ya no asustan los abrazos. Y en la oscuridad de un patio dos extraños que se han encontrado. Si me lo pides por favor, estaré encantado. No me imagino algo mejor a que sean tus labios, aquellos que me digan adiós y que nos queden pequeños los cuerpos. Y gastar lo que nos queda de tiempo.

Laberinto de gestos ambiguos

Imagen: Juanma Buah; cantan: The Secret Society: Las pistas falsas conducen al desamor

A su lado siempre tuve miedo aunque vi cosas que no imaginaba. Descubrí el poder de la belleza  y su cuerpo se convirtió en mi entrada  a un laberinto de gestos ambiguos, a un nuevo concepto de distancia. Y entendí que la gente sencilla era gente que no le interesaba. Y pasamos mañanas enteras  mirando al techo tumbados en camas, tratando de reconstruir la noche,  mitad con sed mitad con taquicardia.

Siempre son pesadillas

Imagen: Fionna Fernandes, cantan: Nos miran: Humo

Enciendo un cigarrillo, te veo en el humo, te acercas sin más, pongo en el tocadiscos Un Verano en La Luna de Capitán. Recuerdo lo que te gustaba esta canción para bailar. De pronto llega la noche, me voy a la cama y empiezo a soñar. Siempre son pesadillas, te acercas a mi cara, no te puedo besar. Sé que cuando te vea ya nunca más te podré abrazar. Será una odisea a la que me tenga que acostumbrar.