Tag Archives: lectura digital

No miréssim cap a un altre costat, perquè hi anem de cap!

A l’atenció del Director/a

Benvolguda, volgut,

mal els pesi d’acceptar-ho als nostàlgics mai s’havia escrit i llegit tant com ara. Passa però que ens estan canviant el terreny de joc. Probablement, els infants que enguany han entrat a l’escola, quan tinguin setze anys llegiran i escriuran, bàsicament, en pantalles. Hi ha estudis interessants que ho pronostiquen amb precisió. Sembla ser que els que enguany s’han incorporat a la secundària, si continuen estudiant a la universitat, també desenvoluparan, bàsicament, aquestes competències lingüístiques mitjançant enginys electrònics diversos.

Ara mateixa, però, l’escola (l’escolaritat obligatòria) s’ho mira de lluny, però. O, simplement, no ho vol veure. La Llei 12/2009, d’educació, en canvi, ho té present. A l’article 21, el que relaciona els drets dels alumnes, s’hi pot llegir que aquests  tenen el dret de ser educats en el discurs audiovisual. Al 87, que fa referència a l’Organització dels espais escolars i dels entorns d’aprenentatge, s’hi diu que…els centres han de definir entorns d’aprenentatge que permetin el treball en xarxa. I encara més, a l’article 104, el de les funcions dels docents, s’hi llegeix que aquests han de conèixer i dominar les TIC com a eina metodològica. Què? , es compleix la llei en el vostre centre?

Tenim un problema amb les aules d’informàtica, que no n’hi hauria d’haver. Els ordinadors haurien de ser a les aules i fer-se servir tot el dia. I per què? per moda? per modernura? Doncs, no! Ho hauríem de fer perquè llegir i escriure en pantalla, i fer-ho bé, és clar, requereix dominar uns coneixements diferents a fer-ho en paper, ras i curt. Un exemple, en pantalla s’esdevé l’anomenada “lectura tallada”, d’autories desconegudes o difuses, de procedències culturals molt diverses; com ho han de fer els alumnes per integrar diverses informacions sobre una mateix tema? qui els ho ensenya i acompanya?

Faríem bé de no mirar cap a un altre lloc, per responsabilitat professional. Altrament, cal dir-ho pel seu nom, estarem fent un frau als alumnes i les famílies que han confiat en nosaltres.

Us sembla que exagero, potser? Si teniu temps, compreu-vos el llibre del professor Cassany, us agradarà, us ho asseguro.
Gràcies.

A LA XARXA NO ES LLEGEIX IGUAL

http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/oci-i-cultura/xarxa-llegeix-igual-2202873

Dues obres analitzen i donen consells sobre l’ús de la llengua als nous mitjans “on line”

ERNEST ALÓS

EL PERIODICO. 12.09.2012

No havíem llegit i escrit mai tant fins a l’explosió dels nous mitjans basats en la xarxa. Poca gent parla amb els seus dispositius i en canvi «la majoria prefereix l’escriptura», destaca el professor de la UPF Daniel Cassany. Però al mateix temps aquest ús ha fet evolucionar el llenguatge «a una velocitat mai vista», apunta l’expert en nous mitjans Mario Tascón. Tots dos estan darrere de dos llibres que arriben a les llibreries en els pròxims dies i que aborden la teoria i la pràctica de les noves realitats de la lectura i l’escriptura.

Tascón és el director (darrere hi ha 40 especialistes) d’Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales, editat per Galaxia Gutenberg i la Fundación del Español Urgente BBVA, en què s’aborden «problemes teòrics i solucions pràctiques». Des de regles d’ús respectuós i efectiu (netiqueta) fins a consells pràctics elementals, els conceptes teòrics bàsics de l’arquitectura d’una web o un llibre d’estil propi per a cada mitjà. Fins i tot amb la RAE darrere, el to de les seves «recomanacions» és el de «no promulgar normes rígides, sinó de formar en la ment dels lectors de l’obra una preocupació constant pels usos idomàtics». En_línia. Llegir i escriure a la xarxa, de Daniel Cassany, publicat el 2011 en català (Graó) i ara en castellà per Anagrama, analitza també les «noves maneres d’utilitzar l’escriptura per interactuar i resoldre tasques socials» però posant més èmfasi en l’escola. Per exemple: un exercici perquè els alumnes siguin usuaris crítics de la Viquipèdia.

¿AMB FALTES? I QUÈ…

Tant Cassany com els autors del llibre coordinat per Tascón assumeixen amb normalitat les «formes escrites no normatives», en paraules del primer, que posen els cabells de punta a més d’un acadèmic o professor, o la integració de «formes gràfiques inimaginables fins ara», fins a formar una neollengua que alguns han anomenat netspeak, cyberspeak o, en el cas de l’anglès, netlish (¿aquí hauríem de parlar de netcatalà o internyol?). Marta Torres la defineix com una «escriptura ideofonemàtica» i Xosé Castro, al llibre de la Fundéu, qualifica recursos com la supressió d’accents, les onomatopeies, sigles, emoticones, abreviatures… com una «ortografia adaptada» als límits d’espais o la immediatesa. En lloc d’«exemples vandàlics d’escriptura», Cassany assumeix aquests usos com «el resultat de comunicar-se d’una manera eficaç, ràpida i barata», a més a més d’una forma d’identificació juvenil. «L’economia del llenguatge a internet no s’ha d’entendre com a ignorància, sinó com l’adaptació de l’escriptura a aquestes noves realitats», opina Markus Steen. «Com més espai disponible i més públic, més correctes i amb menys dreceres» són els textos, conclou Tascón. Perquè aquí, diu Cassany, hi entra un altre concepte, el de la llengua «vernacle digital». Usos «en l’àmbit privat i ociós de la família i els amics, que fem per iniciativa pròpia, quan i com ens dóna la gana i sense seguir cap mena de norma o directriu». «Una comunicació en gran part privada que es converteix en pública», diu Tascón. En aquest espai entre l’àmbit privat i el públic neixen des dels blocs fins a la fan fic, creació d’una obra nova que recrea l’univers d’un autor. En general, documents que s’adapten a les capacitats dels natius digitals definits per Marc Prensky: còmodes en documents enllaçats i que combinen formats, que practiquen la multitasca, connectats i cooperatius, ràpids però impacients…

Per un costat, aquest nou món expandeix la creació. La ciberetiqueta critica els tafaners, els mandrosos o que no aporten res d’interès (lurkers, idlers i smurfs). «A la xarxa no és possible ser només un gran lector (…) a internet els lectors també escriuen (…) No es pot estar passiu o callat», escriu Cassany. Per l’altre costat, compta amb limitacions a les quals escriptors i dissenyadors de mitjans han d’aprendre a adaptar-se. Els estudis de moviment ocular (la lectura en F: en horitzontal els dos primers nivells, i repàs ràpid en vertical de la resta) mostren segons Jakob Nielsen que els internautes llegeixen una mitjana del 20% del contingut d’una web, cosa que el porta a recomanar que no s’escrigui en línia més del 50% del que s’hauria escrit en paper, a més d’adoptar diversos principis bàsics d’escriptura breu, ordenada, segmentada i vinculada.

LECTORS ACTIUS

En definitiva, comptar amb «el lector assumeix més iniciativa a l’escollir què vol llegir i en quin ordre» quan llegeix en línia. Perquè segons Cassany hi ha lectura digital que amb prou feines es diferencia de la tradicional, i una lectura en línia caracteritzada per la connexió, la cooperació, l’absència de filtres i la diversificació de les formes d’escriptura. «Cada plataforma, ja sigui Facebook, Twitter, Google +, els blocs, els xats, els fòrums o els mitjans digitals, tenen les seves particularitats, regles i característiques», recorda la Fundéu.Però fins i tot per a autors que viuen amb més excitació ser protagonistes d’un moment de canvi que amb nostàlgia… part d’això encara hi ha. «¿Serà aquest el meu últim llibre? (…) No puc deixar de sentir-me com un monjo medieval que escriu en llatí quan al carrer parlen romanç», conclou Cassany.

Llarg, sí, però s’ho val, molt.

A l’atenció del Director/a

Benvolguda, volgut,

m’he passat dos dies i mig escoltant les virtuts i desvirtuts del que jo anomeno “lectura en pantalles”. Moltes de les persones feien referència, tard o d’hora al llibre (“Superficiales” de l’Ed. Taurus) del professor Nicholas Carr (el de l’article de La Vanguardia que us recomano, i molt). Feu un cop de cap i llegiu aquest estiu, si podeu i voleu, és clar. Servidor ja fa dies que sap que això de les pantalles ens està “canviant el llegir”, ens l’està complicant, encara que molta gent no s’ho cregui i pensi el contrari.

Va ser al Professor Manuel Castells el primer al que vaig escoltar parlar d’internet, amb fonament. Deu fer més de quinze anys!! Venia a dir que la xarxa ens canviaria el món i la vida, molt més del que ho van fer les màquines de la primera revolució industrial i l’electricitat, juntes. No errava, gens ni mica. Se sap, també des fa anys, que cada nova tecnologia obliga el nostre cervell a trobar noves maneres de processar i emmagatzemar informació. Segons Carr, internet està fomentant els “tastaolletes informatius”: consulta ràpida de petits fragments d’informació procedents de molt diverses fonts; està dificultant la reflexió i el pensament crític. Per dir-ho com ell “internet consigue que disfrutemos siendo superficiales”.

Veurem, veurem. De moment hi tenim tot de gent estudiant aquest sarau neuròlegs, biòlegs, pedagogs i psicòlegs. Calia, perquè fins ara, poca gent ho tenia present. A mi m’interessa, sobretot, com us he dit, la lectura en pantalles, les semblances i les diferències amb la lectura que fem amb materials impresos.

Servidor, com us deia, sóc dels que pensen que el llegir “avui” és molt més complex. I, per tant, caldrà que també ho sigui ensenyar-ne, no?

Al vostre centre, hi teniu gent preocupada per això? Caldria, creieu-me.

CÓMO INTERNET CAMBIA NUESTRO CEREBRO

LA VANGUARDIA. 27.05.12

Para algunos expertos, internet nos está volviendo más superficiales y desmemoriados. Incluso hay quien apunta que hablamos más deprisa y escuchamos menos. Para otros, en cambio, internet no es un virus ni tampoco ninguna enfermedad, sino un simple reflejo de la sociedad en que vivimos

ANTONIO ORTÍ

En el 2007, Nicholas Carr, un investigador que escribe sobre nuevas tecnologías en The New York Times, The Wall Street Journal y Financial Times, se dio cuenta de que cada vez le suponía más esfuerzo leer un libro o un artículo largo, y pensó que era muy raro que a un licenciado en Literatura le estuviera ocurriendo eso. Cuando se lo comentó a sus amigos, se sorprendió al descubrir que muchos habían dejado de leer libros, mientras que otros tenían que esforzarse heroicamente para no perder el hilo, pese a ser también lectores curtidos.

Fue poco después, en el 2008, cuando Carr decidió escribir un artículo titulado “¿Google nos vuelve estúpidos?”, que desarrolló posteriormente en Superficiales. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? (Taurus). Desde su publicación, esta obra ha levantado una gran polvareda en Estados Unidos y Gran Bretaña, hasta el extremo de ocupar la portada de algunas de las revistas más influyentes, caso de la alemana Der Spiegel, que tituló “Match das internet doof?”(¿Nos hace internet tontos?) o de la norteamericana The Atlantic. Más allá de la provocación periodística que representa preguntar en letras de gran tamaño si internet está fomentando una nueva generación de estúpidos, como sugiere el escritor Hernán Casciari en El nuevo paraíso de los tontos (Plaza & Janés), algunas de las cuestiones que formula Nicholas Carr parecen pertinentes.

De entrada, un buen número de ciudadanos reconocen que cada vez les cuesta más trabajo concentrarse, memorizar números de teléfono o realizar operaciones aritméticas sencillas, tal como describe Carr. Además, algunos estudios constatan que en la actualidad hablamos más deprisa (en concreto, pronunciamos 160 palabras por minuto, quince más que en el año 2000) y escuchamos menos. Y no sólo eso, sino que este ritmo espasmódico y acelerado se está trasladando al sexo, a la alimentación (y de ahí el nacimiento, como reacción, del slow food o del comer sin prisas) y prácticamente a cualquier ámbito. Tanto es así, que incluso los dibujos animados están bajo sospecha, como demuestra un estudio de la Universidad de Virginia (EE.UU.) que parece sugerir que los populares gracejos y el frenético ritmo que imprime Bob Esponja generan un déficit de atención (otro trastorno emergente…) en los niños, hasta el punto de dispersarlos en la escuela.

Sin embargo, el principal chivo expiatorio suele ser internet, como prueba la prolija bibliografía que alerta de sus supuestos peligros. Si en julio del 2011 el escritor peruano Mario Vargas Llosa escribió una celebrada tribuna en El País titulada “Más información, menos conocimiento”, unos meses más tarde, en enero del 2012 fue Juan Goytisolo quien abordó la polémica en el artículo “Más y más cosas, pero menos importantes”. Incluso el escritor Umberto Eco ha manifestado, parafraseando a Goya, que “la fe ciega en internet engendra monstruos”.

Eso sí, Goytisolo tuvo la decencia de dejar bien clara su situación personal: “La de un patético o socarrón Neandertal que no perdió el tren en marcha en el siglo XX sino en el XIX. (…) La de alguien que no tiene la menor idea de lo que es iPad, Wii, Xbox o Mac Book Avi. (…) De un ochentón al que sus ahijados marrakchís, poco dados a la lectura, pero al tanto de los últimos artilugios de la tecnología, contemplan con cariñosa conmiseración”.

Así las cosas, el principal cambio que se detecta en relación con internet es que la corriente crítica que cuestiona las bondades de la cultura digital ya no engloba únicamente a personas que desarrollaron su intelecto en una época en la que las cintas de casete se rebobinaban con ayuda de un bolígrafo. Ahora, y esa es la novedad, son neurólogos, biólogos, pedagogos y psicólogos habituados a utilizar diariamente las nuevas tecnologías quienes alertan de sus hipotéticos peligros.

Sin ir más lejos, Carr se considera un usuario compulsivo de la web, paga sus facturas a través de la red, ha tenido cuentas en Facebook y Twitter y está acostumbrado a visionar vídeos en streaming, por lo que no parece que sus opiniones partan del supuesto de que cualquier tiempo pasado fue mejor. He aquí un ejemplo: “Hace poco caí y compré un reproductor de Blu-ray con una conexión de wi-fi incorporada que me permite bajarme música de Pandora, películas de Netflix y vídeos de YouTube a mi televisor y a mi estéreo. Tengo que confesar que es genial. No estoy seguro de poder vivir sin él”, reconoce en la página 241 de la obra que ha hecho célebre a este periodista.

Pero… ¿qué dice Carr en las 340 páginas de Superficiales como para que el jurado del premio Pulitzer decidiera que su libro merecía ser finalista? Básicamente, sostiene que cada nueva tecnología obliga al cerebro a ajustarse a una nueva manera de procesar y almacenar la información. En este sentido, señala, internet estaría fomentando el picoteo rápido y distraído de pequeños fragmentos de información de muchas fuentes a una velocidad inusitada, sin dejar espacio para la reflexión y el pensamiento crítico. Por decirlo con sus propias palabras, “internet consigue que disfrutemos siendo superficiales”.

Por si fuera poco, la red nos estaría reconfigurando a su propia imagen, volviéndonos más hábiles para manejar y ojear por encima la información, aunque menos capaces, por ejemplo, para reparar en que esta manera de funcionar, que privilegia la eficiencia y la velocidad, es deudora de la cultura consumista e industrial que propone el capitalismo. Sin embargo, es posible que todo no sea blanco o negro, sino que haya espacio para otras tonalidades. Y también que muchas de las hipótesis que plantea Carr no sean más que percepciones personales avaladas por algunas investigaciones científicas que sustentan ideas similares.

De entrada, no hay ninguna prueba de que la memoria se haya visto dañada con internet, según anota Betsy Sparrow, psicóloga de la Universidad de Columbia y coautora de Los efectos de Google en la memoria, un estudio de referencia que publicó Science. En todo caso, cuando una persona confía en poder recuperar un dato, su cerebro no hace ningún esfuerzo por memorizarlo. Así, de la misma forma que antes de internet los humanos tendían a descansar parte de la información en los amigos, en los compañeros de trabajo o en la pareja, ahora esa memoria externa es Google. Y no hay que rasgarse las vestiduras, ya que el cerebro es muy cómodo y no almacena datos que pueda recuperar fácilmente.

“Me da la impresión de que algunos psicólogos americanos tratan el tema de manera sensacionalista”, interviene Francisco José Rubia, uno de los más destacados investigadores europeos en el campo de la neurociencia, además de autor de libros como El cerebro nos engaña y ¿Qué sabes de tu cerebro? (ambos publicados en Temas de Hoy) o La conexión divina (publicado en Crítica).En opinión de este catedrático de la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, “hoy en día, no hay ningún estudio científico que pruebe fehacientemente que la utilización de internet haya repercutido negativamente en el cerebro”. Rubia apunta que, “en todo caso, internet es una herramienta como cualquier otra, que se puede utilizar bien o mal”. El ejemplo que pone es el cuchillo: un utensilio extremadamente útil en la cocina, pero que también puede utilizarse para matar. “Sin embargo, la parte positiva me parece mucho más relevante –prosigue–. En mi opinión, internet nos hace la vida más agradable, aunque es evidente que si una persona se pasa diez horas diarias conectada, puede llegar a perder algunas habilidades sociales”, indica Rubia en relación con un estudio que concluye que una elevada exposición a la tecnología parece disminuir la capacidad de reconocer el contexto emocional de algunas situaciones.

Por cierto, a este prestigioso neurocientífico no le cuesta concentrarse en la lectura de un libro, de la misma manera que considera “una perogrullada como la copa de un pino”, avisa, que se diga que la tecnología digital está cambiando las conexiones neuronales. “Eso también sucede ahora mismo, mientras hablamos”, esgrime.

Alfons Cornella, físico, consultor y creador de Infonomía, tiene fama de responder a las preguntas más difíciles, tal vez porque en su juventud se ganó la vida introduciendo 900 términos en una enciclopedia científica destinada al gran público. Sin embargo, cuando se le inquiere qué está haciendo internet con nuestras mentes, responde que todavía no hay suficiente información como para dar una respuesta concluyente.

Lo que sí dice Cornella es que las nuevas tecnologías están cambiando la manera de procesar la información. “El auténtico reto”, indica fiel a su teoría de “one thing rule”, es decir, de trasmitir al menos una cosa, “es aprender a utilizar internet para pensar, pues nuestro cerebro tiende a economizar energía”, lo que podría llevar a un escenario de futuro que ya planteó Stephen Hawking en su día: “El verdadero peligro es que los ordenadores se apoderen del mundo”, alertó el celebrado e influyente físico británico en el 2001.
El propio Cornella ha acuñado el concepto infoxicación para referirse a que el exceso de información produce ansiedad, confusión, superficialidad y falta de atención, en línea con lo que ha descubierto Carr, aunque no tiene tan claro como él que internet nos aboque a un callejón sin salida. En realidad, para Cornella, en internet está el problema y, al mismo tiempo, la solución. “Hemos vivido en tierra firme durante mucho tiempo y ahora nos hemos metido en un mar que es internet, donde soplan vientos distintos. De lo que se trata es de saber navegar en ese mar”, explica de modo metafórico.

De hecho, el propio Cornella se aplica normas estrictas para no acabar engullido por mil estímulos diferentes que le lleven a la multitarea y al “pensamiento interruptus”, indica. Entre las cosas sencillas que recomienda, destaca ser muy selectivo con los e-mails, borrando rápidamente los que no interesan, y echarse “siestas digitales”, un concepto popularizado por el catedrático de Psicobiología de la Universidad de Murcia José María Martínez.

El profesor Martínez, que es autor de Tecnoestrés. Ansiedad y adaptación a las nuevas tecnologías en la era digital (Paidós Contextos), cuenta que las siestas digitales (entendidas como pequeños descansos ausentes de tecnología) están siendo aplicadas con éxito por muchas empresas de Silicon Valley, donde es habitual que exista un gimnasio, una habitación para jugar al futbolín o al ping-pong y confortables puffs para relajarse.

También el selecto Penn Club de Manhattan organiza seminarios para profesionales y ejecutivos donde está terminantemente prohibido el uso de cualquier dispositivo electrónico que pueda distraer su atención. Asimismo, multinacionales como Intel han introducido un programa denominado “Quiet time” (tiempo para estar tranquilo o en silencio) que tiene por objeto establecer los martes por la mañana un periodo de introspección y recogimiento obligatorio para que sus ingenieros se dediquen a pensar y no a perseguir confusamente un concepto en una selva inextricable de enlaces.Asimismo, durante los viernes se ensayó otro programa piloto denominado “Zero e-mail fridays”, no tanto para no recibir correos electrónicos, sino para evitar que se enviaran e-mails a compañeros de cubículo, con tal de no caminar unos cuantos pasos por el pasillo y hablar cara a cara del asunto. A modo de curiosidad, este programa piloto no tuvo tanto éxito entre los ingenieros como el “tiempo de silencio”, y sólo lo encontraron efectivo el 29% de los encuestados.

Aunque no se ha haya citado todavía, lo cierto es que el debate sobre los efectos de internet se caracteriza por suscitar opiniones muy radicales. Así, mientras los apocalípticos se refieren despectivamente a la “tecnoestúpidez”, a la “googlelización” y al “botellón electrónico”, los defensores a ultranza de las nuevas tecnologías no admiten de ninguna de las maneras que internet nos esté volviendo más superficiales y menos humanizados, por considerar que se trata de opiniones llenas de prejuicios de personas que antiguamente ostentaban el poder y que no se resignan a perder sus viejos privilegios.

“Cuando alguien se muestra escéptico con las nuevas tecnologías suele ser juzgado, verbal o mentalmente, como pobre, viejo y tonto”, señala el autor de Tecnoestrés”. “Sin embargo, la labor de cualquier psicólogo –añade José María Martínez– consiste en analizar también las desventajas, aunque los beneficios sean superiores”, consigna este experto para quien todo cambio conlleva aspectos positivos y negativos, al tiempo que requiere un esfuerzo de adaptación.

“Mientras que a nivel social se trata de un tema polémico, a nivel científico este debate no existe”, interviene Ana Montserrat, directora del programa Tres14 de La 2 de Televisión Española, especializado en divulgar los avances tecnológicos sin perder el escepticismo. “Es verdad –prosigue– que se trata de un tema de actualidad y que muchos científicos se están planteando ahora mismo si internet está cambiando la manera de pensar, pero, hoy por hoy, no hay nada demostrado”, recalca. De hecho, la propia Montserrat ha invitado a Mark Pagel, uno de los mayores expertos en biología evolutiva, a comentar en su programa un reciente artículo publicado en Edge (la que pasa por ser la web más inteligente del mundo…) en el que afirma que “internet favorece la cultura de la copia, cuando lo que necesita la especie humana son innovadores”.

“Mi opinión personal es que la polémica no es científica, sino de poder. Antes de internet había una élite que controlaba los contenidos y su divulgación. Ahora, en cambio, se están diluyendo las fronteras entre los que generan, difunden y reciben los contenidos, en tanto cada vez hay más tendencia a que cualquier persona pueda cumplir los tres papeles. En ese sentido, entiendo que, en general, tener opciones es bueno y que internet da opciones”, reflexiona Montserrat.También la psicóloga social Dolores Reig tiene su propia opinión sobre lo que está haciendo internet con nuestras mentes. Reig, que se declara “tecnoutópica” y edita El Caparazón, un espacio sobre nuevas tendencias en tecnología que apuesta por la construcción de un mundo más horizontal, libre y democrático, escribió en su día un artículo titulado “Google nos hace estúpidos… (menos a mí)”, en el que parodió el título que eligió Carr para su ensayo. En su opinión, internet, efectivamente, está provocando cambios en la manera en que aprendemos, sin que ello sea necesariamente malo.Respecto a que internet está dividiendo a la sociedad en dos bandos antagónicos, de un lado los que piensan que se abre una época dorada de interactividad y de sinergias y, de otro, los que presagian una etapa oscura de narcisismo y mediocridad, Reig introduce un elemento nuevo: el conflicto generacional. A juicio de la psicóloga social, que cuenta con más de 30.000 seguidores en Twitter, internet siempre ha estado bajo sospecha: que si favorece la lectura en diagonal, que si crea adicción, que si está acabando con la cultura…

“Tengo la sensación de que se trata de una rabieta de los no nativos (véase cuadro anexo) por su falta de compresión de los cambios que internet conlleva. Me pregunto: ¿qué nos asusta tanto?”, escribió en su día acerca de si internet nos está volviendo estúpidos, tras precisar que “está claro que nuestra adaptación a la era digital es lenta y que vivimos una época de transición hacia un nuevo orden cognitivo e intelectual”.Sin embargo, es factible que todo el mundo lleve un poco de razón y que con internet se estén perdiendo algunas habilidades y se estén ganando otras muchas, como sucede con cada gran cambio tecnológico. Es más, es posible que la respuesta a la pregunta que plantea este artículo se escuchara el pasado 12 de febrero en un animado debate que tuvo lugar en la Asociación de Artistas Suburbanos de Barcelona. Fue allí donde Xavi Marx, un artista multimedia, dejo una sentencia para la reflexión: “Internet no es un virus ni una enfermedad, sino el reflejo de la sociedad en que vivimos. Al final, todo depende de cómo lo utilices”.

Programas y cerebro

GoogleAlgunos expertos han acuñado la expresión “efecto Google” o “googlelización”, para recalcar que los motores de búsqueda on line se están convirtiendo en la “memoria externa” del cerebro, hasta el punto de que muchas personas ya no se molestan en memorizar datos por confiar en su habilidad para encontrarlos en la web.

Twitter

La red social de moda es un ejemplo para observar la manera en que están cambiando los hábitos de lectura. Porque Twitter es también, de hecho, un nuevo idioma en el que priman las frases cortas, pero también la interactividad y la inmediatez. Si en el pasado la información era poder, ahora parece que lo sea compartir cualquier cosa.

Facebook

Facebook permite recuperar viejas amistades que parecían perdidas, mantener relaciones a distancia o enriquecer vínculos ya existentes. Pero igualmente, advierten ciertos expertos, genera una especie de “voyeurismo” que dinamita la antigua noción de privacidad a partir de acaparar amigos y de publicitar cualquier suceso observable.

Power Point

Franck Frommer, autor del libro El pensamiento Power Point: ensayo sobre un programa que nos vuelve estúpidos (Península), opina que el célebre programa “elimina toda capacidad de razonar, discutir y criticar”. ¿Se trata de una nueva exageración tecnofóbica o realmente es un reflejo de que cada vez somos más simples?

Foto

Hasta ahora la “memoria fotográfica” estaba reservada a un selecto grupo de personas capaces de recrear y volver a describir con todo lujo de detalles situaciones vividas. Sin embargo, desde la invención de internet, decodificar la información en imágenes se está convirtiendo en una norma más que en la excepción de antaño.

Teléfono móvil

La popularización de los teléfonos móviles ha entronizado un nuevo tipo de lenguaje en el que prima la rapidez, la brevedad y la interactividad. Por decirlo con un lenguaje cinematográfico, están aumentando los primeros planos y los planos detalle en detrimento de los planos conjuntos y de los planos generales.

Calculadora

Aunque muchas personas ya no saben realizar operaciones aritméticas sencillas porque hay calculadoras digitales por doquier, también es cierto que las nuevas tecnologías digitales han permitido desarrollar nuevas habilidades. Ahora, por ejemplo, recordamos mucho mejor la forma de llegar a la información que la información en sí.

Multitarea

Hacer varias cosas (o al menos intentarlo) a la vez se está convirtiendo en habitual, con las ventajas y desventajas previsibles: de un lado, ha surgido un nueva forma de pensar multilateralmente que posibilita realizar varias acciones al unísono; de otro, se está propiciando el llamado “pensamiento interruptus”

Lectura “tallada”

A l’atenció del Director/a

Benvolguda, volgut,

suposo que vós deveu ser com tothom, no? Cada cop llegiu més “en pantalles” diverses, no?

El suport imprès està en crisi, sens dubte. Aquesta setmana, si no ho recordo malament, els editors de l’Enciclopèdia Britànica, sí,  la “Britànica”, van anunciar que deixen de considerar el format imprès com una font de negoci. Una notícia lògica, d’altra banda. Les enciclopèdies digitals resulten molt més eficaces i, per descomptat, es poden actualitzar, quasi “on-line”. Encara recordo quan rebia els volums d’actualització de la nostra, la Catalana. De ben segur que a  l’Escola en teniu uns quants no?

La lectura en pantalla s’està imposant com a pràctica lletrada amb una força imparable. No admetre’n els avantatges seria una irresponsabilitat professional, sens dubte. Ara bé, també és cert que els nostres comportaments lectors, quan llegim en pantalles, varien notòriament. tot just s’estan començant a estudiar d’una manera rigorosa i, per tant, encara no hi ha conclusions definitives. En una cosa sembla que ja hi ha acord: en que la integració de la informació és més complexa com a conseqüència d’una característica evident de la lectura digital: la lectura ja no és lineal sinó “tallada” i, pel que sembla, molt més superficial.
Tots plegats faríem bé de seguir aquest tema ja que, segons sembla, d’aquí a només deu anys, els adolescents desenvoluparan el 80% de les seves lectures en pantalles, també en els centres educatius. Professionalment, per tant, escau seguir d’aprop aquesta qüestió. Ens hi juguem molt.
Espero que coincidiu amb mi, m’agradaria.

Gràcies!

EL EJERCICIO DE LEER

 

YAIZA SAIZ

MAGAZINE LA VANGUARDIA.

02.03.12

Leer es un sano ejercicio mental, pero, si el dominio de la sociedad audiovisual ya limitó su práctica, ahora la lectura se ve aún más amenazada por la dedicación a las actividades digitales donde se lee poco y de manera fragmentada
Hace ya más de 300 años, el escritor inglés Joseph Addison advirtió que ―leer es para la mente lo que el ejercicio físico para el cuerpo. Lo que no pudo anotar es que la invención de la televisión y de internet relegaría algún día a una posición secundaria el hábito milenario de leer. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en los últimos siete años ha aumentado el tiempo medio diario dedicado a actividades informáticas (redes sociales, navegar por internet, juegos informáticos), a la vez que ha disminuido el tiempo dedicado a la lectura. La sociedad audiovisual actual promueve cada vez menos esta actividad, que además de implicar disfrutar de un pasatiempo, favorece la concentración y hasta la empatía, y ayuda a prevenir la degeneración cognitiva.
En este instante, mientras usted lee este texto, el hemisferio izquierdo de su cerebro está activando numerosas áreas. Cuando se lee, los ojos recorren el texto buscando reconocer la forma de cada letra. La corteza inferotemporal, área del cerebro especializada en detectar palabras escritas, se activa, transmitiendo la información hacia otras regiones cerebrales. A partir de ese momento, los datos tomarán dos caminos. Una parte de la información atravesará la red nerviosa del lóbulo temporal superior izquierdo, traduciendo las sílabas de cada palabra percibida en sonidos. El resto de la información seguirá una red nerviosa situada en el lóbulo temporal medial izquierdo, donde se analiza el significado de las palabras. Este es el proceso cognitivo de la lectura.
A simple vista parece que este cotidiano y natural proceso no tuviera repercusiones en el desarrollo intelectual. La realidad es bien distinta. En Les neurones de la lecture (Editorial Odile Jacob), el neurólogo Stanistas Dehaene, catedrático de Psicología Cognitiva Experimental del Colegio de Francia, se apoya en varios estudios para reafirmar su teoría sobre que la capacidad lectora modifica el cerebro. Uno de los estos estudios, llevado a cabo por el equipo de Alexander Castro-Caldas, de la facultad de Medicina de la Universidad Católica Portuguesa en Lisboa, demostró que las personas analfabetas oyen peor, comparando los cerebros de analfabetos con los de lectores. Además, el neurólogo portugués dejó constancia de las diferencias anatómicas cerebrales en otro de sus estudios: hay más materia gris en la cabeza de una persona lectora que en la de una que no lee.
A pesar de no existir investigaciones concluyentes sobre el influjo de la lectura en el tratamiento del alzheimer u otras enfermedades neurodegenerativas, los neurólogos recomiendan leer como método preventivo. ―No existen estudios concretos porque es muy difícil cuantificar lo que una persona lee, señala el doctor Pablo Martínez-Lage, coordinador del grupo de estudio de conductas y demencias de la Sociedad Española de Neurología. Cuando una persona comienza a padecer síntomas de demencia y a perder su autonomía, influyen dos factores: las lesiones que haya producido la enfermedad en el cerebro del paciente y la pérdida de la capacidad de compensar. Compensar es poner a funcionar áreas del cerebro que antes no funcionaban, poner en marcha la reserva cognitiva –capacidad intelectual que una persona ha acumulado a lo largo de su vida mediante conocimientos y actividades intelectuales–. Y para disponer de una buena reserva cognitiva es importante tener una vida intelectualmente activa.

Quienes se mantienen mentalmente en forma a lo largo de su vida, corren menos riesgo de padecer alzheimer, parkinson o enfermedades cardiovasculares‖, concluye Martínez-Lage.

Pero la lectura no sólo aumenta la reserva cognitiva y el número de neuronas en el cerebro, o favorece la concentración (otro aspecto estudiado), si no también la empatía, ponerse en el lugar de los otros. Las personas aficionadas a las novelas, por ejemplo, se muestran más empáticas que los lectores de libros especializados o los no lectores. El psicólogo Raymond Mar y su equipo dejaron constancia de este hecho en un estudio realizado por la Universidad de Toronto en el 2006. Para ello midieron las habilidades sociales y el modo de interactuar de lectores de ficción y lectores de temas especializados. Los consumidores de géneros literarios presentaban mejores habilidades sociales y tenían una mayor facilidad para ponerse en la piel del otro porque imaginar leyendo una novela conlleva identificarse con los personajes y estimula esta habilidad. Como bien dice un viejo proverbio hindú, ―un libro abierto es un cerebro que habla.

El 58% de los españoles mayores de 14 años dice leer con asiduidad, pero, tanto los lectores ocasionales como los no lectores recurren al argumento de no tener tiempo para explicar la falta de hábito o que no se practique más. Según un estudio de la Federación de Gremios de Editores, la población de edades comprendidas entre los 25 y los 54 años, que se corresponde con el periodo de máxima ocupación laboral, es la que más esgrime esta falta de tiempo. Los jóvenes no lectores de 14 a 24 años argumentan que no leen porque no tienen interés o simplemente porque no les gusta. Los mayores de 65 años señalan motivos de salud o de vista como causa de su menor hábito lector.

La lectura en soportes digitales (ordenadores, smartphones, tablets, ebooks) está ganando terreno al papel. Durante los últimos seis meses, el porcentaje de españoles que afirman leer en este formato se ha incrementado hasta superar el 50% de la población lectora, según datos de la Federación de Gremios Editores. Este aumento no es proporcional al consumo de libros, ya que sólo el 6,8% de la población afirma leer libros en este formato. La lectura digital implica una infinidad de situaciones diversas; desde consultar el correo electrónico hasta chatear en Facebook o navegar por sitios web.

El neurólogo Pablo Martínez-Lage se muestra preocupado por esta tendencia ya que considera que  la lectura desde la pantalla de ordenador o internet es muy fragmentada, lo cual repercute en la comprensión lectora, anulando en cierto modo los efectos que produce esta en el cerebro. Esta hipótesis sobre leer por encima‖ en los soportes digitales se ha visto confirmada en algunas investigaciones. En el 2007, el equipo de la psicóloga Laura Levine, de la Universidad Central del Estado de Conneticut (EE.UU.), llevó a cabo un estudio en el que 160 estudiantes universitarios describieron su comportamiento al chatear. El objetivo era descubrir qué grado de distracción conlleva el recibir y responder mensajes mientras se trabaja en el ordenador. Cuanto más tiempo invertían en intercambiar mensajes instantáneos, más aumentaba la percepción subjetiva de distracción. Esto se traduce en una evolución del modo de procesamiento de la información, que cada vez más tiende hacia la superficialidad y la multitarea.