Com és que costa tant de posar-nos-hi?

A l’atenció de la Directora/r

Benvolgut, volguda,

fa un parell de setmanes es va publicar l’informe ETP de la Unesco ( al peu d’aquest post el podeu trobar). S’hi diuen moltes coses de l’estat de la qüestió educativa, informacions que et fan ballar el cap a base de bé, si més no a mi. Entre altres, aquestes:

  • España es el primer país de Europa en términos de fracaso escolar y de mala inserción laboral de sus jóvenes
  • Uno de cada tres jóvenes españoles de entre 15 y 24 años dejaron sus estudios antes de acabar la secundaria, frente a la media europea, que habla de uno de cada cinco.

No sé com ho veieu vós però aquestes dades són molt preocupants. Sí, ja ho sé que em direu que no són cap novetat, però precisament per això ens haurien de preocupar més i més: no aconseguim millorar de cap manera!! Mireu, sóc de l’opinió que no s’hi val a “tirar sempre pilotes fora”: que si les famílies, que si l’administració, que si la societat, que si… Hi ha dades i fets que són objectius: tenim els alumnes, de mitjana, 165 dies cada curs a l’escola o a l’institut. Voleu dir que en aquest temps i multiplicat per TRETZE ANYS no hi podem fer alguna cosa nosaltres? ho sento, però em resisteixo a creure que la nostra feina no pot fer res en aquest sentit. Acceptar-ho seria el mateix que dir que només som uns comparses socials, uns mers acompanyants dels alumnes. Vós l’accepteu aquesta consideració? Us omple, professionalment parlant?

A PISA 2000 es va donar un cas de serendipitat, que se’n diu (trobar una dada no prevista de trobar). Era aquesta: Hi ha alumnes que aconsegueixen implicar-se amb la lectura i que aquest fet repercuteix amb més força en el seu expedient acadèmic que no pas la seva procedència familiar. A PISA 2009 es van ocupar d’escatir què feien aquests alumnes implicats en el llegir: podien triar les seves lectures, llegien coses amb sentit (per ells, és clar), parlaven MOLT del llegit (no escrivien del llegit com aquí que els plantifiquem EXÀMENS de les lectures obligatòries!!) i, finalment, tenien al llarg de la setmana moltes oportunitats (en temps i espais) de llegir, també a l’escola. En els centres d’aquests alumnes, els mestres no es deuen sentir “Comparses”, ben al contrari, no?

Aquí us ho deixo, continueu vós tot sol, si us ve de gust, és clar.

Un cop més, gràcies per la confiança.


EL PAIS. 16.10.12

ESPAÑA ENCABEZA EL FRACASO ESCOLAR EN EUROPA, SEGÚN LA UNESCO
Más de 200 millones de niños de los países en desarrollo ni siquiera acaban la primaria

Latinoamérica retrocede respecto a 2008 pese al progreso de países como Guatemala

España es el primer país de Europa en términos de fracaso escolar y de mala inserción laboral de sus jóvenes, según los datos recogidos por la Unesco en la edición 2012 del estudio anual Educación para Todos (EPT), publicado hoy. Uno de cada tres jóvenes españoles de entre 15 y 24 años dejaron sus estudios antes de acabar la secundaria, frente a la media europea, que habla de uno de cada cinco. El estudio recoge el progreso de los objetivos educativos fijados en Dakar en 2010 y cuya fecha tope de cumplimiento es 2015.

Para los responsables del informe, las cifras de abandono escolar en España son “preocupantes” habida cuenta de que se trata de un país “duramente golpeado” por la crisis y donde el paro juvenil superó el 50 % en marzo de este año. La falta de competencias profesionales de los jóvenes europeos “les aboca a desaprovechar su potencial, les hace perder oportunidades de empleo y les impide ayudar a sus respectivos países a volver a la prosperidad”, señala el estudio, donde se asevera que, en tiempos de crisis, dotarles de herramientas es “más esencial que nunca”.


Los autores del informe constataron que entre 2007 y 2009, las tasas de paro entre los jóvenes europeos que no habían completado sus estudios aumentaron ampliamente, a excepción de Alemania, aunque España fue sin duda “la más afectada” del continente. El estudio recupera además la expresión ninis (ni tienen trabajo ni lo buscan), al señalar que “al menos un cuarto de los jóvenes españoles que dejaron sus estudios al acabar el primer ciclo de enseñanza secundaria y un quinto de los que los abandonaron después del bachillerato tampoco buscan empleo”.


“Crear puestos de trabajo por sí solo no nos sacará de la crisis. Debemos formar a jóvenes con competencias profesionales adecuadas”

“Crear puestos de trabajo por si solo no va a ayudarnos a salir de la crisis”, indica el informe, porque “Europa debe formar a jóvenes con competencias profesionales adecuadas, con experiencia previa y con capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías”. Por ello, desde el organismo se insiste en fomentar las prácticas y pasantías, y en mejorar la formación profesional como se ha hecho “con gran éxito” en Alemania, a fin de preparar a los jóvenes para el mundo laboral. El esfuerzo merece la pena, según los cálculos de la institución, que estima que cada dólar invertido en educación y en competencias supone un retorno de 10 dólares para la economía del país.

En cuanto a los países en desarrollo, unos 200 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años “ni siquiera” acaban sus estudios primarios, alerta la Unesco. El organismo destaca la “apremiante necesidad” de invertir más en educación para dotar a estos jóvenes de competencias que les permitan acceder a un empleo digno porque más de un 25 % de ellos “acaban aceptando puestos cuyos salarios los mantienen en el umbral de la pobreza” (1,25 dólares al día).

El informe revela además que “el ritmo de la ayuda internacional al sector educativo se está desacelerando” y de hecho, en 2011 los fondos se redujeron por primera vez. Aunque entre 1999 y 2010 el número de niños no escolarizados en el mundo descendió de 108 millones a 61, en los dos últimos años esa cifra “se ha estancado”, y en regiones como África ha vuelto a aumentar, lamentó la directora del informe, Pauline Rose.

Además, el informe destaca la urgencia de distribuir de una forma más adecuada la ayuda internacional a la educación que, en muchos casos, o bien se dedica a escolarizar a estudiantes extranjeros en los Estados desarrollados o bien se dirige a los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y no a los países más necesitados. Los 3.100 millones de dólares asignados actualmente a la educación superior de los países pobres podrían gastarse “con mejor provecho” si se dedicaran a paliar el déficit de competencias de la juventud necesitada en sus países de origen. Por ejemplo, con el dinero que se dedica a costear universidad de un estudiante nepalí en Europa, se podría “dar acceso a 229 jóvenes compatriotas suyos a la enseñanza secundaria en Nepal”.

En este sentido, el informe hace hincapié en la meta de que todos los jóvenes puedan acabar el primer ciclo de enseñanza secundaria, ya que “es allí donde se adquieren las competencias fundamentales para encontrar un empleo apropiado”, y para ello destacaron que “tanto los gobiernos como los patrocinadores y el sector privado deben participar en este esfuerzo financiero”.

El panorama no es mucho mejor en América Latina. Pocos países de la región están “en el buen camino” para cumplir con los objetivos establecidos en 2000 para 2015. El estudio revela que, a pesar de los “importantes progresos” en la escolarización infantil en la región y especialmente en países como Guatemala, uno de cada doce jóvenes tan siquiera ha terminado sus estudios primarios en América Latina y en el Caribe.

En una región donde casi el 50 % de la población tiene menos de 25 años, ocho millones de jóvenes necesitan “vías alternativas” a fin de adquirir las competencias que les permitan encontrar un empleo digno, según el estudio, que este año se centra precisamente en la relación entre educación y acceso al trabajo. La Unesco considera que, frente a la situación de hace cuatro años, cuando América Latina y el Caribe sí estaban bien posicionados, en la actualidad muchos países de la zona se encuentran de nuevo “muy rezagados”.
Hoy en día casi 2,7 millones de niños de la región se encuentran excluidos de la enseñanza primaria, según este informe, lo cual se traduce en que en países como Nicaragua “solo el 46 % de los niños de ese grupo de edad logrará alcanzar el nivel de aprendizaje más elemental”.
Consulta el resumen del informe (en español, pdf)
http://unesdoc.unesco.org/images/0021/002175/217509S.pdf